martes 29 de noviembre de 2022
POLITICA desaparicion del soldado ledo

Absuelven a Milani en una segunda causa por crímenes en la dictadura

30-11-2019 01:30

El ex jefe del Ejército durante el kirchnerismo, César Milani, fue absuelto ayer por la justicia tucumana en el marco de la causa por la desaparición del conscripto riojano Alberto Ledo, ocurrida en 1976, en plena dictadura militar. La decisión del tribunal contrastó con los seis años de prisión que había pedido la acusación en el debate.

La absolución se suma a la que tuvo en agosto pasado, en el marco de la causa Olivera, como se conocía al otro caso de delitos de lesa humanidad en el que fue juzgado. Milani detentó el máximo poder de las Fuerzas Armadas entre 2013 y 2015 y su llegada allí fue en medio de impugnaciones, entre ellas la del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

Al terminar la audiencia, Graciela Ledo, la hermana del conscripto desaparecido, sostuvo que “la sentencia es vergonzosa, estoy profundamente decepcionada. La impunidad de Milani empezó cuando fue nombrado jefe del Ejército. No hay independencia de los poderes. La Justicia es cómplice de los genocidas”.

El otro imputado en el caso, el ex capitán Esteban Sanguinetti, fue condenado a 14 años de prisión, pero como tiene 77 años podrá cumplir el arresto en su domicilio. Ambos  llegaron al caso acusados de los crímenes de lesa humanidad cometidos hace más de 43 años contra el soldado Ledo, en la ciudad tucumana de Monteros.

En el caso de Milani, pesaba la acusación de los presuntos delitos de encubrimiento agravado y falsedad ideológica de instrumento público, ya que se lo acusaba de haber falsificado el acta de deserción del soldado Ledo con la supuesta intención de ocultar su desaparición seguida de homicidio. En tanto que Sanguinetti lo hizo acusado de ser el autor material del secuestro y posterior asesinato de Ledo, ocurrido en junio de 1976.

Durante la jornada de ayer, antes de que se conozca el veredicto, Milani hizo uso de sus últimas palabras y aseguró: “Estoy tranquilo, seguro de que me asiste la verdad y la razón. A pesar de las difamaciones, calumnias e injurias, estos ataques sistemáticos, estoy de pie, no me van quebrar. Sigo creyendo en la patria grande, justa, libre y soberana, donde también existen jueces justos y honorables”. A lo que agregó: “Uso mis últimas palabras para expresar mi firme convicción de que tanto aquí como en el juicio realizado en La Rioja se usaron acusaciones falsas para hacerle daño al Ejército Argentino más que a mí”.

En su indagatoria en el caso Ledo, en octubre pasado, había sostenido que a lo largo de su paso por las Fuerzas Armadas, durante la dictadura “nunca torturé, nunca conocí un centro clandestino de detenciones”. Y añadido que “a Ledo no lo vi en mi vida”.

Además, había dicho que “se trata de una causa artificialmente armada” para perjudicarlo e insistido en que desde que asumió al frente del Ejército, en 2013, fue blanco de “una feroz campaña, pocas veces vista, política, mediática y judicial orquestada por miembros de la oposición actualmente en el Gobierno, por poderes mediáticos que replicaron todo y por sectores de inteligencia externa e interna”.

En esta Nota