domingo 09 de mayo de 2021
ELESPIA el país en OFF
09-08-2020 04:07

El Espía

09-08-2020 04:07

El jockey club se tienta ahora con el real estate

Las elecciones en el Jockey Club son en 2021, pero es bueno allanar el camino con tiempo. Y una de las estrategias es, por ejemplo, convocar a socios para, vía Zoom ,“repensar el club”. Eso fue lo que hizo un grupo con la mira puesta en “avanzar hacia el Jockey Club del Futuro”. Ellos fueron Adolfo Sánchez Zinny, Horacio M. Lynch, Álvaro García Resta, Miguel Giambruni, Luis Soria, el arquitecto Francisco Prati y Hernán Maurette. Para ellos, ese avance hacia el futuro es “repensar el uso de los activos inmobiliarios”. Obviamente no se refieren a poner a la venta parcelas de las sedes; sino a poner ladrillos. Y es acá donde la omnipresencia de Horacio Rodríguez Larreta pareció corporizarse en el Zoom de marras. O, al menos, se invocó su presunto apoyo a la elucubración inmobiliaria. Ante más de cien invitados virtuales expusieron dos proyectos: la construcción de dormis en la sede San Isidro; y la “joya” del Zoom fue la posible venta de una porción del terreno de la sede central, la de Recoleta. Más precisamente, una fracción que da sobre la calle Cerrito, justo frente al jardín y piscina del Four Seasons. En caso de venta como terreno para construcción de una “semitorre”, cotizaron esos 1.872 metros cuadrados, en US$ 3,2 a 3,7 millones. Y a muchos de los asistentes pocas dudas les quedaron que el gobierno de la Ciudad avala ese proyecto porteño. Entre los panelistas estaban Álvaro García Resta, secretario de Desarrollo Urbano de Larreta; Adolfo Sánchez Zinny, que más allá de haber sido presidente de la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales, es tío de Gabriel Sánchez Zinny, ministro de Educación en la provincia de Buenos Aires en tiempos de María Eugenia Vidal, y a fines de 2019 pasó a la gestión larretista. También Hernán Maurette es otro hombre PRO. En algún momento el partido amarillo quiso posicionarlo en San Isidro para incomodar al radical Gustavo Posse. Pero los votos no le daban, así que “si no puedes con el enemigo…”. Pero a través de la agrupación Con Vocación, su mujer, María Feldtmann, llegó a concejal de San Isidro, y hasta dos hijas suyas, María Inés y Candelaria, consiguieron contratos de trabajo durante la presidencia de Macri: una como asesora de Esteban Bullrich; la otra en Vialidad y luego en el Ministerio de Energía. Para rematar, en el cierre, se agradeció el respaldo virtual a nombres de peso de la gestión porteña.

 

La silla vacía

Después de mediatizar unas supuestas amenazas que la asustaron, Viviana Canosa parece haber archivado el tema. Durante unas 72 horas, la conductora habló de unos intercambios de madrugada que ella tomó en tono intimidatorio del propio Presidente. Sí, Alberto Fernández. Es sabido que como sucede con Twitter, a veces al mandatario los dedos parecen funcionarle de manera disociada de lo racional, y lo emocional termina jugándole una mala pasada. Pero ante la no exhibición de los mensajes por parte de la “Canosa amenazada” y su búsqueda de centralidad mediática, las dudas cabían para ambos. Prestos para “defender a la prensa”, la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados invitó a Canosa para que exponga “su caso”. La demora en la respuesta generó más dudas a los anfitriones. Finalmente, Canosa se excusó de asistir.

En esta Nota