sábado 10 de diciembre de 2022
POLITICA la afip les sigue los pasos

En medio de la pelea, los hijos de Lorenzetti eligen el bajo perfil

29-06-2013 08:35

Los hijos del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, acatan al pie de la letra las instrucciones de su padre cuando les pide mantener un bajo perfil.

El propio ministro del alto cuerpo pide “por favor” que sus hijos no sean fotografiados cuando cena con ellos en su restaurante favorito de la localidad santafesina de Rafaela.

Pablo, Lucía y Franco evitan a rajatabla a los medios de prensa, incluso a los locales. Ellos saben que pueden ser “blanco de operaciones”, explicó a PERFIL un allegado a Pablo, el mayor de los tres hermanos, abogado y heredero del estudio de su padre.

Lucia es psicóloga y Franco aún sigue en la facultad.

“Nos gusta llevar una vida tranquila”, explicó Lorenzetti a este diario, el viernes pasado, antes de ir a cenar con sus hijos.  

Perfil.com reveló la polémica persecución de la AFIP contra Lorenzetti y sus hijos. En su penúltima declaración jurada de bienes, el presidente de la Corte dijo poseer 718.551 dólares en cuentas bancarias de los Estados Unidos (547.533,60 “donados a sus hijos”, según aclaró) y otros 265.000 dólares en cuenta en Argentina (en total poseía 983.551 dólares).

En sus cuatro cuentas en pesos en Argentina sólo declaró un monto de 39.222 pesos. En total, declaró en mayo de 2011 un patrimonio de 4.408.905 de pesos. También figuran dos casas en  Rafaela y la mitad de un tercer inmueble, sumaban un monto de 78.824 pesos.

Además, aseguró poseer acciones de dos sociedades anónimas -una “administradora de inmuebles” y “un cementario privado”-, pero sin valuación.

Como ingresos anuales, incluyó 401.730 pesos como juez de la Corte y otros 342.900 pesos por derechos de autor de sus obras como abogado. También mencionó -sin montos- honorarios por “dirección de posgrados universitarios” y “juicios anteriores” al ingresar al Máximo Tribunal.

La investigación de la AFIP, que el ministro denunció esta semana, apunta a sus hijos y al contador  de la Corte Suprema, Héctor Demarchi.

En esta Nota