miércoles 07 de diciembre de 2022
SOCIEDAD el gcba asegura que "no genera peligro"

Suspendieron las clases en el Lenguas Vivas por el asbesto

"Carecemos de un informe técnico firmado que garantice que no hay riesgos para la salud y en el normal desarrollo de las actividades", explicaron desde la institución.

26-10-2019 16:38

A 48 horas de las elecciones presidenciales y de jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aaires, ayer se generó una fuerte polémica entre la comunidad educativa del Instituto de Enseñanza Superior en Lenguas Vivas Juan Ramón Fernández y el Ministerio de Educación e Innovación porteño por la presencia de asbesto en el establecimiento. 

Por tal motivo, las autoridades del Lengua Vivas suspendieron las clases en todos los niveles “hasta nuevo aviso”, ya que de acuerdo a un comunicado que se difundió entre la comunidad educativa no habían recibido ninguna comunicación del Ejecutivo que garantizara la inexistencia de riesgos para la salud, a raíz de las obras que se hicieron hace unos meses cuando se removieron materiales con asbesto. La suspensión de clases se hizo a través de un comunicado oficial que la escuela envió por mail a los padres de los alumnos que concurren al establecimiento de Retiro.

El documento llevaba la firma de Fabiana Arrossi, vicerrectora del Lenguas Vivas, y llegó a los padres pasadas las 12. La carta se suma a una que más temprano envió el nivel primario indicando que “las actividades se suspendían hasta nuevo aviso”.

“Carecemos de un informe técnico firmado por un especialista que garantice que al día de hoy no hay riesgos para la salud de la comunidad educativa y en el normal desarrollo de las actividades en nuestra institución”, por ello se decidió “suspender las clases hasta tanto se cuente con la certificación que asegure que las condiciones están dadas para trabajar y estudiar sin peligros para la salud”, según decía el comunicado. 

“El 21 de octubre pasado enviamos una comunicación a toda la comunidad educativa del Lenguas Vivas informando los detalles del retiro de la caldera que tenía asbesto. Se hizo de acuerdo a las normas nacionales y de la Ciudad establecidas en cuanto al manejo de ese material”, señaló a PERFIL Sebastián Tomaghelli, subsecretario de Adminstración de Recursos de Educación porteño. “Las cañerías con asbesto están a cinco metros de altura y tanto las autoridades de la escuela como los padres ya saben que se van a sacar a partir de enero de 2020, tras el llamado a licitación por esos trabajos”, agregó. 

En este sentido, Tomaghelli señaló que el Ministerio junto a  la empresa Geo Assist realizará estudios ambientales para verificar la calidad del aire dentro de la institución. “La escuela no corre ningún riesgo. El Ministerio no suspendió las clases por lo que el lunes tienen que reanudarse”, afirmó por último el funcionario porteño.

En esta Nota