viernes 09 de diciembre de 2022
MODO FONTEVECCHIA TROFEO DE CAMPEONES

Racing superó a Boca en un clásico caliente

Para cerrar la temporada del fútbol argentino, la Academia gritó campeón luego de vencer al Xeneize por 2-1, en un partido rodeado de polémicas y muchas expulsiones.

Había un aire denso y con síntomas de una definición ya desde la previa en el Estadio Único de La Pedrera en Villa Mercedes, San Luis en la final del Trofeo de Campeones 2022.

En la semana el Xeneize la había puesto picante a la previa del duelo de Racing, luego de que el equipo de Fernando Gago allá superado a Tigre en el partido de desempate, con una foto del plantel posando con los títulos obtenidos: la Copa LPF y la Liga Profesional.

Esos títulos le dieron el boleto al equipo de Hugo Ibarra para jugar la definición del Trofeo de Campeones. Por su parte, la Academia jugó el partido desempate con Tigre, ambos fueron subcampeones de la Copa LPF y la Liga Profesional respectivamente. Ya en San Luis, para ponerle aún más condimento a la previa de un partido caliente, el Xeneize entró al verde césped con ambos trofeos para pasearlos ante su gente.

Ya con los ánimos calientes comenzó el partido que no perdió vértigo durante los 120´ que se disputaron. A los 18´abrió el marcador Norberto Briasco para Boca con un lindo tanto. El ex Huracán sorprendió desde el arranque en el once del conjunto de La Ribera, pero pagó con creces, no solo por el gol sino por el partido que realizó en líneas generales.

Pocos minutos le duró la alegría a Boca, ya que luego de un remate de afuera del área de Matías Rojas y una floja respuesta de Agustín Rossi, a los 22’ del primer tiempo el partido estaba como al comienzo, igualado. Luego de firmar el empate, el equipo de Fernando Gago inclinó la cancha y fue superior a Boca en el primer tiempo.

Carlos Alcaraz dejó un mensaje para la gente de Boca después de su gol: "Se lo tomaron mal"

Lejos de bajar la intensidad, el segundo tiempo fue electrizante y rodeado de polémicas. En el comienzo del complemento se encontró mejor parado al equipo de Ibarra teniendo algunas chances claras de irse arriba en el marcador. Así los primeros 20´ del segundo tiempo el Xeneize se encontraba con chances más claras. Sin precisión en los últimos metros, Racing también aprovechó para golpear en alguna contra, teniendo chances claras en los pies de Gabriel Hauche y Carlos Alcaraz. Ya en la recta final del partido el encuentro se tornó de golpe por golpe donde el desenlace pudo ser para cualquiera.

Cuando el tiempo extra asomaba aparecieron las primeras expulsiones. La de Sebastián Villa, que enloqueció a la defensa académica durante el segundo tiempo, y Johan Carbonero luego de un infantil cruce con algunos empujones. Así a los 90’+5, Facundo Tello, árbitro del encuentro, mandó a ambos jugadores a las duchas.

Comenzado el primer tiempo extra, las piernas ya pesaban y cada ataque tomaba un peligro importante. Luego de un envío al área, Alan Varela quiso terminar la jugada para evitar la contra de Racing, pero fue con tal vehemencia que impactó de lleno con Alcaraz y significó la tarjeta roja para el volante surgido en las inferiores xeneizes. De esta manera, a los 100’ del partido Boca estaba con nueve hombres en cancha y así Racing inclinó más la cancha.

El picante posteo de Marcos Rojo sobre el Trofeo de Campeones

A partir de ese momento Boca lo único que hizo fue aguantar la arremetida de la Academia que sondeaba cada vez más el área de Rossi. Cuando parecía que el Xeneize lograba su cometido y estiraba la definición a la tanda de penales apareció la cabeza de Carlos Alcaraz para todo el desahogo de los hinchas de Racing.

El gol de Alcaraz no sólo desencadenó en el triunfo del equipo de Gago, sino que llevó a la lluvia de expulsiones en el encuentro. El festejo del gol fue tomado de mala manera por los futbolistas xeneizes y allí se desencadenó un tumulto que generó varias tarjetas rojas en el aire. Luis Advíncula, Carlos Zambrano en Boca y el autor del gol, Alcaraz junto con Jonathan Gómez en Racing fueron expulsados. Luego cuando parecía que se reanudaban las acciones cayeron más expulsiones en el Xeneize con Diego González, en el banco de suplentes y Frank Fabra.

Lo que le puso punto final al encuentro fue un gesto de Darío Benedetto hacia la cámara haciendo alusión a que Racing puso dinero para que el arbitraje lo favorezca. Dicho accionar del delantero fue revisado en el VAR y así Tello decidió expulsar al 9 xeneize.

Llegando al límite de expulsados dentro del terreno de juego el partido terminó de manera directa otorgándole el triunfo a Racing. Así luego del gol de Alcaraz y 10 expulsados el que alzó el último trofeo del año en el fútbol argentino fue Racing que superó a Boca 2-1 en un clásico más que caliente.

JL PAR