martes 18 de mayo de 2021
INTERNACIONAL Nueva edición
07-08-2020 17:32

L'Osservatore Romano de esta semana: "La Paz sólo florecerá sin armas nucleares"

En la presente edición se destaca el mensaje del Papa Francisco en conmemoración del 75 aniversario de la explosión atómica en Hiroshima.

07-08-2020 17:32

En esta nueva edición semanal de L'Osservatore Romano en lengua española se destaca en su portada el mensaje del Papa Francisco en conmemoración del 75 aniversario de la explosión atómica en Hiroshima. Encabezado por su frase “La paz solo florecerá sin armas nucleares”, se cita la carta que Santo Padre envió al Gobernador de la Prefectura de Hiroshima, Hidehilo Yuzaki. En la misma, también el papa Bergoglio expresó que «el uso de la energía atómica con fines bélicos es inmoral, así como la posesión de armas nucleares es inmoral». «Sigo llevando en mi corazón el anhelo de los pueblos de nuestro tiempo, especialmente de los jóvenes, que tienen sed de paz y hacen sacrificios por la paz. Llevo también el grito de los pobres, que siempre están entre las primeras víctimas de la violencia y los conflictos».

Como es habitual, en esta edición se incluyen las homilías en forma completa y oficial de Su Santidad Francisco. Tal es el caso de su mensaje del Ángelus dominical ofrecido desde la ventana del estudio privado del Palacio apostólico vaticano. Frente a la plaza San Pedro, y antes los fieles presentes respetando distancias sociales, el Pontífice manifestó que “Jesús, quiere educar a sus amigos de ayer y de hoy en la lógica de Dios. ¿Y cuál es la lógica de Dios que vemos aquí? La lógica del hacerse cargo del otro. La lógica de no lavarse las manos, la lógica de no mirar a otro lado. La lógica del hacerse cargo del otro. El <> no entra en el vocabulario cristiano”. Francisco que ha tomado el texto evangélico de la multiplicación de los panes y los peces (S. Mateo 14,13-21), también afirmó: “Cuando leo las noticias de las guerras, del hambre, de las pandemias, tantas cosas, ¿tengo compasión de esa gente?”

Siguiendo las líneas pastorales, eclesiales e integrales de Francisco, este ejemplar ocupa abundante espacio a la situación de la Amazonía, sus pueblos originarios y su ecología dentro de esta situación de pandemia. Lo hace en tres artículos editoriales. El primero a cargo del padre Fernando Chica Arellano, representante de la Santa Sede ante la FAO. Bajo el título “Los pueblos indígenas en tiempos de covid-19”, padre Fernando afirmó que: “La pandemia de coronavirus está mostrando la importancia de articular correctamente los diversos niveles de atención médica. Mientras los pueblos indígenas sufran de malnutrición y no puedan ejercer la soberanía alimentaria, es claro que quedarán muy debilitados para hacer frente a cualquier enfermedad. Los fallos estructurales y el abandono sistemático de las poblaciones indígenas amazónicas por parte de los diversos estados se han puesto de manifiesto de modo dramático en esta coyuntura”. El segundo artículo escrito por el presbítero protestante Marcelo Figueroa, menciona un importante trabajo de estudio de campo que desarrolló el pedagogo, activista ambiental y teólogo brasileño Alejandro Murad. Bajo el título “El pecado ecológico y la conversión ecológica”, sostiene que «aquí se enfatiza su aspecto objetivo y complejo. El pecado ecológico rompe el pacto con Dios, daña a las personas, a las comunidades y al medio ambiente que nos rodea y del cual somos parte. Tal pecado es efectivo en acciones humanas visibles. Pero el ser humano también forma parte de él cuando calla ante la injusticia socioambiental o es cómplice de ella». Finalmente, bajo la cita “Carta de amor a un paraíso herido”, se incluye una entrevista al cardenal Michael Dzerny publicada por la revista CLAR. En la misma, el subsecretario de la Sección Migrantes y Refugiados de la Santa Sede denuncia que «En la Amazonía hay muchos migrantes externos, desplazados internos, víctimas de la trata. Además de los movimientos tradicionales de grupos a lo largo de las rutas fluviales y forestales (a veces interrumpidos), los problemas más difíciles son el abandono del campo, la urbanización desordenada y el uso de la tierra como corredor migratorio».

El resto de la edición incluye abundante material informativo del quehacer de la Iglesia en estos tiempos de COVID-19, no solo en el mundo, sino, y especialmente en Latinoamérica.

En esta Nota