jueves 20 de enero de 2022
OPINIóN FLURONA
15-01-2022 01:31
15-01-2022 01:31

¿Señal para la vacunación universal?

15-01-2022 01:31

La identificación reciente en Israel de una mujer joven embarazada coinfectada con influenza y coronavirus se constituyó en el primer caso reportado de coinfección; designándosela con el nombre de flurona. Dicha paciente; que dio a luz normalmente y evolucionó satisfactoriamente como una enfermedad leve; no se encontraba vacunada contra ninguna de las dos enfermedades.

Este resonante caso, tal vez podría oficiar de disparador de una insoslayable reflexión: la joven israelí con flurona padeció de dos enfermedades infecciosas potencialmente prevenibles por vacunas.

Según evidencias científicas, la influenza o gripe puede ocasionar en las embarazadas una enfermedad más grave en comparación a mujeres en edad reproductiva no embarazadas y ello constituye el fundamento por el cual organismos como el CDC de Estados Unidos y la OMS recomiendan la vacunación antigripal a embarazadas.

Las embarazadas; igual que con el covid; son consideradas pacientes de riesgo frente a la gripe. Pueden desarrollar más frecuentemente internaciones y neumonía por esta infección que no embarazadas, en tanto la vacunación antigripal reduce el riesgo de influenza en un 50% y de internaciones en un 40%.

Ciertos cambios propios de las mujeres en gestación en su sistema inmunológico, corazón y pulmones, las vuelven más susceptibles a formas graves de influenza. Este riesgo también se extiende en el puerperio, al menos en las primeras semanas después del parto.

La vacunación antigripal de embarazadas también protege a los recién nacidos menores de 6 meses; previniendo la enfermedad por trasferencia de anticuerpos entre un 28% y un 61%. Sin esta protección, la influenza puede afectar al bebé seriamente, asociándose a defectos del tubo neural (malformación congénita), parto prematuro, bajo peso al nacer, e incluso muerte fetal. Datos trascedentes; y que deberían animar a la vacunación antigripal de las embarazadas; ya que no existe una vacuna autorizada disponible para recién nacidos hasta el sexto mes.

En otro orden de cosas; los estudios han demostrado que la vacuna antigripal es segura en cualquier etapa del embarazo, desde las primeras semanas hasta el parto. No obstante, es ideal que se vacunen durante el primer trimestre de gestación; de modo que se generan anticuerpos más precozmente.

Similar a la gripe, la covid-19, conlleva un mayor riesgo de gravedad, hospitalizaciones y asistencia respiratoria mecánica en las embarazadas. También tienen más probabilidades de parto prematuro y abortos.

Las vacunas contra covid constituyen un logro sin precedentes. Como lo señalan diversos estudios, son altamente efectivas para prevenir enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes por SARS CoV-2, aceptablemente seguras y vienen salvando muchísimas vidas en todo el mundo.

En los países con altas cobertura de vacunas anticovid; como el nuestro; las vacunas nos previenen de las devastadoras consecuencias que acarrean hospitalizaciones por esta enfermedad para los pacientes, sus familias y el sistema de salud.

Las vacunas han sido determinantes en la erradicación de enfermedades infectocontagiosas peligrosas como la viruela; y constituyen el método más seguro y efectivo para prevenir covid y gripe. La población puede recibirlas confiada; aceptando una relación de riesgos y beneficios; y siguiendo los lineamientos de Salud Pública al respecto.

*Prof. Adj. a cargo Enfermedades Infecciosas. Facultad de Ciencias Biomédicas, Universidad Austral.

En esta Nota