domingo 18 de abril del 2021
SALUD Pandemia de COVID-19
22-04-2020 02:00

Cuatro países donde los geriátricos se convirtieron en "bombas de tiempo" del coronavirus

España experimentó la muerte del 10% de los residentes de asilos. En Suecia, las medidas "light" del gobierno mataron a miles de ancianos. ¿Podría pasar en Argentina?

22-04-2020 02:00

Las imágenes del SAME retirando personas mayores de un geriátrico del barrio porteño de Belgrano pueden resultar inesperadas en Argentina, pero resultan ser una escena ampliamente conocida en Europa. Según datos de la London School of Economics en cinco países europeos (Italia, España, Irlanda, Bélgica y Francia), entre 42% y el 57% de todas las muertes relacionadas con el nuevo coronavirus se produjeron en residencias de ancianos y los expertos creen que, de descontrolarse la pandemia en Argentina, sus geriátricos -que rondan los 6.000 en todo el país- podrían convertirse en una bomba de tiempo.

Bélgica: morir en geriátricos para no colapsar hospitales

Con casi 41.000 contagios y 6.000 fallecimientos, también es el país europeo con más decesos por cada millón de habitantes. De todos los fallecimientos, el 47% ocurrió en centros de salud, mientras que el 51% en residencias para ancianos. Sin embargo, esta última cifra también cuenta los casos de contagio considerados sospechosos, no confirmados por ninguna prueba de laboratorio.

A pesar de la prohibición de visitas a residencias de mayores, el COVID-19 está causando estragos en esas residencias de ancianos, porque las autoridades decidieron incluir como muerte por coronavirus a todos los ancianos que fallecieron por enfermedades como hipertensión, diabetes, patologías cardiovasculares y enfermedades respiratorias no necesariamente ligadas al virus.

"En Europa, ningún país cuenta como los demás. Tenemos el método más detallado ", dijo la ministra de Salud, Maggie De Block.

La Sociedad Belga de Gerontología y Geriatría dijo a los médicos que las personas mayores y más débiles que contrajeran el coronavirus debían morir en las residencias y no en los hospitales, para no colapsarlos. Con el criterio utilizado por Bélgica para contar casos, aseguran los expertos, los países más afectados durante esta crisis (Estados Unidos, España e Italia) doblarían su número de fallecidos.


Suecia: cuarentena "liviana" mató a miles de ancianos

En este país nórdico estalló la furia y la indignación por la gran cantidad de muertes que el coronavirus está causando entre la población de ancianos, comenzando con los residentes de geriátricos, en un país que decidió no imponer ningún tipo de bloqueo obligatorio para combatir la pandemia y dejó que los ciudadanos se responsabilicen por sus decisiones.

Las autoridades sen basaron en simples recomendaciones de salud a los ciudadanos, sin cerrar bares ni centros de compras, lo que parece haberse convertido en una estrategia letal. Solo la semana pasada el primer ministro Stefan Lofven admitió que no ha hecho lo suficiente, pero ahora el daño ya está hecho: alrededor de un tercio de las poco más de 1.500 víctimas registradas hasta ahora en Suecia (suma 15.300 contagios), o sea más de 500, vivían en geriátricos.

El diario británico The Guardian publicó la historia del sueco Magnus Bondesson, que comenzó a preocuparse después del 3 de abril, el día en que se prohibieron las visitas al geriátrico donde vive su madre de 69 años en Uppsala. Ese establecimiento "introdujo llamadas a través de Skype y fue entonces cuando vi a dos empleados, pero no tenían máscaras y no usaban guantes", contó. A partir de entonces, los informes sobre el impacto del coronavirus entre los ancianos comenzaron a aparecer en los medios suecos, que informaron de cientos de infecciones, especialmente en los hogares de ancianos de Estocolmo, la región más afectada.


Reino Unido: ancianos "abandonados como corderos"

Representantes de residencias de ancianos y miembros de la nobleza que defienden a personas vulnerables denunciaron en Gran Bretaña la existencia de numerosas muertes provocadas por el coronavirus e ignoradas en los balances oficiales. Los ancianos fueron "abandonados como corderos en una hecatombe" denunció la baronesa Ros Altmann -que desde hace décadas es una activista defensora de los mayores- y evocó las "muertes ocultas".

En el Reino Unido la pandemia ya causó más de 17.400 muertes en hospitales, pero las estadísticas cotidianas del ministerio de Sanidad excluyen los decesos en residencias de ancianos. De hecho, según el consejero médico del gobierno, Chris Witty, una de cada siete residencias de ancianos en Reino Unido registró casos de COVID-19 hasta el momento. Además, las muertes en residencias de ancianos crecieron un 15% desde que se desató la pandemia.

España: murió el 10% de los residentes de geriátricos

La cifra de muertes por el coronavirus registradas en las residencias de ancianos de Madrid (España) podría ser cinco veces más alta a la oficial, con casi 3.500 víctimas a las que no se practicó prueba, reconocieron las autoridades la semana pasada. En un mes -entre el 8 de marzo y el 8 de abril-, murieron 4.750 de las alrededor de 50.000 personas residentes en los geriátricos de la región, la más afectada por la pandemia en España.

"Las cifras son mucho más altas que en un mes ordinario", reconoció el portavoz del ejecutivo regional mientras en España crecen las dudas sobre si la cifra de fallecidos por la epidemia está subestimada. Se trata del segundo país con más muertes por coronavirus en el mundo, con 21.300 decesos registrados hasta este miércoles, pero el balance podría ser superior dado que solo se contabilizan los difuntos con diagnóstico oficial de coronavirus.

Según las cifras ofrecidas por distintas regiones, parte importante de estos decesos no contabilizados podrían proceder de geriátricos. La alta mortalidad en las residencias de ancianos causó conmoción en el país, con numerosas noticias sobre centros donde decenas de personas murieron que incluso son foco de investigaciones judiciales. Ante ello, el ministerio de Defensa envió unidades del ejército a desinfectar cientos de geriátricos y, según reconoció el gobierno , encontraron "ancianos absolutamente abandonados, cuando no muertos en sus camas" en algunos de estos centros.

DS