lunes 20 de septiembre de 2021
DEPORTES DIEGO INTERNADO
07-11-2020 04:51

El peor paciente

Los médicos coinciden en que, esta vez, deben ponerse firmes y no ceder ante los reclamos de Maradona de retirarse de la clínica. todavía no contemplan una fecha para el alta.

07-11-2020 04:51

Como en casi toda su vida, Diego debe luchar contra él mismo. El tratamiento necesita imponerse por sobre su voluntad: los médicos saben que ése es el mayor desafío que encaran. “Diego es muy difícil. No se imaginan lo que es, pero en esta oportunidad había que intentar ser más fuerte que él. Es una de las pocas veces que se le dice que no a Diego”, explicó ayer Leopoldo Luque, médico personal del entrenador de Gimnasia.

La intervención quirúrgica a la que fue sometido Maradona el martes prevé una semana de internación. Pero en este caso no hay plazos para que le den el alta, a pesar de que Diego reclame lo contrario. “Se va a quedar acá –enfatizó Luque–. Él está sedado para calmar el proceso de abstinencia. Diego lo entendió siempre y todavía sigue insistiendo que no, pero se va a quedar. No se lo convence y usamos recursos. Por ahora, no le vamos a dar el alta, esta vez no le vamos a hacer caso a él”.

“Pensar un plan para tratarlo lo podemos pensar todos, parece sencillo. Hemos trabajado mucho los que estamos cerca de él. Hay que empezar a pensar en la segunda etapa que va a ser dura también. Sería un tratamiento a largo plazo que requiere otro compromiso, otro plan, es otra cosa”, agregó el médico, y también detalló el difícil momento que atraviesa Maradona: “Desarrolló este cuadro que preveíamos que iba a suceder y la etapa de la abstinencia es dura”.

Abstinencia. Alfredo Cahe, histórico médico de Maradona es uno de los profesionales convocados por Luque. “Maradona sigue siendo un paciente muy complicado. Si fuera un paciente común, lo interno en un sanatorio para adictos por tres meses y se recupera, pero ahora no estamos pensando en eso, iremos paso a paso”, explicó Cahe, y comparó el estado actual del 10 con el que tenía en el 2000 cuando lo llevó al sanatorio La Pradera, en Cuba, para internarlo por su adicción a la cocaína.

Los psicólogos que atienden a Maradona son más optimistas: ayer coincidieron en que “cada día está mejor”. El psicólogo Carlos Díaz manifestó: “Su recuperación es asombrosa y estamos viendo día a día cómo continuamos. La familia está al tanto de todo, hay mejoras. El estado es muy bueno”. En tanto, la psiquiatra Agustina Cosachov expresó: “Aparecieron los síntomas de abstinencia y algunos parámetros que nos parecieron regular como el caso del descanso, el apetito y el ánimo”.

 

Está sedado para calmar el proceso de abstinencia. Diego lo entendió siempre y todavía sigue insistiendo que no, pero se va a quedar. Esta vez no le vamos a hacer caso

Leopoldo Luque

 

Maradona es un paciente muy complicado. Si fuera un paciente común, en un sanatorio para adictos se recupera en tres meses, pero no estamos pensando en eso

Alfredo Cahe

En esta Nota