3rd de March de 2021
POLICIA los futbolistas no jugarÁn el partido de hoy con patronato
05-12-2020 02:01

Una joven denunció haber sido abusada en medio de una fiesta con jugadores de Vélez

La víctima aseguró que fue atacada por un hombre en una casa de un country de San Isidro, que había sido alquilada por el delantero Juan Martín Lucero. También estaban Ricardo Centurión y Thiago Almada.

05-12-2020 02:01

La fiesta clandestina que habría organizado un jugador profesional de Vélez Sarsfield duró varias horas. Se hizo en un country de San Isidro. Hubo música y, aparentemente, mucho alcohol. Pero lo peor es que terminó en un escándalo, porque una joven de 28 años denunció haber sido abusada sexualmente en una de las habitaciones de la casa.

Juan Martín Lucero (29), Ricardo Centurión (27) y Thiago Almada (19) aparecen mencionados en la declaración de una testigo y amiga de la víctima, aunque ninguno de ellos habría tenido relación con el supuesto ataque sexual. En la fiesta también habría estado el volante Miguel Brizuela (23), pese a que su nombre no figura en la denuncia.  Lo que se investiga –en el caso de los futbolistas– es si fueron cómplices u ocultaron pruebas para beneficiar al supuesto abusador. Por lo pronto, el club decidió que no jueguen el partido de hoy frente a Patronato (ver aparte).    

Según este testimonio, Lucero habría alquilado una casa en el country Camino Real, en la localidad de Boulogne, partido de San Isidro. La testigo refirió que este jueves, cerca de las 6 de la tarde, ingresó al barrio cerrado a bordo de su Volkswagen Up, en compañía de dos amigas.

“Centurión fue el que nos abrió la puerta”, le dijo la joven a Laura Zyseskind, a cargo de la Fiscalía de Violencia de Género de San Isidro, que le tomó declaración a ella y la víctima en el lugar donde presuntamente ocurrió el hecho. La mujer recordó que había varias mujeres más y hasta describió el lugar: “Es una casa de dos plantas que tiene un quincho cerrado, a la izquierda había una pileta con tres reposeras, donde estaban sentadas ellas (por las otras chicas)”. 

No hay duda de que se trataba de una fiesta. “Algunas estaban bailando en el quincho”, aseguró en su declaración. Al parecer, el encuentro habría comenzado un par de horas antes.

Según la versión de la amiga de la víctima, una de las chicas les advirtió apenas llegaron que tengan cuidado: “Chicas, me acaban de robar”, les dijo y por eso –de acuerdo a su relato– decidieron ir a “buscar” sus pertenencias y se quedaron cerca de ellas.

Además de Centurión, la testigo precisó que también se encontraban en la casa otros dos jugadores de Vélez: Thiago Almada y Juan Martín Lucero. “Estaban Centurión, Thiago Almada, que es el más petiso de todos y con el cual mi amiga quería estar, y Martín Lucero, que es el que alquiló la casa”, aseguró en la denuncia.  

 

El ataque. La joven contó que cerca de las 9.30 de la noche comenzó a buscar a su amiga por toda la casa. Dijo que subió a la planta alta y advirtió que la puerta de una de las habitaciones estaba cerrada con llave. Más tarde, y preocupada porque no aparecía, regresó a la parte superior y encontró a la víctima desvanecida en la pieza a la que anteriormente no había podido ingresar.    

“Mi amiga estaba desmayada en la cama, con una jarra de plástico en la mano”, describió. De acuerdo a su versión, vio salir del lugar a un hombre de “contextura robusta, pelado, de remera gris y bermuda de jean”, que se estaba “subiendo los pantalones y riéndose”.   

“No tengo duda que fue abusada”, le dijo a la fiscal sobre lo que pasó con su amiga. “Ella –por la víctima– no accedería a tener relaciones con una persona así, con esas características; además estaba inconsciente”, indicó.  

La testigo recordó que cuando encontró a su amiga desvanecida empezó gritar y enseguida comenzaron a subir las otras chicas. “También subió Martín (por Lucero)”, señaló.  

“La llevamos al baño. Yo entro con ella y una chica gordita y morochita, y cierro la puerta. Mi amiga empieza a vomitar. Le mojamos la cara y se desmaya otra vez. En un momento Martín me lleva a otra habitación para que me calme y no llame a la policía. En ese momento entra el Pelado (al que reconoce como el supuesto abusador) y le doy vuelta la cara de un cachetazo”. 

La joven añadió que discutió con otras mujeres que estaban en la casa porque decían que su amiga estaba borracha. Ella les respondió que no le podían “tocar un pelo porque estaba así”.  

Sobre lo que habló con la víctima después del supuesto ataque explicó que ella le contó que había estado con el “petisito” pero que “la relación fue consensuada” y que luego estuvo con una chica, pero “no recordaba si esa también fue consensuada”. Después le dijo que no tenía recuerdo alguno de haber estado con “este sujeto pelado” que, según le habría dicho Lucero, sería “uno de sus mejores amigos”. 

Además, destacó que cuando salieron de la habitación casi no quedaba nadie en la casa. El único de los tres futbolistas que todavía estaba era Lucero. Centurión y Almada se habían ido antes de que llegara la policía.

La testigo también denunció que les robaron sus carteras.  “Cuando salimos nos faltaban las carteras. La mía era color negra marca Tropea. Tenía la llave del auto, tarjetas de crédito y débito, un teléfono Samsung, el DNI de mi hijo”, acusó.

Según las fuentes, personal de la Policía Científica de la Bonaerense incautó prendas de cama de varias habitaciones de la vivienda que serán analizadas en las próximas horas.

 

“No sabía quién era”

La presunta víctima del ataque sexual, cuya identidad se mantiene en reserva, fue asistida en la Comisaría de la Mujer de San Isidro y revisada en el Cuerpo Médico policial. 

A la fiscal de Violencia de Género, Laura Zyseskind, le dijo que no recordaba mucho porque se sentía mal. Por eso, los investigadores del caso tuvieron en cuenta el testimonio de su amiga, quien fue la que la encontró desvanecida en el interior de una de las habitaciones de la casa. 

“No le vi la cara, no sabía quién era”, aseguró la víctima sobre el supuesto abusador, que su amiga describió de “contextura robusta y pelado”. “Después no me acuerdo más nada; me empecé a sentir mal, me mareaba y tenía ganas de vomitar”, agregó. 

La amiga de la víctima y principal testigo aportó como pruebas tres videos de la fiesta y una fotografía del supuesto contrato de alquiler de la finca que tenía la firma de Juan Martín Lucero, y que ella dice que estaba arriba de una mesa.

 

El comunicado del club

Los cuatro jugadores que supuestamente participaron de la fiesta clandestina fueron desafectados del plantel profesional que viajó a Paraná para jugar frente a Patronato.  

En un comunicado, El Fortín informó que Miguel Brizuela, Thiago Almada, Ricardo Centurión y Juan Martin Lucero no serán tenidos en cuenta en el encuentro de hoy, aunque se aclaró que “ningún jugador del plantel profesional se encuentra denunciado ni imputado en la causa pertinente, al momento de elevar el presente comunicado”.

Además, resaltaron que “la Justicia les tomará declaración testimonial para colaborar con la causa como testigos”.

Al respecto, la directora del Departamento de Género del club, Paula Ojeda, lamentó “muchísimo el hecho”, pero dijo que “si los jugadores no están involucrados, no hay por qué sancionarlos”.

“Vélez tiene un protocolo institucional para casos de violencia de género, pero en este caso los jugadore son testigos de una situación lamentable que sucedió”,  señaló Ojeda.