2nd de March de 2021
UNIVERSIDADES
09-02-2021 16:31

La importancia de la formación en Bioética: nuevos retos y desafíos

Conocer el campo para analizar los conflictos y generar derechos.

*Irene N. Melamed*
09-02-2021 16:31

La pandemia actual ha convocado a la Bioética - con especial premura - para el análisis de los diferentes problemas a los que nos enfrentamos. En estos últimos meses vimos cómo surgían comisiones y comités de bioética y cómo se consultaba a especialistas en estos temas.

Así, esta disciplina que tiene un amplio recorrido en el país y en la región puso en evidencia la necesidad de contar con marcos teóricos y herramientas de análisis que contribuyan a la toma de decisiones en situaciones difíciles.

En ese sentido se recurrió a los investigadores del Programa de Bioética de la FLACSO, Directora: Dra Florencia Luna (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales), que es centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud Organización (OMS) y de la Organización Panamericana de Salud (OPS) para trabajar en la resolución de diferentes problemas.

Los Programas de formación en Bioética, seculares, sólidamente estructurados y con un equipo de profesionales idóneos como el Diploma o la Maestría en Bioética que se ofrecen en la FLACSO, pueden ser el eje articulador de un diálogo interprofesional. Tal como acaba de suceder, los tiempos venideros interpelarán una vez más a la bioética para una mejor identificación y resolución de los problemas y procesos de salud y enfermedad. En este sentido, la capacitación es un elemento fundamental.

Estas formaciones abarcan desde las bases éticas y jurídicas hasta problemas relacionados con las tecnologías reproductivas (la subrogación de vientres, el anonimato de los donantes de gametas, etc), las decisiones al final de la vida o la ética de la investigación en niños y en el embarazo. Todas estas cuestiones que son problemáticas requieren de un debate pluralista y razonado.

En la Maestría de Bioética se analizan éstos y otros aspectos inherentes a la justicia en la asignación de recursos (planteos respecto de la distribución de respiradores en las terapias intensivas o de vacunas a nivel global) así como temas relacionados con la privacidad de los datos y la inteligencia artificial. Para discutir con seriedad estos problemas se requiere de procesos argumentativos organizados y expresados con claridad. Una buena formación en bioética puede contribuir no sólo a encontrar las respuestas pertinentes sino también a formular las preguntas adecuadas.

Pero, además, la capacitación y formación en bioética puede posibilitar la reducción de la brecha entre el discurso y la acción sin dejar de considerar la importancia del debate público y la ética de la información y la comunicación. El análisis ético - que contemple los pasos y procedimientos de la argumentación - puede incidir en las políticas públicas con efectos positivos en la comunidad.

Pareciera ser éste un buen momento para introducirse en el fascinante mundo de la bioética. La realidad nos lleva a cuestionarnos muchas prácticas cotidianas y la pandemia ha exacerbado este preguntar. 

En este sentido, complementar nuestras formaciones con una sólida capacitación en bioética parece fundamental e implica hacer un llamado para que la bioética no sólo se constituya en un “salvavidas” en momentos difíciles, sino que ejerza un rol anticipatorio y preventivo desde diferentes contextos, que oriente la toma de decisiones de cada uno de nosotros.

Dra Irene N. Melamed

Profesora/investigadora, Programa de Bioética, FLACSO, Argentina

Acceso a espacio de intercambio y Blog del Programa de Bioética: www.elblogdebioetica.blogspot.com

En esta Nota