viernes 07 de mayo de 2021
OPINIóN Política externa e interna
09-04-2021 23:12

Economía sin rumbo

Eduardo Fracchia*
09-04-2021 23:12

El costo económico de la cuarentena es conocido por todos. Pero lo relevante, además de actuar con coherencia durante la crisis, es prepararse para la pospandemia. Se espera un contexto mundial en crecimiento, donde el objetivo sea recuperar parte de los 6 puntos porcentuales netos que habrá caído la economía argentina desde el inicio del gobierno kirchnerista.

China volvió a crecer fuerte, lo que nos importa por ser el segundo socio comercial del país. Esto influye de modo marcado en las exportaciones y puede fortalecer las reservas netas, virtualmente en cero.

Hay algunos análisis interesantes que hacen un paralelismo de equivalencia entre fases de la cuarentena y descensos de la actividad, donde se evidencian serias amenazas de ingreso real (PBI) en tanto se vuelva al confinamiento con diferentes intensidades. Esto es relevante para el corto plazo y la aparente llegada de la segunda ola.

Con el fin de mejorar la ecuación fiscal, importa la dinámica del gasto público. Se llevó a cabo un ajuste para jubilados y seguramente se evidencie una contracción del ingreso real de los empleados públicos, ya que la inflación será mayor que los aumentos en los ingresos nominales.

 En el frente externo, es probable que los sectores que lideren la fase de recuperación sean los vinculados a la industria de alimentos. Se estima una balanza comercial positiva en 10 mil millones dólares, estrechamente asociada a la recesión que comenzó a mediados de la presidencia de Macri y no tanto a la mayor competitividad cambiaria.

Por otro lado, al contexto de un dólar competitivo se agrega que el cepo sobre las importaciones puede ser perjudicial para insumos importados, en particular sobre las necesidades del sector agropecuario. Parece volver la tradicional problemática entre necesidad y capacidad de importación.

La demanda de dólar futuro es estable, sin mayor temor a que se acelere una devaluación. La relevante brecha del dólar paralelo respecto del oficial está asociada al nivel de incertidumbre derivado de la negociación de la deuda. Si bien no ha aumentado durante el verano, esto no fue gratis, se logró incurriendo en costos.

Dada la altísima emisión en 2020 por la crisis, la inflación del segundo semestre es la gran duda de 2021. A diferencia de Estados Unidos y Europa, a nuestra moneda no deseamos stockearla.

En este marco de complejidad, la negociación de la deuda es condición necesaria. Los bonistas están más dispersos que en otros contextos de reestructuración y claramente los políticos no quieren el default de 2001. Aparentemente, los bonos poscanje de Guzmán han perdido valor. En términos relativos, la deuda no sería alta para los parámetros de los países centrales –cerca de un 90% respecto al PIB– pero sí para los emergentes. Nos complica la falta de confianza que se percibe en el elevado riesgo país.

Respecto de la política interna, es clave seguir la mayor injerencia de Cristina Fernández en el campo económico, que se evidenció desde el comienzo con el caso Vicentin, en los nombramientos realizados en puestos claves de la economía y en muchos comentarios sobre la gestión de corto y mediano plazo. A pesar de que tiene una imagen negativa muy alta, de 60%, es la accionista del Gobierno y el Presidente no está empeñado en el armado y acumulación de poder, sino en un rol de articulador y componedor.

El ministro Guzmán estuvo centrado solo en el tema de la deuda desde que asumió. Ha crecido su imagen y representa cierta ortodoxia en un mar de dirigismo estatista. Pero sin dudas falta “una figura que juegue en toda la cancha”, más aún en tiempos de mucha conflictividad.

Si bien la popularidad del Presidente es normal, había crecido mucho al inicio del manejo de la pandemia, la recesión de 2020 y seguramente de comienzos de 2021 comprometerán los votos oficialistas de la elección de medio término. El mérito de gestionar inicialmente la pandemia es del Presidente, pero también el costo político por la recesión.

*Director del Área de Economía del IAE Business School.

Producción: Silvina Márquez.

En esta Nota