domingo 05 de abril de 2020 | Suscribite
MEDIOS / Nueva edición
viernes 10 enero, 2020

L'Osservatore Romano de esta semana: la paz y el desarrollo humano integral integran en la diplomacia vaticana

Se destaca en este número el discurso del Santo Padre a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditado anta la Santa Sede del jueves próximo pasado.

L'Osservatore Romano de esta semana. Foto: Cedoc
viernes 10 enero, 2020

En este nueva edición semanal en lengua española del L'Osservatore Romano, sin dudas que el contenido más destacado es el discurso del Santo Padre a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditado anta la Santa Sede del jueves próximo pasado.  Éste documento, ya tradicional para las felicitaciones del año nuevo, es publicado en forma íntegra y oficial en esta edición y por supuesto su referencia gráfica ocupa toda la portada. En él, el papa Francisco transita su análisis de la situación geopolítica mundial trazando un hilo narrativo a través de sus viajes apostólicos del año 2019,  pero también dentro de la tensión hermética entre las miradas de esperanza propias de la fiestas y el realismo que marcan los tiempos y sus hechos. El papa resalta en este sentido que la esperanza exige realismo y que se "llamen a los problemas por su nombre", incluso si "el año nuevo no parece estar lleno de signos alentadores, sino más bien con una intensificación de tensiones y violencia ", no se puede dejar de esperar.

Dentro de esta mirada,  el papa Bergoglio una vez más enfrenta en forma decidida y sin eufemismos las denuncias de delitos gravísimos cometidos dentro de Iglesia. Expresa que: “..como es tristemente conocido, no pocos adultos, entre los que se cuentan varios miembros del clero, fueron responsables de delitos gravísimos contra la dignidad de los jóvenes, niños y adolescentes, violando su inocencia y su intimidad. Se trata de crímenes que ofenden a Dios, causan daños físicos, psicológicos y espirituales a las víctimas y lesionan la vida de comunidades enteras”. “..la Santa Sede renueva su compromiso para que se investiguen los abusos cometidos y se asegure la protección de los menores, a través de un amplio espectro de normas que consientan afrontar dichos casos en el ámbito del derecho canónico y a través de la colaboración con las autoridades civiles, a nivel local e internacional.”  En este marco, Francisco recuerda que ha promovido para el próximo 14 de mayo un evento mundial que tendrá como tema: “Reconstruir el pacto educativo global”. Se trata, se explaya el Papa, de «reavivar el compromiso por y con las jóvenes generaciones, renovando la pasión por una educación más abierta e incluyente, capaz de la escucha paciente, del diálogo constructivo y de la mutua comprensión. Hoy más que nunca, es necesario unir los esfuerzos por una alianza educativa amplia para formar personas maduras, capaces de superar fragmentaciones y contraposiciones y reconstruir el tejido de las relaciones por una humanidad más fraterna».

En este punto realiza una línea de conexión entre este desafío de educación juvenil con la problemática del cambio climático. Con obvias referencias personales, Francisco resalta que: Lo hemos visto en el modo con el que muchos jóvenes se están comprometiendo para sensibilizar a los líderes políticos sobre la cuestión del cambio climático”. Es allí donde Francisco muestra la contradicción sobre la mirada en la urgencia de la “conversión ecológica” que los jóvenes reclaman con urgencia, lamentando que por otro lado “…parece no ser acogida por la política internacional, cuya respuesta a las problemáticas planteadas por cuestiones globales, como la del cambio climático, es todavía muy débil y fuente de gran preocupación.”  Destaca que “La XXV Sesión de la Conferencia de los Estados Parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), celebrada en Madrid el pasado mes de diciembre, representa una seria llamada de atención sobre la voluntad de la Comunidad internacional para afrontar con sabiduría y eficacia el fenómeno del calentamiento global, que requiere una respuesta colectiva, capaz de hacer prevalecer el bien común sobre los intereses particulares.”

Haciendo inevitable referencia al significativo Sínodo de Obispos para la región amazónica realizada en el mes de octubre, Francisco explaya el significado de ecología integral que incluye otras temáticas que afectan la vida de esta región del planeta. Por ello, como el papa sudamericano expresa con conocimiento y preocupación “la multiplicación de crisis políticas que se van extendiendo en numerosos países del continente americano, con tensiones e insólitas formas de violencia que empeoran los conflictos sociales y generan graves consecuencias socioeconómicas y humanitarias. Las polarizaciones, cada vez más fuertes, no ayudan a resolver los auténticos y urgentes problemas de los ciudadanos, sobre todo de los más pobres y vulnerables, y mucho menos lo logra la violencia, que por ningún motivo puede ser adoptada como instrumento para afrontar las cuestiones políticas y sociales. En este contexto, quiero recordar especialmente a Venezuela, para que continúe presente el compromiso de la búsqueda de soluciones. En general, los conflictos de la región americana, aun cuando tienen raíces diferentes, están mancomunados por profundas desigualdades, por injusticias y por la corrupción endémica, así como por las diversas formas de pobreza que ofenden la dignidad de las personas. Por tanto, es necesario que los líderes políticos se esfuercen por restablecer con urgencia una cultura del diálogo para el bien común y para reforzar las instituciones democráticas y promover el respeto del estado de derecho, con el fin de prevenir las desviaciones antidemocráticas, populistas y extremistas.”

papa francisco 24122019

Obviamente que no podía faltar una referencia a la crisis reciente entre Estados Unidos e Irán. Al respecto Bergoglio se muestra muy preocupado ante “el aumento de la tensión entre Irán y los Estados Unidos y que amenazan poner en riesgo ante todo el lento proceso de reconstrucción de Irak, como también crear las bases de un conflicto a mayor escala que todos desearíamos poder evitar. Por lo tanto, renuevo mi llamamiento para que todas las partes interesadas eviten el aumento de la confrontación y mantengan «encendida la llama del diálogo y del autocontrol», en el pleno respeto de la legalidad internacional”. 

Francisco culmina su discurso dando un claro mensaje a la comunidad mundial sobre la violencia a la mujer en todas sus formas. En su propias palabras declara que: “Toda violencia infligida a la mujer es una profanación de Dios. Ejercer violencia contra una mujer o explotarla no es un simple delito, es un crimen que destruye la armonía, la poesía y la belleza que Dios quiso dar al mundo”.

El ejemplar contiene también importantes documentos y declaraciones del papa Francisco referidas a los tiempos litúrgicos de Epifanía. Del mismo modo, especial dedicación le dedicó el Santo Padre al tema de la eutanasia. En su mensaje para la Jornada Mundial del Enfermo que se publica íntegramente destaca que: “En la asistencia y en el cuidado de las personas que sufren no es necesario ceder a la tentación de recurrir «a actos que lleven a la eutanasia, al suicidio asistido o a poner fin a la vida, ni siquiera cuando el estado de la enfermedad sea irreversible».


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4956

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.