jueves 06 de mayo de 2021
ECONOMIA Negociacion de deuda
11-04-2020 23:19

Guzmán, entre una oferta "prolija" o la salida a lo Kicillof

El 22 de abril vencen US$ 503 millones. Para los economistas, antes debería dar a conocer la propuesta a bonistas. La alternativa es recurrir al plazo de gracia.

11-04-2020 23:19

El cronograma de la deuda está atrasado y aún no hay certeza de cuándo se conocerá la oferta de reestructuración bajo ley extranjera, pero la expectativa del mercado y los economistas es que el Gobierno presente la propuesta esta semana porque lo “más prolijo” sería que se conozca antes del 22 de abril, cuando hay vencimientos de intereses por US$ 503 millones correspondientes a los bonos Global 21,26 y 46.

No obstante, plantean que es probable que ese día el ministro de Economía, Martín Guzmán, no pague y se tome los treinta días de gracia antes de caer efectivamente en default, para seguir negociando, al estilo de lo que hizo el gobernador bonaerense Axel Kicillof con el PB21.

“Sería lógico que presente la propuesta antes del 22 de abril para tener un termómetro; si el feedback de los acreedores es malo, creo que no lo pagará, y ahí la fecha relevante pasa a ser el 22 de mayo”, explicó el economista Fernando Marull.

También Guido Lorenzo, de LCG, juzgó que “es lo más prolijo presentarla antes del 22, porque si no lo hace, parecerá que la señal es no pagar, y además le quedaría muy corto tiempo para tratar de acordar antes del 22 de mayo”. En cambio, razonó que “si presenta algo antes del 22, y no la aceptan, jugará con la duda de si va a pagar o no incluso como amenaza”.

El ex secretario de Finanzas, Miguel Kiguel, también cree que esta semana “el Gobierno va a venir con una oferta; puede ser que deje de abonar el cupón del 22 de abril, y use los treinta días de gracia para decidir si paga o no, como fue lo de Kicillof”.

Catarata. Hay otro factor que los analistas creen que puede complicar también la negociación para Argentina, y es que hay más países que están en riesgo de caer en cesación de pagos.

 El premio Nobel de Economía, y mentor de Guzmán, Joseph Stiglitz, advirtió días atrás que “si no se aprueba una suspensión mundial de los cronogramas de pago, puede haber una avalancha de defaults a gran escala”.

Ante ese escenario, Fernando Baer, de Quantum, evaluó: “Si sos el único tenés algún poder de negociación; ahora, si son muchos, que Argentina concentre el foco de atención y pueda llevar adelante una negociación será complicado”.

El economista acotó que el precio de los bonos argentinos desde “hace mucho son de default, no sé dónde estaría ahí el incentivo de cerrar primero con Argentina cuando hay muchos países que hacen las cosas bien en el manejo de las deudas públicas y privadas, aun en un contexto de tensiones, y puedan requerir asistencia del FMI u otros organismos”.

Amnistía. En sintonía, Marull sostuvo que “si hay una oleada de defaults empeora la situación argentina porque un fondo capaz tiene otros temas más urgentes con mayor exposición en otros países, y a Argentina lo manda a la cola”.

Ezequiel Zambaglione, de Balanz, sostuvo que “se habla a nivel internacional de una amnistía por uno o dos años, y tiene sentido para un país que venía con una situación sólida con su deuda y la pandemia lo complicó, y antes de que quiebre es mejor llegar a un acuerdo, pero en el caso de Argentina es distinto porque ya estaba previamente en una situación donde no podía pagar, y llegar a un acuerdo para postergar pagos será más complejo”.

Lorenzo mencionó que “Líbano, Ecuador y Argentina son los países entrando en zona de default; si alguno de los otros dos lograra una reestructuración exitosa antes, Guzmán quedaría en una pésima posición, y reflejaría su falta de experiencia para llevar adelante la negociación de la deuda”.