jueves 08 de diciembre de 2022
POLITICA la situacion del ex secretario de transporte

Jaime quedó al borde de un nuevo procesamiento y puede ir a prisión

15-06-2013 03:07

El funcionario kirchnerista más comprometido por el estado de los ferrocarriles, el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, debe presentarse el martes ante la Justicia federal para ser indagado por pagos irregulares en el Belgrano Cargas. Según consta en la causa, durante el pago de una licitación de manera “infundada” y “acelerada” para obras de infraestructura desaparecieron $ 2 millones, según resolvió la Justicia.

Jaime está comprometido en esta causa, afirmaron a PERFIL fuentes judiciales, y estaría al borde de un nuevo procesamiento. El ex funcionario ya está procesado por la tragedia de Once, por recibir dádivas de empresarios del transporte, como Claudio Cirigliano –dueño de TBA y procesado por el choque del tren del Sarmiento– y por intentar robarse pruebas de una causa. Por esas causas, deberá afrontar tres juicios orales.

Además de Jaime, la Justicia apunta en este caso a José Pedraza –condenado y detenido por el crimen de Mariano Ferreyra, y su mujer, Graciela Coria, entonces autoridad del Belgrano–, y a más de cincuenta ex funcionarios y empresarios que habrían participado en la maniobra.

El martes es un día clave para Jaime, si la Justicia no le permite posponer su indagatoria. “Si el fiscal (Guillermo Marijuán) estima que Jaime puede entorpecer la investigación de la causa o eludir la acción de la Justicia, podrá pedir su detención”, explicó a este diario una fuente de la causa. Jaime tiene un pesado antecedente: intentó robarse pruebas durante un allanamiento en su casa de Córdoba, en el marco de una causa por enriquecimiento ilícito, pero un policía de la provincia lo descubrió in fraganti. En Córdoba, será juzgado por “tentativa de sustracción de documentos destinados a servir de prueba”.
 
El caso. La denuncia por la desaparición de $ 2 millones  fue realizada por la Fiscalía de Investigación Administrativas en 2009, pero recién este año tomó impulso pocos días antes de que el Gobierno estatizara el Belgrano Cargas.

En 2003, el Belgrano Cargas, entonces en manos de privados –Macri, Roggio, Romero y los gremios de La Unión Ferroviaria, La Fraternidad y Camioneros–, solicitó un subsidio por casi $ 4 millones para obras de infraestructura. Jaime se encargó de que el presupuesto fuera aprobado. Sin éxito, los directivos de la Dirección de Compras y Contrataciones de Transporte advirtieron que Jaime estaba excediendo sus facultades al aprobar dicha licitación. Igual lo logró. Y en 48 horas, pagó un adelanto por casi $ 2,5 millones. Según los investigadores, Jaime tenía un “interés” en que se realizara el pago. Las obras recién se licitaron cinco meses después. Para entonces, los costos habían aumentado el 50% “sin explicación”, según consta en la denuncia.

El Belgrano Cargas le otorgó el negocio a la empresa Zonis, que valuó la obra en $ 8 millones. Jaime autorizó la obra por ese monto, pero el Belgrano Cargas facturó a Zonis $ 6 millones. En el medio se “perdió” parte del “adelanto” que Jaime había pagado en 2003, de $ 2,5 millones.

En esta Nota