domingo 19 de septiembre de 2021
POLICIA golfista preso
16-01-2021 03:07

“Tengo miedo por mi familia”, dice una de las ex parejas del Pato Cabrera

El ganador del Masters de Augusta está detenido en Brasil, a la espera de ser extraditado a la Argentina. Una de las denunciantes cuenta su calvario y las amenazas que recibió.

16-01-2021 03:07

El golfista Angel “Pato” Cabrera vive su hora más oscura. Hace rato no juega los torneos de primer nivel y desde agosto del año pasado su situación procesal comenzó a agravarse, cuando decidió salir de la Argentina sin autorización judicial. Desde el jueves permanece detenido en una cárcel de Río de Janeiro, donde fue arrestado por personal de Interpol.

Cabrera está acusado por múltiples delitos: agresiones y amenazas agravadas por violencia de género, robo simple y desobediencia reiterada. Según el abogado de una de las denunciantes, el deportista podría pasar hasta seis años en la cárcel. Su negativa a comparecer el año pasado, además, le impediría obtener el beneficio de excarcelación mientras dure el proceso.

El afamado golfista fue denunciado por tres ex parejas. Cecilia Torres Mana es una de ellas. Apenas supo de su detención confesó sentir “miedo” porque Cabrera amenazó con matarla en caso de terminar preso. “En varias ocasiones él me supo decir que si iba preso yo volvía en un cajón, así que por ese lado tengo muchísimo miedo”, reconoció en declaraciones al programa Arriba Córdoba. “La gente con la que se movía no era para nada buena, tengo miedo por mi familia”, amplió Torres Mana. 

La mujer confesó que sintió “terror” ante la posibilidad de que Cabrera vuelva a Córdoba sin ser detenido. “Parecía que nunca iba a suceder que pudieran pararlo. Por más que iba a denunciar él seguía libre, haciendo su vida, no dejando en paz a sus víctimas. Es increíble ver lo que está sucediendo. Todo este tiempo él se manejaba en vuelos privados, por lo tanto, yo tenía terror a que vuelva”, reconoció.

Sobre su denuncia, Torres Mana ratificó que el golfista no solo la amenazó, sino que también la golpeó varias veces. “Muchísimas agresiones tenía por parte de él. También me quitó un celular, porque controlaba todo. No soy la primera persona a la que le pasa. Hay que pararlo y que nos deje en paz. Él se cree que vos sos de él toda la vida y que tenés que aguantar los golpes y humillaciones constantes”, contó.

Por su parte, Carlos Nayi, abogado de Cecilia Torres, otra de las denunciantes, reveló que “hace unos días” el ex campeón del Masters de Augusta “se atrevió a amenazar a la madre de sus hijos”. “La llamó porque empezó una relación sentimental con otro hombre. Le dijo: ‘Te voy a cagar matando. Me tomo un jet privado, voy y te mato. Me cago en todos los jueces argentinos’”, señaló el letrado. 

Nayi entendió que el golfista difícilmente pueda evitar una condena a prisión: “Cabrera eligió la clandestinidad: permaneció prófugo de la Justicia. Pero no va a poder evadir la condena: la querella está dispuesta a pedir una pena no inferior a seis años de prisión efectiva, porque hay concurso real”, afirmó.

  

Preso en Brasil. Cabrera fue apresado este jueves por Interpol en la zona de Leblon, una de las más exclusivas de Río de Janeiro. Según pudieron reconstruir los investigadores, el golfista llegó a Brasil, procedente de Estados Unidos, el 31 de diciembre pasado, aunque su ingreso al vecino país recién pudo ser detectado cinco días después.  

De acuerdo a medios brasileños, Cabrera fue trasladado a la cárcel pública José Frederico Marques, en la zona norte de Río, que alberga a cerca de 500 presos. Por tratarse de una unidad de tránsito, no está superpoblado como la mayoría de los penales brasileños. Se supone que allí permanecerá hasta ser deportado a la Argentina, una medida que podría demorar varios días. 

Acusación. El Pato Cabrera deberá comparecer por varias denuncias por violencia de género. La primera es de diciembre de 2016, cuando violó una orden de acercamiento y agredió a Torres Mana. En 2018 volvió a golpearla: le pegó en la cabeza, la amenazó y hasta le robó el celular cuando ella quiso filmarlo. 

En diciembre pasado, otra ex pareja del deportista lo denunció por “amenaza de muerte” en la fiscalía de violencia familiar de Córdoba que está a cargo de Cristian Griffi. El golfista ya estaba prófugo de la Justicia argentina e instalado en Estados Unidos, pero esa situación no lo amedrentó.

Durante los últimos meses el Superior Tribunal de Justicia de Córdoba, donde tiene su domicilio Cabrera en la localidad de Villa Allende, le había rechazado dos peticiones al golfista. Según la agencia Télam, una para que la causa recayera en la Cámara Tercera del Crimen y no en la Segunda como finalmente ocurrió, y la otra para poder regresar al país y prestar declaración en libertad y no detenido, como ocurrirá ahora.

A mediados de agosto del año pasado, el fiscal Griffi ordenó su comparecencia por no haberse presentado en causas por violencia de género. Cuando fueron a buscarlo supieron que ya no estaba más en el país: se había ido hacia los Estados Unidos para participar de torneos de golf senior, pero sin autorización judicial.  Enseguida el fiscal pidió su captura internacional, aunque esta recién se hizo efectiva esta semana. 

 

Una carrera gloriosa

En 2009, cuando obtuvo el Masters de Augusta, el Pato Cabrera fue recibido como un héroe en Villa Allende, Córdoba, su ciudad natal. 

La caravana fue multitudinaria. “Es un momento muy importante de mi vida y con sacrificio y trabajo todo se puede”, declaró al subir a la camioneta que lo trasladó desde el aeropuerto de la ciudad hasta el club que lo vio nacer como golfista.

Para algunos es el mejor golfista argentino de la historia, por encima del legendario Roberto De Vicenzo.

Es que Cabrera obtuvo dos títulos de Grand Slam, el US Open de 2007 y el de Augusta de 2009, pero además figuró entre los diez mejores jugadores del ranking mundial. 

A lo largo de su carrera ganó 26 títulos, entre los que se destacan también el Abierto de la República (2001), Benson & Hedges International Open (2002), el campeonato Británico de la PGA (2005),  el Abierto del Centro de Córdoba (2013) y The Greenbrier Classic (2014).

En esta Nota