lunes 06 de abril de 2020 | Suscribite
EQUIPO DE INVESTIGACIóN / Datos oficiales
miércoles 25 marzo, 2020

Aumentaron las denuncias por violencia de género en medio de la cuarentena

El primer día del aislamiento hubo récord de pedidos de auxilio al Ministerio Público Fiscal porteño. En China se multiplicaron las cifras de maltrato a las mujeres durante el encierro domiciliario obligatorio por el virus. Argentina sufrió un femicidio cada 25 horas en 2020.

por Nicole Martin

Ni una menos Foto: Cedoc

En un contexto de aislamiento obligatorio, se supone que es un beneficio común quedarse en casa. Sin embargo, para las mujeres que conviven con un golpeador, puede ser sumamente peligroso. Esto es lo que se desprende de la información a la que accedió, en exclusiva, el  Equipo de Investigación de Perfil Educación en el inicio de la cuarentena decretada por el Gobierno para combatir el coronavirus.

El primer día de la cuarentena obligatoria, el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires detectó un pico en las denuncias con indicadores de violencia de género (VG) y violencia doméstica (VD). Se trata también de una preocupación compartida por el Ministerio de Mujeres de la Nación y por las distintas organizaciones sociales que trabajan para dar respuesta a las centenas de mujeres que están a puertas cerradas con su agresor en este mismo momento.

Denuncias Ministerio Público Fiscal marzo

El 20 de marzo de 2020, primer día de aislamiento obligatorio decretado por el presidente Alberto Fernández, hubo 41 mujeres que denunciaron situaciones de violencia de género (VG en el gráfico) sólo en la Ciudad de Buenos Aires. En los días siguientes, la cifra llegó a 93 denuncias hasta la actualidad.

Además, la organización “La Casa del Encuentro”, pionera en la lucha contra el femicidio, también registró un aumento del 25% en las llamadas solicitando asesoramiento por violencia de género del 25% a partir del lunes 16 de marzo. La alarma se agrava con el dato de que, según estudios de la organización Mumalá, el 18% de las mujeres víctimas de femicidio en 2019 ya habían denunciado a su agresor. El porcentaje creció en 2020, con un 23% de denuncias precedentes al delito.

Según estos datos, hubo un femicidio cada 26 horas en Argentina en 2019. En enero y febrero de 2020, la frecuencia aumentó a uno cada 25 horas.

Mira el último informe del Observatorio "Mumalá" sobre femicidios en 2020

“Hay robusta evidencia de que las situaciones de aislamiento social forzoso pueden derivar en un aumento de los casos de violencias por motivos de género”, afirmó Josefina Kelly, secretaria de Políticas Contra la Violencia por Razones de Género del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad. La funcionaria también aseguró ante el Equipo de Investigación que el mismo fenómeno se puede observar en períodos que implican mayor tiempo de convivencia, como las vacaciones.

“La naturaleza del aislamiento que genera la cuarentena impuesta para combatir la pandemia, propicia un contexto en el cual las violencias estructurales pueden verse agravadas, y así lo demuestran las estadísticas”, señaló Hugo Oyarzo, subsecretario de Acceso a la Justicia, y agregó que es factible que durante una convivencia impuesta y prolongada puedan agravarse las situaciones de violencia, dificultando además el acompañamiento y el pedido de ayuda.

Sus dichos son confirmados por el último informe de Femicidios publicado por la Corte Suprema en 2018: el 75% de los femicidios ocurren en viviendas y el 83% de las víctimas tenía un vínculo previo con el victimario. Por ello, desde esta dependencia hacen hincapié en la Línea 137, que depende del Programa Las Víctimas contra las Violencias y constituye una herramienta fundamental para la protección de las mujeres y de la infancia. En lo que va del año, esta línea registró un total de 2.139 víctimas de violencia familiar y sexual, aunque aún no hay datos sobre marzo.

Mirá el último informe de la Corte Suprema de Justicia sobre femicidios

De estos femicidios, el 66% ocurrió en el domicilio de la víctima, según el informe de la Corte Suprema. Por eso, y aunque todavía es muy reciente el contexto de cuarentena, organizaciones feministas públicas y privadas han fortalecido sus sistemas de comunicación. “Se han incrementado las consultas para averiguar qué hacer si el agresor está más el hogar, en su mayoría son mujeres que todavía no han llegado a la instancia de la denuncia”, aseguró Ada Rico, Presidenta de “La Casa del Encuentro”. Desde esta organización, pionera en contabilizar los femicidios en Argentina a partir del 2008, realizan evaluaciones de riesgo de los casos y acompañan a través de un equipo de psicólogas, abogadas y trabajadoras sociales.

En China, las denuncias por violencia doméstica aumentaron en febrero, justo cuando las ciudades entraron en cuarentena obligatoria, según la ONU. "Es algo preocupante. La seguridad alimentaria y la violencia intrafamiliar, la violencia contra la mujer" son asuntos de políticas públicas que hay que atender especialmente en estos momentos, dijo a EFE la semana pasada la directora regional para las Américas y el Caribe de ONU Mujeres, la uruguaya Maria-Noel Vaeza. "La tensión va a aumentar la violencia doméstica, la tensión. Ya lo vimos en China y en Corea, lo estamos viendo en Italia y en Francia, y seguramente lo vamos a ver, lamentablemente, en América Latina y el Caribe", dijo la funcionaria de Naciones Unidas.

