26th de February de 2021
ESPECTACULOS HISTORY CHANNEL
05-12-2020 02:44

Veinte años de historia

Miguel Brailovsky*
05-12-2020 02:44

Hace veinte años, The History Channel realizaba su primera transmisión para América Latina como un canal de 24 horas. Durante los meses previos, la audiencia local ya había empezado a degustar sus contenidos a través de un bloque de dos horas diarias en el entonces canal argentino de documentales TV Quality, proyecto del pionero televisivo y recientemente fallecido doctor Pedro Simoncini. 

Quiso el destino (y los negocios) que Simoncini entablara conversaciones con otro pionero de la industria como Enrique Cuscó, presidente de Olé Communications y promotor de buena parte del negocio del cable como hoy lo conocemos. En ese momento, Olé, gracias a una serie de acuerdos ciertamente innovadores, ya era socio de HBO Latin America Group, que distribuía el canal HBO Olé y otras marcas icónicas de la TV paga, como Sony Entertainment Television, Warner Channel, E! Entertainment y Mundo Olé (hoy A&E). A partir del lanzamiento de este último, la relación entre Olé y A+E Networks se consolidaba en búsqueda de nuevas oportunidades, y aquí el tercer pionero de esta historia, el ejecutivo Nicholas Davatzes, CEO de A+E Networks y creador de The History Channel, entraría en escena para finalmente asociarse con Olé en un joint venture para comprarle a Simoncini el canal TVQ y convertirlo en la plataforma de lanzamiento para que The History Channel, con su emblemática “H” dorada y su recordado eslogan “Donde el pasado cobra vida”, finalmente despegara en la región un 17 de octubre de hace veinte años.

No era muy claro en aquel entonces el potencial de una marca que parecía abarcar un nicho tan estrecho, ya que dentro del género documental su foco se restringía a documentales sobre historia. Sin embargo, algunas de sus primeras series, como Misterios de la Biblia y Maravillas modernas, comenzaron a despertar el interés y el entusiasmo de una creciente audiencia. Con los años, lo que parecía un techo se convirtió en una verdadera oportunidad, al comprender que ser “el canal de la historia” no necesariamente significaba ser solo un canal de documentales, ya que existían otros géneros igualmente eficaces para ofrecer entretenimiento basado en temas históricos. Así, diferentes lenguajes televisivos comenzaron a combinarse, manteniendo firme la promesa de la marca y la conexión con la historia. Así llegaron series de ficción como Band of Brothers, la increíble producción de Steven Spielberg y Tom Hanks sobre la Segunda Guerra Mundial, o uno de los primeros grandes realities de competencia basados en hechos históricos, como El barco, donde un grupo de aventureros del flamante siglo XXI intentaban replicar la hazaña del legendario explorador James Cook navegando entre Australia e Indonesia como verdaderos marineros del siglo XVIII. 

Tal vez los contenidos de History de hoy no se parecen tanto a los de entonces, pero es un hecho que la marca ha mantenido intacta su promesa fundacional: ofrecer entretenimiento inteligente conectando el pasado con el presente. Porque de eso se trata. De establecer puentes entre nosotros y quienes nos precedieron. Encontrar las raíces, a veces próximas y a veces ancestrales, de muchos hábitos, creencias y elementos de nuestra vida cotidiana. Entender que siempre hay una perspectiva más amplia que la inmediatez de las noticias y que, por ejemplo, hay elementos de la época de las Cruzadas que se conectan directamente con los atentados al World Trade Center de 2001, como también descubrimientos durante la Gripe Española de 1918 que determinaron la conducta de muchos países frente a la actual pandemia del Covid-19. Contexto y perspectiva para entender mejor el mundo en el que vivimos.

Hoy el mundo del entretenimiento está atravesando una de las transformaciones más importantes de su historia. La televisión, las redes sociales y las plataformas de streaming se disputan el tiempo de esparcimiento de un usuario cada vez más atormentado por tanta oferta audiovisual. Y en este nuevo mundo, en que el tiempo de consumo a veces es tan extenso como el proceso de búsqueda de los contenidos, no es casual que las marcas que prevalecen sean aquellas con un claro y nítido propósito, que más allá de renovarse jamás pierden su razón de ser. Cambiar las hojas, pero nunca las raíces. Esta parece ser la fórmula de History, que bien en el año 2000 con su legendaria Maravillas modernas, o en 2020 con la competencia al rojo vivo de Desafío sobre fuego, cumple con su promesa de entretener conectando el hoy con el ayer. 

Como testigo y parte de esta historia desde su origen, me emociona pensar en la cantidad de gente que en estos veinte años ha puesto su granito de arena, su talento y su visión para que este hermoso proyecto siga dos décadas después más vivo que nunca. En nombre de todos ellos: feliz cumpleaños, History.

*SVP Programming & Production History Latin America.

En esta Nota