jueves 07 de julio de 2022
ESPECTACULOS Julieta Díaz y Paola Krum

“Nos tenemos mucha confianza y complicidad”

Las dos actrices integran junto a Gloria Carrá el último espectáculo de Javier Daulte: la comedia Las irresponsables. La pieza que trata sobre tres amigas que van más allá de las normas fue la encargada de reinagurar el Teatro Astros. Hablan y analizan el papel que cumplen arriba y abajo del escenario las mujeres.

04-06-2022 03:58

Llegaron a junio con éxito en las tablas y se la ve felices: Julieta Díaz como Paola Krum conforman, junto a Gloria Carrá, a las protagonistas de Las irresponsables, la última creación escrita y dirigida por Javier Daulte. Es evidente que han armado un vínculo más allá del escenario al que suben los fines de semana en el renovado teatro Astros (Corrientes 746).

Paola Krum había estrenado en el 2019 Después de Casa de muñecas, con dirección también de Daulte, y la idea era seguir una vez por semana durante el 2020, pero la pandemia lo impidió. Aclara: “Con Gloria había trabajado en Tiempos compulsivos y con Julieta hicimos en 099 Central en Polka, pero éramos muy chicas. Desde el principio entendimos que era un proyecto que queríamos llevar juntas. Nos tenemos mucha confianza y complicidad”.

El año pasado Julieta Díaz hizo Precoz. “Mi idea era hacer los dos espectáculos pero por la pandemia tuve que suspender funciones. Hice sólo algunas en el 2021 y lo reestrené a comienzos de este año. Además filmé una película en Uruguay, Asfixiados, y los tiempos me daban sólo para Las irresponsables”.

—¿Cómo fue la convocatoria de Daulte?

PAOLA KRUM: Lo primero que me llegó fue la propuesta de Javier (Daulte). Estaba haciendo con su dirección Después de Casa de muñecas y vino al camarín para decirme que iba a escribir una obra para tres actrices. Ya tenía a Gloria y Julieta y pensó en mí para la tercera. Con lo que lo admiro acepté sin leer el texto. Aprendí y aprendo mucho con él. No lo dudé. Además de Javier saber que compartiría escenario con Gloria y Julieta me pareció el mejor plan. 

—Pasaste de los teatros independientes al oficial y comercial…

JULIETA DIAZ: No siento que haya tanta diferencia entre Precoz con lo que hace Daulte, él empezó en el teatro independiente. Las irresponsables la llevamos al ámbito comercial porque creímos que era para ese espacio y sentimos que la avenida Corrientes es un buen lugar, sumado al relanzamiento del Astros. No tengo prejuicios. Siempre estuve abierta a lo que me proponen, como el musical Los locos Addams (2013). Me parece que ya es un poco antiguo pensar que el ámbito hace al hecho artístico. Encontrás buenos y malos espectáculos, tanto en uno como en el otro. Además hay público para todo. 

—¿Ven que salvo excepciones los papeles femeninos en las comedias de la avenida Corrientes no son protagónicos?

D: Es una idea tuya, tal vez sea una observación, pero no presté atención. Me doy cuenta que si algo sucede con los actores. Hay una sobrevaloración sobre el hombre en el espectáculo comercial. Incluso los actores tienen sueldos mayores que las actrices. También tiene que ver con las épocas, con las ganas de ver que tenga la gente.

K: No lo sé. Esto que hacemos es un cuento para lucirnos las tres, desplegarnos como actrices. Hay un gran lucimiento actoral. El espectáculo tiene muchas capas, desde lo más superficial hasta lo profundo. Está la propuesta de cómo traspasamos los límites, muchas veces lo hacemos con el pensamiento, mientras ellas aquí lo llevan a la acción. 

—¿Fue por este proyecto que le dijiste que no a “Drácula”?

K: Efectivamente, no podía ensayar las dos a la vez. Ya había dado mi palabra a Daulte y necesitábamos muchos ensayos para coordinar. Drácula me obligaba a retomar el tema del canto y no pude. 

—¿Somos las mujeres las que compramos las entradas?

D: Si no fuera por las mujeres el teatro no se sostendría. Ves las plateas plagadas de amigas, colegas o familiares. Tiene que ver con que somos nosotras desde hace años las que impulsamos la salida al teatro. Son ellas las que nos bancan. 

K: Es cierto y a nosotras también nos gusta ver empoderadas a las mujeres arriba del escenario. Está muy bien reflejada la amistad no sólo entre estos tres personajes, sino también entre nosotras, las actrices. No hay competencia. Somos muy compañeras. Siento que cuanto más brillen ellas, más me voy a lucir yo. 

