sábado 10 de diciembre de 2022
POLICIA el padre de angeles declaro como testigo

"No sospecho ni dejo de sospechar de nadie"

Franklin Rawson estuvo cara a cara con el juez que tiene a cargo la causa por el crimen de su hija. Habló dos horas. Y a la salida dijo que espera que “llegue al fondo de la verdad”.

29-06-2013 06:33

El padre de Angeles Rawson declaró durante dos horas ante el juez que investiga el crimen de su hija. “No sospecho ni dejo de sospechar de nadie, pero espero que se llegue al fondo de la verdad”, sostuvo Franklin Rawson en la puerta de Tribunales.

Con convicción y fragilidad. Con suavidad y fuerza, se paró ante los medios. No quiso dar detalles de su declaración testimonial ante el juez de instrucción Javier Ríos. Pero destacó su conformidad con el curso de la investigación, aunque le exigió a la Justicia que “se llegue al fondo de la verdad”.

“Yo soy el papá de Angeles y me presento como querellante ante la Justicia, esto significa que le pido a la Justicia que llegue al fondo de la verdad de lo que le pasó a mi hija. Le estoy pidiendo a la Justicia que utilice los medios que tiene a disposición, que investigue con seriedad y objetividad, por eso no puedo estar opinando y sospechando. Yo no sospecho y no dejo de sospechar de nadie, no acuso ni defiendo a nadie, les pido que lleguen a la verdad”, dijo a la prensa.

Franklin no quiso sumarse al aluvión de hipótesis, aunque reconoció que su “cabeza funciona a diez mil por hora”. Su vida cambió hace dos semanas cuando se enteró que su hija Angeles, de 16 años, había desaparecido. Al día siguiente, se conoció la peor noticia: su cuerpo había aparecido en una de las cintas del proceso de clasificación de la basura, en Ceamse de José León Suárez.

El portero Jorge Mangeri es el único imputado que tiene la causa. Desde el sábado 15 de junio está detenido en la cárcel de Ezeiza. Horas antes había ido a declarar como testigo ante la fiscal. Pero en medio de su declaración se autoinculpó. “Soy el responsable de lo de Ravignani 2360; fui yo. Mi mujer no tiene nada que ver”, dijo según consta en la causa.

Franklin, empleado de Techint, conoce al portero desde hace más de una década. “Tuve trato normal con Mangeri cuando vivía en ese departamento (donde vivía Mumi), pero después de divorciarme (con la mamá de Angeles) me fui. Este último tiempo lo veía y saludaba cuando iba a buscar a mis hijos”, destacó. El ingeniero tuvo junto a María Elena dos hijos: Juan Cruz y Angeles.

Franklin ingresó en el Palacio de Tribunales de calle Talcahuano al 500 ayer por la mañana. A las 12.55 se sentó ante el juez Ríos y la fiscal Paula Asaro.

Fuentes judiciales informaron que le exhibieron fotografías de las cámaras de seguridad en las que se observa el paso de su hija, el lunes 10 de junio cuando regresaba de su clase de gimnasia. “No corresponde contar lo que hablé con el juez. Creo que no aporté un dato importante. Amplié y ratifiqué un poco mi declaración, pero ahora ante el juez. La Justicia está actuando de forma seria, transparente y rápida, pero voy a estar conforme cuando termine todo. Creo que se está haciendo todo lo correcto para llegar a la verdad”, reflexionó.

Franklin también hizo alusión a la relación que su hija tenía con su madre, María Elena Aduriz, su padrastro, Sergio Opatowski y sus hermanos, con los que vivía en el departamento de Ravignani al 2300. “Ellos tenían una relación buena, nunca me comentó que nada le afectara”, destacó. Además confirmó que no tiene comunicación con su ex mujer. “No estoy hablando con ella”.

La familia de la joven volvió a estar en la mira cuando el abogado querellante aportó un audio de una vecina del edificio en donde vivía Mumi en donde se hacía referencia a una discusión entre la joven y su círculo íntimo. Sin embargo, este audio habría quedado descartado luego de la declaración de los vecinos (ver aparte). El abogado Pablo Lanusse ratificó que, en los restos de Angeles, se encontró “un único perfil masculino que es atribuido exclusivamente a Mangeri. En la causa no hay un segundo perfil masculino, el otro es obviamente el de Angeles”.

En esta Nota