jueves 02 de febrero de 2023
ESPECTACULOS Andrea Carballo y César Troncoso

“Nuestras ficciones regionales tienen los todas los mismos modos”

Hablan dos protagonistas de la nueva parte de la trilogía cinematográfica del director Néstor Mazzini, que se estrenó el jueves 24 con el título de Cuando oscurece.

27-11-2022 04:39

El director y guionista Néstor Mazzini presenta desde el jueves 24 la segunda parte de su trilogía “autoengaño” que lleva como título Cuando oscurece. Están presentes en el país los protagonistas del film, quienes viajarón especialmente desde sus países de residencia: la actriz argentina Andrea Carballo, que vive en España, y el uruguayo César Troncoso, vivistando desde Montevideo. Troncoso acompañó a la película en el Festival Internacional de Cine en Gramado, Brasil. En ese evento, Mazzini ganó el premio a Mejor Director. 

Ambos actores tienen mucha actividad: en el caso de Troncoso filma en Uruguay y también en Brasil, aunque también actúa en el teatro. Andrea Carballo tiene previsto grabar en Sevilla, durante enero y febrero, Solos en la noche de Guillermo Rojas. Los dos esperan continuar con la tercera y última parte de la trilogía de Mazzini. Anticipa Carballo: “La mujer del río creo la haremos a mediados del 2023 y tendrá el punto de vista de Erica, mi protagonista”. 

—¿Cómo definirían a Cuando oscurece?

ANDREA CARBALLO: Tiene algo muy particular, forma parte de una trilogía. Esta segunda te muestra el punto de vista del padre y de la niña (Matilde Creimer Chiabrando) para mí es el momento más destructivo de esta historia. En la primera parte ya vez a esta familia – madre, padre e hija- en una crisis importante. Sufren un divorcio complicado. Ahora se muestra un capítulo oscuro, como anticipa el título y se evidencia hasta dónde se puede llegar. 

CÉSAR TRONCOSO: Creo que es una segunda vuelta de rosca de la primera parte de esta trilogía que se inició con 36 horas. Cuando oscurece tiene autonomía y se puede ver si conoces la anterior. En esta película se construye un proceso de deterioro bien latinoamericano, diría que rioplatense y argentino. Todo se viene a pico en la vida de mi personaje, Pedro. Se muestra a un padre desesperado y equivocado en los vínculos, que en parte destruye a la familia. 

—¿Qué características tiene filmar en Buenos Aires?

T: Las películas más o menos se hacen todas iguales, la diferencia está si hacés una de superhéroes en Hollywood, donde tenés un telón verde atrás. Después, nuestras ficciones tienen el mismo modo, lo que marca la diferencia es el país. Brasil tiene mucha potencia a nivel económico, pero lo que sucede en el cine independiente es igual tanto en Brasil, Uruguay como en Buenos Aires. Lo que cambia notoriamente es que en Argentina uno sabe que comparte el podio con México, ya que hacen cine desde hace muchos años y siempre de alta calidad. Tienen una cinematografía de primera, aunque también tienen bagayos. (Se ríe) ¡No vaya a ser que se la crean! En Uruguay recién en el 2000 empezamos a tener continuidad. Siento orgullo y compromiso que me convoquen para este tipo de películas ya que sé que mi nombre no ayuda a cerrar una coproducción. Las condiciones de trabajo son distintas, hay otros horarios, ya que ustedes por el gremio tienen muchos derechos ganados. Por eso las jornadas son de ocho horas y no las 12 uruguayas. 

C: Por mucho que viva en España, mi mayor caudal de trabajo está en Argentina. Para mí filmar en Buenos Aires es hacerlo en mi casa. Me inicié a los dieciocho años y mi carrera la asocio con mi país. Siempre veo equipos fantásticos, en la técnica y en la dirección, por eso es un placer. 

Pasé por varias etapas en España. Mi primera experiencia fue con un equipo español en Buenos Aires, cuando filmé Carne de neón de Paco Cabezas (2011). Siento que tenemos mucho en común. Cuando empecé a vivir en Madrid, luego en Barcelona vi que las diferencias se dan por los proyectos, si son más o menos comerciales. Pero siempre me encontré en ambos países con equipos profesionales muy buenos. 

Las fronteras de siempre. Si hay algo que no tiene fronteras para los actores es la precariedad laboral, e indudablemente la pandemia golpeó al sector. Cuando se les pide una reflexión sobre esta realidad, Andrea Carballo, desde España, dice: “La inestabilidad de esta profesión la aprendí desde muy joven. Hay que tener planes A, en paralelo, o planes B. El 2020 me encontró en un buen año laboral, había tenido varios trabajos, por lo cual estuve tranquila en la primera parte. Di clases vía Zoom y pude hacer algunos rodajes con muchos test previos. Además me puse a estudiar poesía y escribir. Sumé una pasión: me anoté en una diplomatura sobre vinos. Me hace mucho bien tener algo más además de la actuación. Me conecta con la realidad y me resulta muy sano aprender y estudiar temas nuevos. Te da humildad”. 

Mientras que desde el otro lado del Río de la Plata, más precisamente en Montevideo César Troncoso confiesa: “No soy un buen ejemplo. Tengo continuidad laboral, pero además vivo de mi mujer, Adriana Fontán. (Se ríe) Ella tiene un salario fijo, porque trabaja en el Instituto de las Mujeres. Aunque yo paré unos meses de trabajar no estábamos en riesgo. Soy bastante reconocido y en el teatro tengo cierta convocatoria. Durante meses no pudimos hacer nada artísticamente, pero sabía que no me iba a morir de hambre. En Uruguay empezamos a hacer tanto teatro como cine con muchas medidas de prevención y con poco porcentaje de público. Sobre el final de la pandemia, con un foro pequeño hice el unipersonal Marx en el Soho de Howard Zinn. Para otros compañeros fue mucho más difícil. Fue duro, pero la vuelta vino con fuerza. Hoy es más complicado llevar público al cine de sala que al teatro”.

En esta Nota