domingo 16 de mayo de 2021
PROTAGONISTAS pelea espacial millonaria
02-05-2020 02:15

Musk y Bezos compiten en la NASA para llegar a la Luna

02-05-2020 02:15

El cerebro de Elon Musk siempre es una incógnita. Nadie duda de su ingenio y de sus capacidades relacionadas con la tecnología, pero a 24 horas de que una de sus empresas fuera elegida para encarar uno de los proyectos más importantes de la NASA, Musk hace caer las acciones de Tesla al decir que estaban demasiado elevadas. No hizo falta que usara los 240 caracteres que permite Twitter para que las acciones que cotizan a US$ 760,23 pasaran a valer US$ 718 . Y no solo eso: en esa red social, donde tiene 33,4 millones de seguidores, ayer posteó que está poniendo a la venta casi todas sus posesiones materiales, hasta la casa que habita. Eso sí, aclara que como la casa perteneció al comediante Gene Wilder, no se puede demoler bajo ninguna circunstancia. Durante todo el viernes, accionistas siguieron sus tuits como si fueran índices bursátiles para saber en qué estaba pensando y no es la primera vez que Musk tiene en vilo a los accionistas de Tesla. 

En 2018, también por Twitter, anunció su intención de convertirla en una empresa privada, fuera de cotización, y aseguró tener el dinero para hacerlo. Esa situación alteró la cotización a la baja y Musk tuvo que admitir que esos fondos no existían. El “lapsus” o la arrogancia empresarial le costaron US$ 20 millones por una demanda por fraude que le hizo la Bolsa de Valores de Estados Unidos y su salida como presidente de Tesla por tres años, aunque conservaba el puesto de CEO. Y sobre todo, tuvo que firmar un compromiso de que todos los mensajes relacionados con la empresa que él quisiera exponer en público tendrían que pasar por el departamento legal de la compañía. Esto último parece no estar sucediendo, en vista del mencionado tuit de ayer.

Dos pesos pesados. Toda esta situación sacudió el mercado, porque el jueves último SpaceX, una de sus empresas, fue de las tres que la NASA eligió para el Programa Artemis. Las otras dos son Dynetics y Blue Origin, cuyo dueño es Jeff Bezos. Un desafío entre dos pesos pesados como son Musk y Bezos. Y un contrato de US$ 964 millones que las tres compañías ganaron –en total– para desarrollar respectivas naves que en 2024 permitan que “los Adán y Eva” del siglo XXI pisen la superficie lunar. Y a 55 años del primer alunizaje humano con la Apollo XI, la NASA quiere reposicionar su liderazgo en la carrera espacial, siendo la que haga que por primera vez una mujer deje su huella en la Luna. 

Hasta la aparición de los tuits que realizó ayer, Elon Musk replicó los tuits de la NASA sobre el programa Artemis y la importancia de volver a la Luna. Según él es de suma importancia revitalizar el proyecto de los vuelos comerciales hacia ese satélite.

En esta Nota