sábado 10 de diciembre de 2022
POLITICA Opinin

Acortan los tiempos

Tres meses faltan para las elecciones legislativas anticipadas, y sin embargo pareciera como si estuvieran a la vuelta de la esquina, tal es el afán del oficialismo por asegurarse una victoria que considera indispensable para seguir adelante con lo que queda del mandato de Cristina Kirchner.

29-03-2009 19:05

Tres meses faltan para las elecciones legislativas anticipadas, y sin embargo pareciera como si estuvieran a la vuelta de la esquina, tal es el afán del oficialismo por asegurarse una victoria que considera indispensable para seguir adelante con lo que queda del mandato de Cristina Fernández de Kirchner.

Néstor Kirchner anunciaría esta misma semana su candidatura en la provincia de Buenos Aires: no hay otro hombre que el kirchnerismo considere capaz de ganar caminando el comicio, aunque las encuestas muestren ahora enormes diferencias entre los votos que podría obtener el Frente para la Victoria y los que cosecharían sus principales rivales: la dupla Francisco de Narváez-Felipe Solá en el peronismo disidente -léase duhaldismo- y Margarita Stolbizer en la coalición de centro izquierda que forman el radicalismo y la Coalición Cívica.

Stolbizer, habitualmente recatada y mesurada, disparó munición gruesa al kirchnerismo: el candidato, dijo, está cada vez más cerca de la locura. También apuntó contra la supuesta legitimidad de la postulación del ex presidente: él figura en los padrones de la provincia de Santa Cruz, por lo tanto, aunque tenga residencia desde hace años en Olivos, provincia de Buenos Aires, legalmente no sería correcta su presentación en ese distrito.

Chicanas preelectorales, ya se conocen, y que no tienen destino, por cuanto el control de la legalidad de los actos comicial por cierto viene adoleciendo de rigurosidad.

La oposición ya al menos se presentó en sociedad con las candidaturas armadas, como en el caso de Solá y De Narváez, que resolvieron dejar de lado sus diferencias por el protagonismo que debe tener cada uno de ellos, para no seguir mostrándose divididos a la hora de convocar para su proyecto.

Hasta ahora no aparecieron las propuestas que se plantearán al electorado, aunque el objetivo de los rivales de Néstor Kirchner es claro: robarle la mayor cantidad de bancas posible para que ya no cuente con la mayoría automática en el poder legislativo, algo que sólo se rompió con el famoso voto "no positivo" de Julio Cobos.

Ya en campaña, la Presidenta va desgranando anuncios sobre cuestiones que antes no le quitaban el sueño, como la inseguridad. Nunca había figurado en sus discursos el fenómeno del aumento geométrico de la delincuencia principalmente en el conurbano, donde ahora Néstor necesita hacer pie.

Sirvió entonces el anuncio del viernes de aumentar equipos y personal en la dotación de quienes tienen que prevenir y controlar el delito, aunque no pudo disimularse de ese nuevo acto en la residencia de Olivos el claro color electoralista. Ya los votantes dirán si le creyeron o no.

Lo cierto es que la crisis económica comienza a pisarle los talones a los argentinos, y no había margen para que el oficialismo esperara hasta octubre para someter a la Presidenta a su primer gran test de confianza.

El propio ministro de Trabajo, Carlos Tomada, reconoció en un reciente seminario que ya comienzan a hacerse visibles los síntomas de que los dueños de las empresas recurren al fusible más económico para mantenerse a flote: los empleados. Según consultoras privadas, los despidos, las no renovaciones de contratos, los cortes de horas, extras van avanzando para diseñar un panorama atemorizante. Tomada le pidió justamente a los empresarios que busquen formas más creativas para afrontar la crisis, que no sean las de hacer de los trabajadores la eterna cabeza de turco.

El problema es que los asalariados se sienten cada vez más desprotegidos a la hora de defender su dignidad. Ahora no sólo la CGT del ultrakirchnerista circunstancial Hugo Moyano ha decidido no fijar pisos para los aumentos salariales que comenzaron a discutirse en paritarias, sino que además ha recomendado evitar a toda costa el conflicto para mantener lo principal, que es la fuente de trabajo.

De manera que los gremios más débiles se sientan a negociar supuestas mejoras en sus haberes sin el respaldo de la todopoderosa CGT, ahora volcada de lleno a la campaña electoral kirchnerista.

El conflicto social parece, sin embargo, inevitable, y debido a ello el gobierno ha decidido anticipar las elecciones: fue un mero gesto de supervivencia.

Mientras en todo el mundo crecen las noticias apocalípticas sobre despidos masivos de trabajadores, caídas históricas en los niveles de crecimiento económico, aquí, en la Argentina, donde todavía no se han instalado esos hechos con toda contundencia, el Gobierno sigue jugando al gato y el ratón con los productores del campo.

La Mesa de Enlace completó un paro de una semana que tuvo un alto acatamiento, reflejado principalmente en el Mercado de Liniers. La ausencia de oferta de vacas preanuncia además un fuerte aumento en el costo de ese alimento básico en la canasta de los argentinos.

Los productores aseguran que ya no tienen ni medios ni incentivos para avanzar en su trabajo. El Gobierno en tanto, disfruta de la alegría que le dio a gobernadores e intendentes con la decisión de coparticipar las retenciones a la soja. Pero al fin y al cabo, parece que será poco y nada lo que se podrá repartir, si la política oficial sigue apuntando a castigar y poner de rodillas -serían palabras del kirchnerismo- a los hombres que vienen sosteniendo el crecimiento de la economía gracias al boom de las exportaciones agropecuarias, boom que ya se desinfló por mucho tiempo.

En lo poco que queda de aquí al comicio, será interesante observar cuál será la estrategia elegida por el Gobierno: si seguir apostando a la confrontación, el lugar donde se siente más cómodo, o si apuesta a bajar los decibeles para disminuir el miedo que ya está sembrando la propia realidad en el país.

En esta Nota