Desde la Justicia y teniendo en cuenta las premisa internacionales, la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires lanzó una resolución que garantiza el funcionamiento de la Oficina de Violencia Doméstica del Tribunal aún en feria judicial extendida, además de habilitar una prórroga para todas las medidas de protección judicial vinculadas a violencias de género hasta el 31 de marzo y mientras se mantenga el aislamiento social dispuesto por el gobierno nacional. Esto significa que las medidas cautelares que vencían en este lapso, por ejemplo, se extienden automáticamente.

Pero no sólo es física la violencia de género que puede aumentar en esta coyuntura, sino también psicológica. Así lo manifestó Marcela Morela, integrante de la organización “Atravesados por el Femicidio” y madre de Julieta Mena, víctima de femicidio en 2017: “Las mujeres que conviven con el violento van a estar las 24 horas del día con él, en riesgo de femicidio. Sumado al malestar de la crisis económica que va a crecer, teniendo en cuenta que muchas de estas familias no tienen ingresos en blanco”.

Además de ello, un factor común de la violencia de género es el aislamiento social que el agresor impone a la mujer. “Se suele aislar a la mujer de sus vínculos familiares y sociales construyendo un mundo en el que sólo existen ella y él y creando una dependencia que le hace creer a esa mujer que si no lo tiene a él no podrá tener a nadie nunca”, dijo Irina García, del espacio “Parra” de acompañamiento en situaciones de violencia de de la agrupación feminista “Indómites”.

Si la tensión aumenta, pero las mujeres no tienen un espacio seguro sin el agresor, la dificultad para denunciar o asesorarse es mayor. Por esto, el Ministerio de las Mujeres optó por reforzar el equipo de atención de la Línea 144, el dispositivo federal de asesoramiento y asistencia integral ante situaciones de violencia por motivos de género en todo el país. Así lo reafirmó también la campaña del ministerio en la Provincia de Buenos Aires “Si te quedas en casa sigamos conectadas”. Además, a partir de la cuarentena, se habilitaron nuevas vías de comunicación tanto para las personas en situación de violencia como para su círculo de confianza, como una aplicación para los celulares.

“¿Tu pareja te revisa el celular o las redes sociales?, ¿te dice que te quiere ver linda sólo para él?, ¿se enoja si no sabe dónde estás?, ¿te dice cosas que sabe que te hieren?”, `pregunta la encuesta de la aplicación de la línea 144. Esta es una autoevaluación de riesgo para orientar a las mujeres, que termina por derivarlas a la línea de llamados para obtener información más específica. Aunque no es un canal de denuncia, se trata de una línea de asesoramiento que recibe entre 1000 y 1200 llamadas por día. En el marco de la emergencia, también se habilitó la comunicación vía WhatsApp a través de los números telefónicos: 11-2771-6463, 11-2775-9047 y 11-2775-9048.

Violencia de género 12072018

Todavía no se puede medir el incremento de casos de violencia de género en el país. Sin embargo, la línea 144 sí tuvo un aumento del 25% en consultas vinculadas con violencias de género el 10 de marzo, en el marco de las campañas del 8M. Así también se incrementaron un 30% las consultas referidas al Covid 19, a partir del 16 de marzo. A pesar de ser una línea de asesoramiento sobre violencia de género, el 60% de las llamadas no tiene relación con la temática, señaló el Ministerio de las Mujeres al Equipo de Investigación.

Otro factor de desigualdad que atraviesa a las mujeres es que muchas realizan tareas de cuidados en negro o incluso no remunerados, que no les permiten tener independencia económica suficiente como para salir del círculo de la violencia. Según la Dirección General de Estadística y Censos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el trabajo de cuidados no remunerado equivalió al 13,4% del PBI porteño en 2018. Irene García enfatizó en esta cuestión y alertó que, estos casos y los de las trabajadoras domésticas, son los más vulnerables en esta coyuntura.

El consejo de todas las organizaciones consultadas por el Equipo de Investigación es la de permanecer en calma, tratar de disuadir las situaciones de conflicto y asesorarse a través de las redes feministas. Además, apuntaron a establecer un fuerte contacto con afectos y familia. Marcela Morera dijo que tener una palabra o un gesto “clave” puede servir en caso de necesitar que una persona de confianza tenga que llamar por ellas al 911.

Intervención frente al Congreso en conmemoración de las víctimas de femicidios.

Desde “Parra”, proponen que debería ser una situación de excepción a la cuarentena obligatoria estar en situación de violencia de género, entendiendo que aún en un contexto sin cuarentena, es muy complejo para algunas mujeres salir del hogar donde conviven con el violento. “Lo único que faltaría a una mujer que se esfuerza por salir del espacio de violencia es que encima de todas las dificultades, se enfrente a la posibilidad de ser arrestada”, manifestó García.

Por supuesto que el acompañamiento virtual no será el mismo que el que ofrecen todas estas organizaciones en encuentros presenciales, pero sin duda es fundamental para poder atravesar la crisis. “Lo importante es que estas personas sepan que no están solas ante esta situación”, concluyó Josefina Kelly.


El Equipo de Investigación es dirigido por Rodrigo Lloret y está integrado por los mejores egresados del Posgrado en Periodismo de Investigacion y la Escuela de Comunicación de Perfil Educación.

Mail: equipo@perfil.com / Twitter: @EquipoPerfil


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4957

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.