SOCIEDAD
En Argentina

La otra deuda que preocupa: cuál es el déficit del Estado argentino con la educación

En 15 años se acumuló una deuda de $ 3,4 billones con la educación que equivale a un 5% del PBI de 2020, es decir, aproximadamente la inversión educativa en un año, según un estudio que tiene por objetivo cuantificar la deuda educativa que se fue generando en la Argentina, producto del incumplimiento de la meta entre 2006 y 2020 (último dato disponible). Los datos se desprenden del informe elaborado por la ONG Argentinos por la Educación.

2023_02_04_aula_escuela_alumnos_cedoc_g
Presupuesto. El año 2015 fue el de mayor ejecución presupuestaria en materia de educación en términos del PBI, alcanzando el 6,1%. | cedoc

La deuda con la educación en la Argentina durante los años 2006 y 2020 acumuló el equivalente al 5% del PBI del año 2020 (3,4 billones de pesos o US$ 26.009 millones, tomando el dólar a $ 132,15 promedio de 2022). Un dato que, por sí solo, pone de relieve los niveles de desinversión que se vienen registrando en esta materia, sin distinción de bandería política.  En este sentido, si el Estado argentino hubiese querido pagar la deuda educativa de una sola vez en ese año, debería haber casi duplicado el gasto educativo entre la Nación y las provincias, llevándolo al 11% del PBI en ese año.

Los datos surgen del informe “Lo prometido es deuda (educativa). La impotencia para alcanzar el 6% del PBI para educación”, elaborado por el Observatorio de Argentinos por la Educación, confeccionado por Mariano Narodowski (Universidad Torcuato Di Tella), y Gabriela Catri y Martín Nistal (Observatorio de Argentinos por la Educación). Transcurrida más de una década desde la obligatoriedad legal de alcanzar el 6% del PBI, este documento busca cuantificar la deuda educativa en la Argentina, producto del incumplimiento de la meta entre 2006 y 2020 (último dato disponible).

Solo en los años 2009, 2013 y 2015 se alcanzó el porcentaje de inversión establecido oportunamente. El año 2015 fue el de mayor ejecución presupuestaria en términos del PBI, alcanzando el 6,1%. “A lo largo de cuatro períodos presidenciales, la inversión anual en educación en Argentina no ha alcanzado el 6% salvo en los años 2009, 2013 y 2015. La distancia entre el objetivo de inversión fijado por el Poder Legislativo en 2005 y 2006 y el gasto ejecutado nos permite calcular el pasivo entre los dichos y los hechos”, reflexionó Mariano Narodowski, profesor de la Universidad Torcuato Di Tella y coautor del informe.

“El trabajo plantea la responsabilidad concurrente de gobiernos de diferente signo político y niveles de gobierno (porque el 6% de gasto educativo suma al gobierno nacional con los jurisdiccionales) y, en forma subyacente, se plantea la necesidad de pensar mecanismos alternativos que aseguren un adecuado financiamiento del sector”, sostuvo, por su parte, Juan Doberti, doctor en Ciencias Económicas, docente e investigador de la UBA. Y agregó: “El problema planteado cobra aún mayor relevancia si se tiene en cuenta que, incluso en los años en que se cumplió el porcentaje normativamente estipulado, el sistema educativo planteó inconvenientes de cobertura, eficiencia y calidad y que la masificación educativa exigirá, presumiblemente, mecanismos para la obtención de mayores recursos y para su mejor uso”.

Los tres años de mayor deuda contraída con la educación fueron: 2019 ( $ 841 mil millones), 2018 ($ 751 mil millones) y 2020 ($ 570 mil millones). El año 2010, sumado a este trienio, constituyen el 68,4% del total de la deuda educativa argentina.

“El informe pone de manifiesto que el acuerdo por priorizar el financiamiento educativo alcanzado en 2005 tuvo un impacto menor al esperado en los tres lustros transcurridos desde esa fecha. La organización de ese financiamiento entre el gobierno nacional, las administraciones provinciales y las instituciones educativas requiere la consolidación de acuerdos en los que se definan los aportes a realizar por cada parte y los compromisos asumidos para la generación de mejoras. Los convenios orientados a resultados establecidos por la Ley de Financiamiento Educativo son un buen instrumento para favorecer la mejora en la calidad y en la inclusión. Es importante afianzar la inversión en la educación de manera adecuada y persistente como condición necesaria para apalancar el desarrollo sostenible”, reflexionó Javier Curcio, licenciado en Economía e investigador de IIEP Baires y UBA-Conicet.

“Cabe notar que, durante el transcurso del período analizado, la Argentina (y la casi totalidad de las jurisdicciones provinciales) mantuvo diferentes situaciones respecto del déficit fiscal. Esto significa que la deuda educativa argentina no es producto de una férrea disciplina fiscal a favor de la cual se sacrifica el gasto en educación, sino la decisión de no canalizar recursos para cumplir con la meta establecida del 6% del PBI para educación”, concluyó Mariano Narodowski.

 

Deuda en números

◆ En 15 años se acumuló una deuda de $ 3,4 billones con la educación que equivale a un 5% del PBI de 2020, es decir, aproximadamente la inversión educativa en un año.

◆ El 68,4% de esta desinversión ocurrió en cuatro años: 2010 y el trienio 2018-2020.

◆ Entre 2006 y 2020 solo en tres oportunidades se cumplió con el objetivo de gasto en educación como porcentaje del PBI establecido por ley.