lunes 26 de septiembre de 2022

Jair Bolsonaro cumple un año con altibajos en la presidencia

El Congreso aprobó la reforma previsional y el PBI creció en 2019. Pero la política exterior fue errática y la Justicia investiga a su hijo Flavio.

29-12-2019 02:30

Cuando alce su copa y brinde el 31 por la noche, Jair Bolsonaro habrá cumplido un año como presidente de Brasil. Llegó al Palacio del Planalto el 1º de enero pasado, con el envión electoral de haber derrotado por amplio margen a Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores; con su antagonista Luiz Inácio Lula da Silva en prisión por una causa vinculada al Lava Jato; y el visto bueno de los mercados financieros, encomendados a las reformas prometidas por su ministro de Hacienda, Paulo Guedes.

Pero sus primeros doce meses en el poder no fueron un lecho de rosas. Una muestra de ello es su popularidad: inició el año con un 49% de aprobación y lo terminará con el 30%, según un estudio de Ibope Brasil. Sin una estructura partidaria fuerte  –abandonó recientemente el PSL– ni una coalición estable en el Congreso, su gobierno malgastó rápidamente su capital político y se enfrascó en disputas internas entre los antiglobalistas, militares y neoliberales, lo que se tradujo en una gestión errática, con múltiples marchas y contramarchas en su política exterior, ambiental y económica.  

Bolsonaro no impulsó activamente la reforma previsional, sino que la dejó en manos del Congreso, que redactó, votó y promulgó el proyecto reclamado por los empresarios y los mercados.

Matías Spektor, profesor de Relaciones Internacionales de la Fundación Getulio Vargas, considera que, de esa forma, logró trasladar al Parlamento el costo político de la ley. Consultado por los aspectos positivos de su primer año en el poder, señala la reactivación de la economía, que, según las estimaciones del Banco Central, crecería este año 1,2%. “Hay señales tímidas, pero nítidas, de recuperación económica”, afirmó a PERFIL desde San Pablo. Nada mal, teniendo en cuenta que Brasil entró en recesión en 2015 y 2016, cuando el Producto Bruto Interno (PBI) perdió cerca de 7 puntos, creciendo solo un 1,3% en 2017 y 2018.

Spektor también señala la seguridad como uno de los puntos en el “haber” del gobierno brasileño: “Aún tiene la suerte de convivir con una caída en las tasas de homicidios gracias a políticas públicas introducidas antes de su llegada al poder”.

Pero el año también deja a Bolsonaro algunos dolores de cabeza. El más grande es la investigación de la fiscalía a su hijo Flavio. Spektor lo define como “su principal problema”. La causa intenta dilucidar si el senador lavó dinero en Río de Janeiro. Otro de los grandes nubarrones que se ciernen sobre el presidente es el asesinato de la concejal Marielle Franco. Si bien el Supremo Tribunal Federal archivó un pedido de investigación por obstrucción a la justicia contra él y otro de sus hijos, Carlos, un informe del Jornal Nacional dañó severamente su imagen al señalar que uno de los acusados habría visitado el condominio donde vive el mandatario horas antes del crimen.

Mundo. La política exterior del ex capitán del Ejército se caracterizó por un alineamiento incondicional con Donald Trump, alentado por los antiglobalistas, encabezados por Eduardo Bolsonaro, el canciller Bruno Araújo y el filósofo Olavo de Carvalho. Sin embargo, no todas las iniciativas de ese grupo prevalecieron: el gobierno silenció sus críticas iniciales a China, el principal socio comercial de Brasil, dio marcha atrás en el traslado a Jerusalén de su embajada en Israel, y envió al vicepresidente Hamilton Mourão a la asunción de Alberto Fernández.

Hussein Kalout, investigador de la Universidad de Harvard y ex secretario de Asuntos Estratégicos durante el gobierno de Michel Temer, caracterizó como un “boomerang” a la estrategia internacional de Bolsonaro. “Terminamos 2019 con la sensación de que fue un año de destrucción en el campo de la política exterior, un desperdicio de valiosos recursos diplomáticos y un revés en gran parte de la agenda internacional”, escribió en la revista Epoca.

Cruzada cultural. El presidente intensificó en su primer año su retórica contra “el marxismo” y “la ideología de género”, en especial en las áreas de Educación y Cultura, dos de los principales sectores que cree “dominados” por la “ideología de izquierda”. Su gobierno impuso “filtros” y censuras a contenidos que no encajan con su visión ultraconservadora, entre ellos películas y obras de teatro, al tiempo que redujo y paralizó recursos destinados a universidades públicas.

Además, coqueteó con el negacionismo climático durante los incendios del Amazonas, lo que le valió una ola de críticas de ambientalistas y jefes de Estado extranjeros, entre ellos el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

 


 

Cae el desempleo por récord de cuentapropistas

Agencias

El desempleo en Brasil cayó de 11,6% en el trimestre agosto-octubre a 11,2% en septiembre-noviembre y pasó por primera vez desde 2016 por debajo de la barrera de 12 millones de personas en busca de trabajo, informaron fuentes oficiales.

Se trata de la segunda caída consecutiva del la desocupación, posibilitada por la reanimación de la actividad en vísperas de las fiestas de fin de año y por el número récord de cuentapropistas que ingresan al mercado laboral, precisó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El nivel de 11,2% marca una reducción del desempleo mayor que la esperada por instituciones financieras consultadas por el diario económico Valor, que habían estimado que se ubicaría en 11,4%. “El comercio muestra un movimiento positivo en el trimestre que se cerró en noviembre, lo que nos parece está relacionado con festejos como el Black Friday y la anticipación de las compras de fin de año”, dijo Adriana Beringuy, responsable del informe del IBGE.

También influyó el número de trabajadores por cuenta propia, que alcanzó un récord de 24,6 millones, lo que fue definido como la “uberización” del mercado laboral.

En números absolutos, había en septiembre-noviembre 11,9 millones de personas en busca de trabajo, 500 mil menos que en octubre y 300 mil menos que en el mismo período de 2018.

En esta Nota