viernes 09 de diciembre de 2022

El exgendarme Maza convocó la primera protesta salarial contra Puricelli

El líder del reclamo de 2012 denunció a Perfil.com quitas de hasta $6.000 en sueldos. La protesta frente al Centinela.

06-06-2013 21:18

El exgendarme Raúl Maza, fue expulsado de la fuerza por encabezar una protesta en reclamo de mejoras salariales, encabezó hoy una concentración en el edificio "Centinela" para reclamar una "regularización real" de los sueldos luego que los oficiales de Gendarmería percibieran reducciones de entre 3.000 y 5.000 en sus nóminas de mayo, por "malas liquidaciones".

Maza aseguró a Perfil.com que el nuevo ministro de Seguridad, Arturo Puricelli, "dejó que cayeran las cautelares" en la Justicia que ordenaban a Gendarmería a recomponer los salarios de 2012 y por eso "compañeros que cobraron $3.000, $5.000 y hasta $6.000 menos que el mes pasado".

Por eso, Maza convocó a una manifestación para el personal que no se encontraba hoy en servicio, sino en situación de franco.

"Estamos en un conflicto que se solucionó a medias el año pasado, no completamente, y se volvió al mismo punto o aún peor", acusó Maza. "Hay gendarmes que pasaron a cobrar la mitad, cerca del salario mínimo vital y móvil. El Gobierno nos está llevando a la indigencia y está empujando a la gente a que cometa delitos por la débil situación de los gendarmes", se quejó el exoficial a Perfil.com.

Presiones oficiales. El desplazado gendarme también señaló que la cúpula del cuerpo de seguridad nacional amenazó con despedir a todo aquel que se manifestara hoy frente al edificio Centinela para evitar las masivas protestas del año pasado.

Según el relato del agente que movilizó a miles de gendarmes, un hombre con 25 años de antigüedad en la fuerza  tiene un salario básico de 3.000 pesos. "El barrendero, sin desmerecer su trabajo, está cobrando más que un gendarme que se está arriesgando la vida en una villa", advirtió luego a este medio.

La protesta fue convocada a cuatro días de la asunción de Arturo Puricelli como ministro de Seguridad en reemplazo de Nilda Garré, con quien Maza -como vocero de los agentes de seguridad- se enfrentó duramente durante el conflicto de 2012. Su protagonismo le costó el puesto. "En octubre pasado, antes de echarme, el director nacional de Gendarmería me dijo que iba a solucionar esto. No hizo nada. Es más, ahora está en Uruguay", señaló Maza.

Apenas asumió Puricelli la semana pasada, Maza celebró la salida de Garré, pero fue lapidario con el exministro de Defensa: "Estoy feliz, pero Puricelli es un inepto".


En esta Nota