jueves 29 de julio de 2021
ESPECTACULOS Eugenia Tobal
12-06-2021 04:25

“Hace falta un sacudón que traiga nuevas formas”

La actriz y conductora presenta Ordena tu vida. Analiza su presente laboral y habla sobre su experiencia como madre.

12-06-2021 04:25

Martes y jueves a las 17.30, en Discovery Home & Health, se ve a Eugenia Tobal al frente de Ordena tu vida. Los seis capítulos pueden disfrutarse seguidos y sin restricción horaria por Flow. Allí, seis personas diferentes exhiben sus problemas en relación al uso de espacios en sus hogares, al manejo del dinero y a la planificación de la alimentación. Carolina Delger (especialista en orden y organización), Fernanda Bolagay (especialista en finanzas personales) y Diego Sivori (Licenciado en Nutrición) les brindan ideas para mejorar. Tobal ofrece aquí más detalles al respecto.

—¿En qué consiste el mayor atractivo de la particular propuesta?

—Se trata de capítulos muy cortos, que entretienen y te dejan con ganas de más. Resumidamente a través de seis casos, se cuentan desórdenes que puede tener una persona y que creo que tienen que ver con desórdenes más internos. El programa te hace pensar un poquito en que uno tiene que acomodar en su interior. Hay profesionales que acompañan y ayudan con tips y con ideas. No soy yo la voz autorizada para ayudar a las personas, sino el canal para que los profesionales acompañen en el proceso a los participantes. Ayuda bastante en este momento de pandemia, de encierro, de locura generalizada también en cuanto a las emociones.

—¿Cuándo y cómo se filmó?

—Fueron 18 días en medio de la pandemia, en el momento en que se podía salir y trabajar con todos los protocolos. Se hizo con un equipo súper reducido, y con controles de hisopado todas las semanas. Los casos se grabaron tres días por semana, y se armaron burbujas de trabajo. Gracias a Dios, todos salimos ilesos. Filmamos en casas de Liniers, Palermo y de Recoleta.

—¿Qué experiencia personal de desorden y de orden has atravesado en tu vida?

—Creo que no fue casual que me hayan llamado a mí, porque yo soy demasiado ordenada. He sido siempre muy prolija. Cuando era más chica y eso evidentemente era un problema mío, ordenaba placares ajenos, de mis amigas. En la vida también he tratado de ser muy ordenada. Cuando fui creciendo y ahora ya en mi adultez, me doy cuenta de que a veces desordenarse un poquito te vuelve a ordenar: la vida te sorprende, hace falta un sacudón que te vuelva a acomodar con nuevas formas.

—¿Qué planes hay hoy en el horizonte laboral?

—Estoy con varias cosas que por el momento no puedo decir. Tengo un proyecto personal que estoy encarando desde hace un tiempito. Hay algunas cosas de ficción, para más adelante. Al no saber cómo se van a desarrollar las restricciones de lo laboral y del cuidado social, uno vive en el día a día, con cautela, sin enloquecer.

—¿Cómo se combinan en vos tus facetas de actriz y de conductora?

—Me llevo muy bien con las dos. Cuando estoy en el rol de actriz, puedo desarrollar mi capacidad artística con respecto a la interpretación y ser otra que no soy yo, meterme en la piel de una historia, de un personaje. En la conducción, no estoy haciendo un personaje, sino que soy yo: me siento muy cómoda. Son dos lugares en donde me gusta estar; soy el mismo envase, pero con diferentes maneras de aplicarlo.

—¿Y cómo se suma a todo esto tu gran actividad en las redes sociales, donde participa mucho tu pequeña hija Ema?

—Lo que ven en las redes es la naturalidad de lo que soy. La maternidad se fue desarrollando muy naturalmente, con el amor que genera la crianza de una hija tan amada. Me tocó vivirla en plena pandemia, o sea, que estuve abocada prácticamente el primer año. Pero no sobrecargué, pobre, a la criatura, de exceso de madre, jeje. Lo pude compartir con mi marido; tuvimos posibilidad de estar al aire libre porque él trabaja en un campo, con animales.

 

La actuación y la pandemia

Eugenia Tobal reflexiona sobre la situación profesional de su ámbito: “Se vio muy golpeado, como otros oficios y profesiones. Se sigue viendo muy golpeado obviamente por la imposibilidad de hacer laburos que impliquen cercanía de personas. Este es un trabajo en el que inevitablemente tenés que estar en contacto con gente todo el tiempo. Todos hemos tratado, digo todos porque me incluyo, de reinventarnos, de adaptarnos a nuevas formas, de amigarnos con la tecnología, de tener audiciones por zoom, por ejemplo, o de hacer streamings como hicieron algunos músicos o actores”. Suma: “Tuvimos la obligación de reformular nuestra manera de expresarnos, primero porque necesitamos trabajar y, después, porque anímicamente a muchos les estuvo afectando el hecho de no poder manifestar su vocación. Hubo una readaptación a las nuevas formas. A muchos les fue mejor tal vez o descubrieron que eso les rendía muchísimo y está buenísimo. Es algo que viene también: todo más tecnológico. Afectó a todos. También creo que se puede continuar, cuando se empiece a aflojar un poco todo y con los protocolos: invirtiendo, porque esto hace que las productoras tengan que invertir un dinero que tal vez no tenían contemplado, porque sale caro trabajar con protocolos. Pero hay que tener fe en que todo va a salir bien”.

En esta Nota