sábado 30 de mayo de 2020 | Suscribite
POLITICA / Entrevistado por PERFIL
sábado 28 marzo, 2020

El consejero político de la embajada de China recomienda priorizar "la vida" a la economía

Representante clave de China en la Argentina, Xiaolin discute a quienes dudan de la información difundida por el país en el que empezó la pandemia. "El virus no tiene nacionalidad".

Visita oficial. Wang Xiaolin junto al embajador chino Zou Xiaoli; se reunieron con Fernández. Foto: cedoc
sábado 28 marzo, 2020

En un castellano perfecto, Wang Xiaolin asegura que el Coronavirus se encuentra “bajo control” en China. El consejero político de la embajada de ese país en la Argentina elogia la prioridad sanitaria elegida por Alberto Fernández, con quien se reunió el 17 de marzo en la quinta de Olivos. Acompañó al embajador Zou Xiaoli. Representante clave de China en la Argentina, Xiaolin les discute a quienes dudan de la información difundida por el país en el que empezó la pandemia.

-¿En qué instancia están las donaciones de China a la Argentina?

-Como buen amigo y socio de la Argentina, China le da máxima importancia a los pedidos realizados. La embajada movilizó recursos del país, la sociedad, empresas y gobiernos provinciales: ya se trajeron miles de insumos. La embajada está trabajando con el Ministerio de Salud y la Aduana para retirarlos cuanto antes.

-¿Cómo cuales?

-El embajador anunció ante Alberto Fernández dos envíos de insumos. El primero, fue de 196.000 barbijos, 20.000 guantes, 5.000 indumentarias aislantes, 2.500 kits reactivos, 2.000 antiparras, 250 termómetros a distancia, 3 infrarrojos para aeropuertos, entre otras cosas. El segundo, 50.000 kits reactivos, 100.000 mil barbijos. A eso se le suman las importantes donaciones hechas por provincias y empresas.

-Respecto a los 1.500 respirados, ¿cuándo llegarían?

-Vamos a hacer todo posible para conseguir y traer los respiradores. Todavía estamos trabajando con empresas fabricantes de China para arreglar la cantidad y fecha de entrega: dependemos de la capacidad productiva de los fabricantes. No hay stock ahora mismo. Complica la larga distancia entre países, que genera dificultades en transporte y logística.

-¿Cuál es la situación de la pandemia ahora mismo en China?

-En tendencia de desarrollo favorable. Ya se encuentra bajo control, con un nivel muy bajo de surgimiento de nuevos casos. El 26 de marzo, de los 55 casos nuevos 54 fueron importados. El 25 de marzo, los 67 casos nuevos fueron todos importados. Ahora la lucha es frenar la importación de casos y evitar que repunten los de adentro de China. Sobre 82.164 casos confirmados, se dio el alta médica a 74.743. La mayoría fue totalmente recuperada.

-¿Cuál fue el método aplicado?

-Dirección y coordinación del gobierno. Desde el brote, tanto el gobierno, como el presidente y el partido tomaron como primordial a la vida y la seguridad de la gente. Tomaron medidas estrictas, que superaron en rigor a lo establecido a OMS. Hay un Estado muy presente que hizo un esfuerzo y sacrificio grande para lograr el tratamiento gratuito de pacientes.

"Ahora la lucha es frenar la importación de casos y evitar que repunten los de adentro de China. Sobre 82.164 casos confirmados, se dio el alta médica a 74.743. La mayoría fue totalmente recuperada".

-¿Qué hizo, por ejemplo?

-En Wuhan construyó dos hospitales grandes y once hospitales de campaña. No hay vacuna aún, pero el aislamiento es la forma más eficiente. Movilizó 40 mil trabajadores sanitarios a la provincia de Hubei. Se tomaron medidas muy drásticas de aislamiento en Wuhan y otras ciudades grandes, para ganar tiempo y frenar la expansión. También fue importante inculcar en la sociedad una mirada científica, difundiendo costumbres higiénicas.

-¿Cómo se relacionó China con la comunidad internacional?

-Después del brote, tomó una actitud responsable de transparencia y apertura, compartiendo información con la OMS. Un equipo médico de China identificó el genoma del virus y lo compartió, para investigar la vacuna.

-Sin embargo hay cierta desconfianza sobre la información que difunde China.

-Leemos en la prensa que dudan de las cifras de todos países. También de las de Estados Unidos. Nuestras cifras son objetivas, reales y científicas. Las compartimos con la OMS y el resto de los países, que las evaluaron bien. Hay muchos anteojos de color, que miran con prejuicio. Pero es necesario abandonar las teorías conspirativas y ver los resultados.

-¿Cómo está actuando la Argentina ante el Coronavirus?

-En comparación con otros países, tomó medidas con una prioridad y enfoque muy bien establecido. Apoyamos todas estas prácticas responsables, y queremos seguir con los intercambios y la ayuda.

"El virus no tiene nacionalidad. La enfermedad no se limita con una frontera. En la historia de la humanidad hubo muchas pandemias que fueron flagelos. No hay que verla con prejuicios".

-¿Existen dos caminos: priorizar la economía o la salud?

-Ya vemos la diferencia de los dos caminos. Por eso se dan situaciones diferentes, aun en el mismo continente. Nosotros vemos como primordial la salud de la gente. Por eso tomamos medidas drásticas, en sacrificio de la producción. En el corto plazo hay un conflicto entre salud y economía. Pero sólo una sociedad con buena salud puede promover la producción y la economía en el largo. Hay que sacrificar intereses de corto plazo. Y tenemos la mejor disposición para ganar la batalla junto a la Argentina.

-¿Qué impresión le dejó la reunión con Alberto Fernández?

-Nos sentimos muy honrados del encuentro con el presidente Fernández. Fue una conversación muy fructífera con el embajador, y una demostración de la asociación integral estratégica que une a ambos países.

-¿Cuánto falta para dar con una vacuna?

-Es difícil. Pero apenas se descubrió, los investigadores se pusieron a trabajar. Hay decenas de empresas públicas y privados uniendo esfuerzos. Algunos prototipos ya están listos para entrar en ensayo clínico. Ya hubo inyecciones en cuerpo humanos. Hay un importante avance, siempre con la premisa de garantizar la seguridad de la vacuna.

-¿Percibe un sentimiento de culpa en China, por haber sido el país de origen del virus?

-El virus no tiene nacionalidad. La enfermedad no se limita con una frontera. En la historia de la humanidad hubo muchas pandemias que fueron flagelos. No hay que verla con prejuicios. Además todavía hay controversias sobre el origen de virus. Lo importante es hacer un esfuerzo para recuperar la vida normal.

 


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5011

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.