domingo 29 de mayo de 2022
OPINIóN 8M I
06-03-2022 05:48

Pensar ciudades inteligentes con perspectiva de género

06-03-2022 05:48

Planificar el desarrollo de las ciudades es prioritario. Pensar el diseño de los espacios urbanos desde una perspectiva de género y con foco en la integración, es urgente.

Los desafíos habitacionales, ambientales y económicos son la vivencia diaria de aquello que señalan los datos: desde 2007, la población urbana supera la rural y se estima que, para 2050, el 70% de la población mundial vivirá en la ciudad. En América Latina, ese pronóstico se eleva al 85,9% (ONU). Y si de datos se trata, en el panorama global no se debe perder de vista que el 49,5% de la población mundial está conformado por mujeres. El camino de la planificación urbana y de la participación ciudadana necesariamente debe cruzarse con el de la perspectiva de género y la integración. El foco puesto en las personas y la tecnología incorporada a una gestión estratégica abren numerosas posibilidades de lograrlo. Las soluciones están a una toma de decisión de distancia.

A esta altura suena cliché decir que la tecnología atraviesa cada vez en mayor medida nuestras vidas. Lo que resulta clave es que el protagonismo también lo tengan las preguntas sobre la creación y el uso de esa tecnología. ¿Quién desarrolla las soluciones que organizan la vida cotidiana? ¿A qué población se tiene en cuenta cuando se las diseña? Solo basta mirar las señalizaciones que hacen referencia a cuerpos masculinos, los cambiadores para bebés únicamente en baños para el género femenino y la falta de alumbrado público como dispositivo elemental de seguridad para comprobar que la experiencia de las mujeres suele quedar relegada en la planificación urbana, así como la de otras identidades y minorías.

Las ciudades, sin duda, deben pasar por ese tamiz para convertirse en lugares accesibles, inclusivos, sostenibles y seguros. Las llamadas ciudades inteligentes –smart cities– vienen a proponer distintos modos de responder esos interrogantes. Lo que las hace “inteligentes” es precisamente poner en el centro a las personas e integrar la tecnología a la gestión urbana. El objetivo es transformar las ciudades en espacios innovadores, colaborativos y participativos para mejorar la vida de quienes las habitan. Además de utilizar datos para ajustarse a las demandas de la población y de promover la alfabetización digital de las personas, las ciudades inteligentes deben incluir la perspectiva de género entre las dimensiones ineludibles para generar entornos que garanticen el derecho a la ciudad a “todas” las personas. Esto abarca desde aspectos como la movilidad, la seguridad y la accesibilidad hasta el uso de los espacios públicos.

La inclusión de las mujeres entre quienes piensan las problemáticas sociales de los centros urbanos y gestionan las ciudades permite expandir las perspectivas sobre los temas a resolver y contemplar necesidades de poblaciones que no suelen ser tenidas en cuenta. En Bogotá, por ejemplo, la alcaldesa Claudia López desarrolló la Política Pública de la Bicicleta que tiene entre sus principales objetivos garantizar una mayor participación de las mujeres en el uso de este tipo de movilidad, ya que representan solo el 24% de los viajes diarios en bici. De igual manera, vale observar de cerca la gestión de alcaldesas como Anne Hidalgo (París) y Ada Colau (Barcelona), que además de ser ciudades referencia en materia de smart city vienen foniendo foco en la “visión de ciudad con perspectiva de género”.

A paso lento, comienzan a materializarse algunas señales de cambio. Que las mujeres integren la mitad de la población no es meramente un dato estadístico, es uno de los sobrados indicadores y motivos para que su participación en los grupos de personas que toman decisiones y en la población destinataria de las soluciones sea un tema prioritario en la agenda global. En eso estamos.

* Directora de la Diplomatura en Smart Cities de la Escuela de Gobierno, Universidad Austral.
Fundadora de Trend Smart Cities (www.trend-smartcities.com).

En esta Nota