—Se descubre la amistad entre mujeres que no todos conocen.

D: Es cierto, incluso en algunos reportajes nos preguntan cómo nos llevamos. Son miradas machistas, que buscan la competencia femenina, pero es una fantasía. Hay competencia entre las personas, más allá de los géneros. A las mujeres nos asocian con los problemas, la manzana de la tentación…Las irresponsables habla de aceptarse como una es. 

—¿Propusieron cambios en el texto?

K: No. Lo que sí Javier nos preguntó de manera personal para que le contáramos en qué momento pasamos nuestros límites y algo de eso está en la obra. Él la escribió pensando en nosotras. Le habían pedido un texto para estrenar en España y en paralelo, Gloria y Julieta le propusieron lo mismo, por eso como eran tres las españolas me sumaron a mí.

—¿Y los hombres cómo aparecen en “Las irresponsables”?

D: Los hombres también están presentes, pero de otro modo. Es una obra muy divertida, entretenida y con mucho ritmo. Es una excusa para hablar de la sensibilidad femenina. Nosotras tenemos un nivel de confianza que siento que ellas me van a apoyar arriba y abajo del escenario. La mujer tiene capacidad y necesidad de profundidad con otras, sin necesidad de conocernos mucho. Me ha pasado en un consultorio médico de ponerme a hablar con otra mujer, sin conocerla, sobre temas privados. 

—¿Las cambió la pandemia?

K: Recuperé la alegría del trabajo. En un primer momento me gustó poder estar más tiempo en mi casa y con mi hija Eloísa, quien estaba haciendo el ingreso a primer año y la pude acompañar en ese proceso difícil. Después llegó la incertidumbre y los ahorros se terminaban. Cuando aparecieron los proyectos tuve un poco de miedo hasta que me convocaron para El primero de nosotros para televisión (Ver Recuadro). 

D: A mí siempre me gustó estar sola, tengo mis momentos para volver a mí y bajar. Como soy muy sociable necesito regularme. La pandemia me fortaleció estar adentro de mi casa, con mucho deseo de estar allí. También me dio el deseo de estar en pijama, tranquila, leyendo y cocinando. Pude jugar y estar más con mi hija, Helena, desde un lado más relajado.  

—¿Pensaron en pasar de actrices a directoras?

K: Hice algo, pero muy pequeño (Las preciosas, 2018 y ¿Qué cosa es el amor?, 2019), pero me gustaría ir hacia proyectos más grandes. Lo iré armando, porque me interesa mucho.

D: Muchos me lo dicen, pero no tengo el deseo. Creo que una dirige cuando tiene algo que decir con un texto y con una mirada propia. Siento que hoy me gusta lo coral, contar junto a otros. Estoy muy enamorada de poder interpretar obras, además ahora sumo escribir canciones junto a Diego (Presa). ¿Tampoco se puede hacer todo? (Se ríe).

 

La televisión también existe

De lunes a jueves se la puede ver a Paola Krum en El primero de nosotros. Confiesa: “Lo estoy disfrutando de lejos, ya que como estuve ensayando por las noches lo que recibo son hermosos comentarios sobre mi Jimena. Fue un proyecto que tenía sus riesgos, primero porque se grabó durante la pandemia y después porque aborda un tema fuerte para una tira diaria. Uno de sus protagonistas (Benjamín Vicuña) tiene una enfermedad terminal. Palpo mucha gente enamorada de la historia. La amistad, los vínculos entre ellos y cómo ayuda el amor para sanar. Aparecen muchas preguntas al deber enfrentar la muerte tan cercana. Cuando la grabamos estábamos muy sensibles, pudimos ensayar y los libros eran muy buenos. Fue un trabajo de todos. Había una gran sensibilidad en el aire. El poder volver a trabajar fue una inmensa felicidad. Fue muy angustiante no actuar, porque es mi sustento. Todos teníamos ganas de que salieran bien. Fue admirable la apuesta que hizo Telefé y la plataforma Paramount+”.

Mientras que Julieta Díaz protagonizó Pequeña Victoria en el 2019 y 2021, también para Telefé. A fines de este mes empezará a grabar unos capítulos para la segunda temporada de Argentina tierra de amor y venganza en Polka. Aclara: “No puedo anticipar nada pero estoy muy feliz de volver a trabajar en esa productora. Mi personaje es muy hermoso y transcurre en los años setenta. Además segurié cantando junto al cantautor uruguayo Diego Presa. Ya presentamos los temas aquí en el teatro Dumont 4040. El disco se llama El revés de la sombra”.

En esta Nota