lunes 26 de julio de 2021
ACTUALIDAD ¿Callejón sin salida?
10-03-2021 16:36

Las ciudades costeras se hunden cuatro veces más rápido

Varios estudios confluyen para concluir que las ciudades costeras se hunden cuatro veces más rápido que otras. Hay varias causas directas, pero todas llegan más a menos al mismo callejón sin salida: cambio climático.

10-03-2021 16:36

Un flamante estudio publicado en la revista Nature analiza el panorama de la crecida de los grandes océanos y concluye que las ciudades costeras se hunden a un ritmo cuatro veces más veloz que otras. 
¿Por qué? Hay tres razones básicas, pero todas derivan de dos palabras clave: cambio climático.
Concretamente, el último número de la revista Nature Climate Change (que pertenece a Nature), incluye un trabajo firmado por Nobuo Mimura, que sostiene que, durante los últimos 20 años, los océanos experimentaron un aumento de entre 7,8 mm y 9,9 mm por año. Una cifra que contradice la información oficial anterior que hablaba de sólo 2,6 mm de incremento.
Mimura es un muy documentado japonés que contó, para su investigación, con el aval del Global and Local Environment Co-creation Institute, dentro de la Universidad Ibaraki, en Mito
Para despejar las dudas sobre “cifras pasadas por agua”, el director del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático del Reino Unido, Robert Nicholls, intentó explicar la diferencia de datos diciendo que el incremento del nivel de las costas se debe a una confluencia de factores y no solamente a uno: a la dilatación térmica de los océanos (provocada por el aumento de la temperatura); el derretimiento de la masa de hielos y glaciares; y el hundimiento de la tierra costera. 
 
“El bombeo del agua de los acuíferos o la extracción de gas del subsuelo está provocando que muchas de las ciudades costeras se hundan poco a poco, sobre todo aquellas que se localizan en los deltas. Aquí, la falta de sedimentos y su explotación está minando unos ecosistemas que funcionan de barrera contra inundaciones”, señala Robert Nicholls.

Además del calentamiento global y el derretimiento de hielos, el trabajo excesivo sobre las costas, para buscar agua o gas, debilita y hunde los terrenos


“Aproximadamente el 58% de la población costera del mundo vive en deltas donde la tierra se está hundiendo. Menos del 1% de la población costera mundial vive donde la tierra se está elevando”, añade el experto.
El IPCC trabaja teniendo siempre a mano un estudio anterior de la Universidad de Princeton, EEUU, en el que los expertos en cambio climático recomendaban que los países industrializados no sobrepasaran el incremento de 1,5º Celsius respecto a sus niveles preindustriales para evitar la catástrofe. Algo que ya mencionaba el Acuerdo de París de 2015, como medicina de urgencia para poner paños fríos en los episodios de calor extremo que el mundo viene registrando. Y lógicamente, si la temperatura atmosférica descendiera, el nivel del mar, también lo haría.
En busca de causas, el trabajo de Mimura y la aclaración del Centro Tyndall de algún modo empequeñecen las predicciones del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) que ya había augurado un 60% de subida en el nivel del mar mundial, con la amenaza latente de que, en las postrimerías del siglo XXI, la línea costera de varias ciudades se elevaría hasta 110 centímetros -sino más-. Es decir, una parte de lo conocido desaparecería.

 

"Bla, bla, bla", Greta dixit


Desde que fue creado, en 1988, el IPCC elaboró cinco informes evaluando la cuestión del cambio climático. En la 43ª reunión del IPCC, celebrada en abril de 2016, el grupo acordó que la síntesis del Sexto Informe de Evaluación se terminaría en 2022, a tiempo para el primer balance mundial de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). 

Entonces, los países examinarán los progresos realizados para lograr su objetivo de mantener el calentamiento global muy por debajo de 2 °C mientras que, al mismo tiempo, proseguirán los esfuerzos para “limitar” el aumento de la temperatura a 1,5 °C. Que ya es muchísimo.  

Les guste o no tiene razón Greta Thunberg cuando les dice a los que tienen a mano teléfonos y botones que no enfrentan el problema como lo que es: una crisis mundial. Y que se cans´´o de su "bla, bla, bla", como dijo en el último Foro Mundial Davos.
 
Entonces, estos datos del IPCC si bien salieron de ese organismo y no son los finales, abren el dique a un futuro que se presume aún más grave que lo previsto hasta ahora.