viernes 07 de mayo de 2021
REPERFILAR Columna

Berni y la rebelión policial

A dos semanas de la movilización policial, el periodista analiza las secuelas que dejó el incidente.

22-09-2020 15:30

La rebelión policial de hace dos semanas ya pasó, pero sus secuelas no. En el poder político nacional y provincial se reparten culpas y hasta aparecieron las hipótesis conspirativas más alocadas en el círculo rojo. Miren: Cuando no se sabe exactamente qué pasó, y cuando lo que pasó es difícil de entender, aparecen entonces las hipótesis más paranoicas y oportunistas. 

Entre los hechos que se revisan se incluye el rol del ministro Sergio Berni. Por ejemplo, en el gobierno nacional se enteraron el sábado 5 de septiembre de que un día antes se habían comenzado a activar los tres principales grupos de Whats App que reúnen a los policías y a sus familiares, pidiendo una movilización para el lunes siguiente por aumentos salariales.

Rebelión policial Berni

Pero en la provincia cuentan que fue el domingo a la mañana que lo pudieron contactar a Sergio Berni y que minimizó el problema. El lunes empezaron las movilizaciones policiales, pero sostienen que el ministro Berni recién apareció en la gobernación a la 1:30 del martes.

Unos y otros coinciden en que hasta el miércoles sólo se trató de un reclamo salarial, producto de que después de tantos meses de cuarentena los policías se quedaron cobrando solo el básico de 34.000 pesos, ya que no recibían extras estilo los de los partidos de fútbol o lo de los recitales.

Imagen segundo corte:

Rebelión policial Berni

Adicionalmente, escuchen esto, se dice que por la misma falta de actividades económicas y de movilidad en las calles, hubo policías, que también perdieron los ingresos ilícitos, como las coimas en las rutas, o haciendo la vista gorda para la prostitución. Se dice que en estos casos, los ingresos mensuales de estos malos policías podían rondar los 100.000 pesos. Y que por las secuelas de la cuarentena también cobraban el básico de 34.000 pesos.

En cualquier caso, en el oficialismo creen que a partir del miércoles 9 de septiembre la política metió la cola en el reclamo.

Rebelión policial Berni
Rebelión policial Berni
Rebelión policial Berni

Fue ese día (¿se acuerdan?) que arrojaron una bomba molotov contra la quinta de Olivos, y que un grupo de policías con sus armas y patrulleros rodearon la residencia presidencial donde se encontraba Alberto Fernández. Al mismo momento que uno de los policías amenazó con tirarse de una torre.

Ahí empiezan las acusaciones contra intendentes, tanto opositores… como oficialistas. Y hasta se dice que el mismo Berni tendría elementos que probarían la participación del albertismo en la protesta para castigarlo a él y al propio gobernador Kicillof.

En fin… Y como si fuera poco, cierto círculo rojo, muy enojado con el Gobierno, aprovecha los rumores para confirmar la profecía de un futuro negro. Pasaron dos semanas de uno de los aprietes institucionales más graves de los últimos años. Y lo único seguro hasta ahora… es que no hay culpables.