jueves 12 de diciembre de 2019 | Suscribite
IDEAS / Opinión
viernes 30 noviembre, 2018

Pasado violento

Después de 40 años la Corte Extraordinaria de Camboya cierra un capítulo de su historia. Condenó a prisión perpetua a Nuon Chea y Khieu Samphan.

por Felipe Frydman

La Corte Extraordinaria condenó a prisión perpetua a Nuon Chea y Khieu Samphan Foto: AFP
viernes 30 noviembre, 2018

La tragedia del pueblo camboyano volvió a ser noticia. La Corte Extraordinaria condenó a prisión perpetua a Nuon Chea y Khieu Samphan. El dictamen acusa a los líderes del Khmer Rouge de crímenes cometidos  entre el 17 de abril de 1975 y el 6 de junio de 1979 incluyendo el genocidio contra las minorías Chan y vietnamita  y grupos religiosos. 

El veredicto fue anunciado en la sesión especial del 16 de noviembre. Nuon Chea, de 92 años, conocido como Hermano Dos fue Secretario adjunto del Partido Comunista y Khieu Samphan, de 87 años, Presidente del Estado Democrático de Kampuchea.

En 1997, el Gobierno de Camboya solicitó la asistencia de las Naciones Unidas para organizar un tribunal para juzgar  a los líderes del Khmer Rouge.La Corte Extraordinaria comenzó a funcionar en 2003 después de la aprobación por la Asamblea Nacional. La Corte está integrada por expertos internacionales y camboyanos para juzgar a los líderes y miembros responsables de graves violaciones a las leyes nacionales e internacionales. El Primer Ministro Hun Sen y el Primer Ministro Adjunto Sar Kheng declararon que la Corte Extraordinaria ha finalizado su trabajo y que no habrá nuevos juicios. 

En estos años  la Corte Extraordinaria terminó con el Caso 001 condenando a prisión perpetua a Kaing Guek Eav, responsable de los centros de detención y de la famosa prisión Tuol Sleng donde se estima fueron torturado y asesinados 12000 prisioneros. El presupuesto de la Corte Extraordinaria alcanzó a 300 millones de dólares financiado con aportes internacionales.  

La historia del genocidio en Camboya constituye una tragedia por los cientos de miles de personas torturadas, esclavizadas y  asesinadas durante los cuatro años del Gobierno del Khmer Rouge pero también por la intervención y complicidad de Estados Unidos, China y la Unión Soviética en plena guerra fría.

 El Khmer Rouge liderado por Pol Pot llegó al poder con apoyo del campesinado y por las 500.000 tns de bombas descargadas sobre territorio camboyano por la aviación norteamericana  para detener el flujo de armas de Vietnam del Norte a través de Camboya para abastecer a su ejército y al Vietcong en el Sur. En 1979 Vietnam invadió Camboya  apoyado por la Unión Soviética para terminar con las provocaciones y los ataques contra las minorías. Los Estados Unidos y China forjaron una alianza para apoyar al Khmer Rouge y oponerse a la invasión vietnamita. Durante años proveyeron armas a las guerrillas del Khmer Rouge para  desestabilizar el régimen de Hun Sen sostenido por Vietnam hasta los Acuerdos de Paz del 23 de octubre de 1991 logrado después de la disolución de la Unión Soviética. 

No es fácil de entender cómo un grupo pudo embarcarse en la utopía de purificación y sueños de grandeza sin importarle las consecuencias. Saloth Sar, conocido como Pol Pot, Hermano Uno, estudió en escuelas católicas y en 1949 fue enviado con una beca a París donde se relacionó con el Partido Comunista. En 1953 regresó a Camboya y en 1962 asumió como Secretario General del PC. 

El maestro educado en la fe católica y luego en la fe comunista  debió sentirse llamado por la historia para devolverle al pueblo camboyano la grandeza de su destino de antaño. La Revolución Cultural  lanzada por Mao Zedong en 1966 cuyo objetivo real era recuperar el poder y aplastar a los elementos revisionistas hablaba también de una nueva sociedad de la cual surgiría un hombre nuevo.  El Mayo francés y la Revolución cubana fueron parte de ese momento violento. Todo terminó  cuando los líderes de la Revolución Cultural fueron condenados  dando inicio a la alianza de China con los Estados Unidos. Pol Pot terminó juzgado por sus camaradas y abandonado en la selva hasta su muerte en 1998. 

La Corte Extraordinaria de Camboya cierra un capítulo en la historia de Camboya después de 40 años. No es mucho lo logrado ni cubre las aspiraciones de las víctimas Pero deja por delante las posibilidades de construir un país con menor pobreza y un futuro mejor. 


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4841

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.