jueves 06 de agosto de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Desarrollar experiencia
viernes 31 julio, 2020

Educación y proyecto de vida

Educación en casa Foto: cedoc

En estos días, la entidad Proyecto Educar 2050 clama con angustia que en el último relevamiento de datos se evidencia que la mitad de los estudiantes no culmina el ciclo obligatorio educativo. Recordemos: la mitad.

Al mismo tiempo, y a pesar de los esfuerzos declarados del Banco Mundial en las Metas 2020, la brecha tecnológica preexistente entre nuestros jóvenes ha mostrado cruel y palmariamente que se ha profundizado. La mayoría debe estudiar, estar en clase y entregar trabajos desde su celular. Compartir con su familia en distintos horarios un único equipo. Conseguir dispositivos como una webcam por ejemplo, se volvió un gasto extra e imposible de afrontar en este contexto. Todo esto, en el mejor de los casos. Los jóvenes de sectores vulnerables no pueden siquiera realizar las tareas o compartir clases con sus compañeros porque a pesar de poseer celulares o tablets, no tienen acceso gratuito a Internet. Ellos o sus padres deben afrontar el costo. Son infinitas las situaciones de agobio personal, que en este pequeño espacio no podemos desarrollar.

Como educadores comprometidos tenemos la obligación de aprender de las debilidades y fortalezas con el fin de apuntalar a las unas y profundizar en las otras. A saber, un proyecto de vida.

El ser humano tiene una enorme capacidad de resistencia frente a las variadas circunstancias externas negativas, es justamente una de las variables, quizá hasta la más determinante, para que continúe los estudios aún en circunstancias personales y sociales adversas. Así, nuevas investigaciones sobre la perspectiva temporal están demostrando una arista poco explorada pero por demás significativa a la hora de comprender el abandono y la desidia.

La perspectiva temporal , también llamada perspectiva de futuro, orientación futura, es un constructo cognitivo-motivacional que se refiere a la percepción del tiempo, cuyo conocimiento es fundamental para comprender el comportamiento del hombre y cómo conforma su proyecto de vida. El concepto fue introducido por Lewin, que en su teoría dinámica de la personalidad lo comprende como una dimensión particular de la conducta humana. Entre los modelos que surgieron a partir de su trabajo, se destaca el propuesto por Zimbardo y Boyd, en el que la perspectiva temporal se concibe como un proceso que está influido por las experiencias vividas a las que se le asignan categorías temporales cognitivas.

Estos marcos cognitivos pueden ser modelos temporales repetitivos o únicos en la vida de las personas, con los que se codifican, almacenan y resignifican eventos, expectativas, metas y situaciones imaginadas o creadas que se experimentan en el momento de tomar una decisión, realizar una acción o una apreciación. La perspectiva temporal puede estar no sólo centrada en el pasado, en el presente o en el futuro, sino también aprenderse y, por lo tanto, modificarse e influir sobre las acciones, juicios y decisiones que se toman durante el transcurso del ciclo vital

Todos los docentes han creado y crean una atmósfera significante para los jóvenes, la mayoría de las veces, en forma espontánea y asistemática. El desafío post pandemia será desarrollarla en forma sistemática con la experiencia que materias como  historia, filosofía, antropología, entre otras,  tienen en sus bagajes de conocimientos, liberadas ahora de intencionalidades mezquinas.

Un camino claro se abre para todos los docentes.

 

*Especialista en educación superior de la Universidad Austral.


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5079

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.