sábado 28 de enero de 2023
POLITICA apoyo internacional

Lugo y Zapatero, entre las visitas que acompañarán a Alberto el 27

Son parte de unos cincuenta referentes de todo el mundo invitados por el Frente de Todos. Fernández se reunió con el vicecanciller mexicano.

20-10-2019 01:23

El próximo domingo, si Alberto Fernández gana la elección presidencial, no estará solo porque una importante delegación de hasta cincuenta líderes y referentes internacionales se prepara para arribar, a lo largo de esta semana, para sumarse a los festejos del Frente de Todos. Desde el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero hasta el ex mandatario paraguayo Fernando Lugo –y hay quienes se ilusionan con la presencia del líder cubano Raúl Castro– dirán presente para respaldar un posible triunfo con eco político en la región.

Hasta ayer seguía sin cerrarse la lista que se maneja con discreción dentro del Instituto Patria porque hay bajas y reemplazos, producto del devenir político, y confirmaciones que solo llegarán a último momento. Una de las más esperadas es la de Castro. Si bien saben que el líder cubano ya no viaja como antes, conocen el aprecio particular que manifiesta por Cristina Kirchner, y los más memoriosos recuerdan que fue Fidel el que sugirió a Hugo Chávez, en 2003, que mirara hacia la Argentina de Néstor Kirchner cuando vino a su asunción . De no ser él, es posible que su sucesor, el presidente Miguel Díaz-Canel, o su canciller, Bruno Rodríguez Padilla, desciendan hasta Buenos Aires.

Otro nombre en danza para estar presente el 27 es el de la ex presidenta de Brasil Dilma Rousseff. Sin embargo, ciertos compromisos de agenda en Europa le imposibilitarían asistir, por lo que vendría una delegación del Partido de los Trabajadores con Mónica Valente, su secretaria de Relaciones Internacionales, entre otros.

De Chile se aguarda también un grupo nutrido, encabezado por los Ominami. Marco Enríquez-Ominami, ex candidato presidencial y líder del PRO, ha sido uno de los principales armadores internacionales de Alberto. Incluso, lo acompañó a España y Portugal y luego a Bolivia y Perú. Es también uno de los puentes regionales del candidato con el Grupo de Puebla, que aspira a construir un nuevo eje progresista en la región. Su padre adoptivo, Carlos, ex ministro de Patricio Aylwin y luego senador, conoce a Fernández desde antes y se reunieron juntos con el papa Francisco en agosto de 2018.

Además de los Ominami, se espera la presencia de dirigentes del Partido Socialista chileno, de la fuerza de la peruana Verónika Mendoza y de la centroizquierda francesa e italiana. También del ecuatoriano Revolución Ciudadana, pese a que la invitada original, la ex presidenta de la Asamblea Nacional Gabriela Rivadeneira, terminó asilada en la embajada mexicana en Quito tras el estallido contra las medidas de ajuste del FMI. El gobierno de Lenín Moreno, enfrentado con Rafael Correa –sobre el que pende una orden de detención–, denunció al correísmo por organizar saqueos y algunos de sus dirigentes  cayeron presos.

Para muchos de los que asistan o sigan con atención la elección del próximo domingo desde el exterior, un triunfo de Alberto impactaría sobre la visión política en la región. Sin ir más lejos, un posible retiro de la Argentina del Grupo de Lima heriría de gravedad a dicho foro y su estrategia sobre la crisis venezolana frente al abordaje más dialoguista del Grupo de Contacto Internacional. De igual modo, Alberto apuesta a una continuidad de Evo Morales en Bolivia, donde hoy se vota, y del Frente Amplio en Uruguay, el mismo 27.

Ayer, el vicecanciller mexicano, Maximiliano Reyes Zúñiga, de gira por la región, se entrevistó con Alberto para sellar un futuro encuentro con Andrés Manuel López Obrador. Si bien todavía no quedó claro si sería antes o después de diciembre, la única condición de AMLO era que pasara la elección. Desde el DF no saben aún si participará alguien del gobierno el 27 o si enviarían algún “embajador” de Morena, la fuerza que llevó a López Obrador al poder. Dan por descontado que en diciembre dirán presente con una delegación superior.

En esta Nota