jueves 06 de octubre de 2022
COLUMNISTAS íconos

Yo quiero a mi bandera

06-11-2021 02:08

Me abruma mi capacidad simbólica, apenas flameo, significo. Atada a un mástil, en tierra firme o en barco. Tela tan endeble y sin embargo, condensación de conquistas, ícono de los pueblos, de las luchas. En son de paz o de guerra, entendimiento o reivindicación. Libero separaciones y al mismo tiempo represento las divisiones de este mundo: países, cuadros, sectores. Determino pertenencias. Implico orgullo y horizontes. Me cuelgan en los balcones, se envuelven los cuerpos, lidero marchas y desfiles. Tan endebles mis materiales, y poderosa mi insignia. Papel, tela, lo que ondule.

Mi flexibilidad también contrasta con la rigidez de lo que divide. Por suerte apareció la más amplia, la que incluye, la de las franjas coloridas. Su creador, Gilbert Baker, se inspiró en el fenómeno del cielo que a todos obnubila, la sorpresiva señal luminosa que parece desmentir el dolor de este mundo: el arco iris. 

Soy la bandera de los colores del cielo, popularizada en 1978, teñida por treinta artistas voluntarios que la cosieron a mano para las primeras marchas del orgullo gay. Luego me tocó otra fecha, el Love Fest que festejaba la diversidad humana, la igualdad sexual y de género, el 12 de febrero de 2018, durante el carnaval callejero de São Paulo. Ahí me agregaron el blanco en el medio, la paz entre todos los colores. Este año se sumó el símbolo intersexual. Me gusta mi carácter cambiante, siempre apta a lo diverso. Solo libre de fijezas, seré la bandera de la libertad.

En esta Nota