martes 31 de enero de 2023
POLITICA secretos de un “súper jueves” para el ex mandatario

Qatar, la “bomba económica” y una cena clave: la vuelta al escenario de Macri

El expresidente tuvo dos actos y reuniones en Mar del Plata. Logró juntar dirigentes de JxC y empresarios en su regreso a la arena pública en 2023. No dio pistas sobre su futuro político pero buscó marcar los lineamientos para la oposición. La anécdota con Macron en el Mundial, los datos del Banco Central que lo preocupan y su mirada de futuro. Su frase sobre Milei y la respuesta a los empresarios con los que compartió una comida en un lujoso hotel costero.

14-01-2023 00:51

Halconizado. Liberado. Sin cassette. Quienes frecuentan a Mauricio Macri, y estuvieron con él en las últimas horas coinciden: el ex presidente seguirá sin definir su futuro político pero, mientras tanto, aprovecha para seguir siendo un factor de poder en Juntos por el Cambio y marcar un rumbo para la oposición.

De esto habló en una cena íntima que se dio en el lujoso Hotel Costa Galana de Mar del Plata con 20 dirigentes del PRO y un grupo de empresarios marplatenses, donde dejó definiciones de todo tipo. Desde su catastrófica mirada sobre la economía hasta anécdotas con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, en Qatar mientras ambos observaban la final del Mundial. Sin embargo, a pesar de las preguntas recurrentes, no dio ninguna pista sobre la idea de que sea candidato.

De todas formas, el jueves fue un “súper jueves” para el ex presidente: dos actos de unas 1.500 personas para presentar su libro “Para qué”,  una caminata por las playas y la plana mayor del PRO y de un sector de Juntos por el Cambio acompañándolo fueron el escenario.

Los dos ausentes: los presidenciables Horacio Rodríguez Larreta (quien estuvo en La Pampa ese día) y Patricia Bullrich, quien está de vacaciones en Brasil. Quien sí estuvo fue María Eugenia Vidal, quien no se quedó a la comida pero fue una de las que, en primera fila, sonrió ante las palabras de Macri.

La organización de los eventos estuvo a cargo del diputado Hernán Lombardi junto al ex secretario General de la Presidencia, Fernando de Andreis más la ayuda del senador provincial Alejandro “el ruso” Rabinovich, mano derecha del intendente local, Guillermo Montenegro, quien se mostró muy cerca de Macri a toda hora.

En la intimidad, ya por la noche en la cena en el Costa Galana, el ex presidente se mostró más “halconizado” que nunca. Pidió “ir a fondo” y dejó un concepto elaborado junto a su equipo de colaboradores: “El cambio tiene que ser profundo, claro y veloz”. En términos macristas: profundo en cuanto a un “cambio estructural” en la política y en el Estado; claro para que “sea notorio”; y veloz para que pueda materializarse “lo más rápido posible”.

Otra idea que deslizó fue la de “batalla cultural”, el único pasaje donde, de manera privada en la cena con dirigentes y empresarios, mencionó a Javier Milei, el economista y líder de La Libertad Avanza. “Es importante lo que haga Milei, él es parte del cambio cultural también”. Aunque no cree que haya que sumarlo a Juntos por el Cambio, Macri está pensando en una mayoría que, por caso, en el Congreso pueda avanzar en grandes reformas, como la laboral, la impositiva, la previsional o la financiera con diputados liberales que acompañen.

Con un menú con carpaccio como entrada y un lenguado con vegetales como plato principal, la dueña y CEO del Costa Galana, Claudia Álvarez Argüelles, quien participó de la comida, intentó conformar el gusto por el pescado del ex presidente. A ella se le sumaron buena parte de los empresarios más importantes de la ciudad: del sector de la pesca, del software, gastronomía, la industria química (participó un fabricante de jabón) y el dueño de Sao, la empresa de medialunas y panificados.

Entre otros planteos, Macri escuchó, en varias ocasiones, “así no podemos seguir”. En especial aquellos vinculados a las exportaciones. El ex presidente habló de “la bomba que va a dejar” el kirchnerismo a fines de este año. Y fue más enfático aún: habló de la deuda que tiene el Banco Central con los intereses de las Leliqs. De hecho, dijo que la mayoría está mirando la deuda del Tesoro nacional pero, expresó, la “bomba” son las Leliqs. “A esta velocidad, cada siete meses, como se vuelven a recomprar los bonos, se está duplicando la base monetaria”, confió. El dato se lo acercaron el ex titular del BCRA, Guido Sandleris y su amigo Luis “Toto” Caputo, dos de los hombres que más escucha en términos económicos.

“Hagan un esfuerzo, esperen este año, aguanten un año más, y todo va a cambiar”, les aseguró a los empresarios.

En términos netamente políticos escuchó durante todo el día alusiones a que se presente nuevamente para la Casa Rosada. “Hay candidatos competitivos”, repitió en la cena. Más temprano en una caminata de cuatro cuadras entre actos, mientras pasaba por las playas donde había after office de jóvenes, escuchó “Mauricio presidente” y “Volvé, te necesitamos” en diferentes instancias. Terminó caminando más de lo planificado. Y hasta, eufórico, terminó improvisando una mini conferencia de prensa que no estaba en los planes. Eso sí: se hizo tiempo para ubicar en primera fila y luego ir a saludar a Mirtha Legrand, en una de las dos presentaciones.

También planteó que JxC está en condiciones de ganar tres provincias dominadas por el peronismo: Córdoba (“con una PASO ordenada nos quedamos con la provincia”, dijo), Santa Fe y Tucumán.

En la cena también ahondó en anécdotas futboleras, mientras lo escuchaban atentamente el jefe del bloque del PRO, Cristian Ritondo, el auditor Miguel Pichetto (a quien le puso el mote de “prócer” y ahora le sumó “filósofo”), su primo Jorge, los diputados Federico Angelini y Lombardi, el senador Humberto Schiavoni, el senador provincial Joaquín de la Torre, el intendente Montenegro ( a quien elogió por Twitter ayer) junto al senador Rabinovich, más De Andreis (quien se fue temprano). También participó de todo el periplo macrista el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, quien viene trabajando con el larretista Diego Santilli (quien estuvo en uno de los actos), y quien en la mesa contó los avatares del affaire Espinoza en La Matanza. 

Allí, Macri también reveló que tuvo varios encuentros con Emmanuel Macron, el presidente de Francia, de manera reservada en Qatar durante el Mundial. Y contó que en el VIP de la Final del Mundo estaba muy cerca de él “Cuando los franceses empatan Macron estaba agrandado y después de los penales estaba apichonado”, bromeó. Y agregó que tras la victoria se le acercó, lo abrazó y le dijo al oído: “Me alegro por vos”.

También contó, distendido, que cuando recibió en el sur al Emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani,  -cuya familia es dueña del PSG donde juegan Messi y Mbappé- no pararon de hablar de fútbol. Ambos son fanáticos del diez argentino “Cada diez camisetas de Messi que se vendieron en Doha durante el Mundial, solo tres las compraron los argentinos”, le contó el Emir a Macri. A ambos se los vio en la Final del Mundo abrazados.

Por lo pronto, ayer el expresidente volvió al sur, al country Cumelén en Villa La Angostura. Estará todo en enero pero mezclará descanso con política. La semana que viene recibirá a Bullrich a solas. Y el viernes y sábado de la semana que viene estará con el Foro de Legisladores del PRO que preside el diputado rionegrino Juan Martín.

En esta Nota