domingo 18 de abril del 2021
BLOOMBERG
24-10-2020 19:40

Decisión de BCE de dividendos de bancos se complica por rebrotes

Los reguladores bancarios europeos, que habían avanzado hacia el levantamiento de la prohibición de facto del pago de dividendos, ahora están cada vez más preocupados por el empeoramiento de las perspectivas económicas y su impacto en los balances de los prestamistas debido al resurgimiento del coronavirus.

Nicholas Comfort y Steven Arons
24-10-2020 19:40

Los reguladores bancarios europeos, que habían avanzado hacia el levantamiento de la prohibición de facto del pago de dividendos, ahora están cada vez más preocupados por el empeoramiento de las perspectivas económicas y su impacto en los balances de los prestamistas debido al resurgimiento del coronavirus.

A medida que los bancos presionan a los reguladores para que restablezcan los dividendos, una opción de consenso que los funcionarios están considerando es permitir que los bancos más fuertes paguen dividendos, pero limitando la cantidad de ganancias anuales sobre las que pueden pagarlos, según personas con conocimiento del tema. El panorama incierto causado por la pandemia aún podría influir en los funcionarios reunidos en el Banco Central Europeo y hacer que extiendan la prohibición, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas ya que el asunto es privado.

billions

El consejo de supervisión del BCE, que incluye tanto a reguladores nacionales como a funcionarios del BCE, sigue dividido a pesar de que algunos miembros cambiaron previamente su posición para apoyar el levantamiento de la prohibición a principios del próximo año. Ahora que ha llegado la segunda ola del coronavirus, están preocupados por la capacidad de los bancos para hacer frente a las pérdidas y seguir prestando dinero a la dañada economía.

Si bien algunos funcionarios quieren mantener la solicitud de suspender los pagos durante al menos varios meses más, otros quieren permitir que los bancos decidan sobre los pagos si es que tienen suficiente capital, dijeron las personas. Un tercer escenario incluye restringir a los bancos el pago a un porcentaje limitado de las ganancias anuales.

Un número cada vez mayor de bancos, desde los países nórdicos a la península ibérica, están presionando al BCE para obtener permiso para reanudar los dividendos después de que la prohibición dañara los precios de las acciones, que ya se habían visto golpeadas. Se enfrentan a funcionarios del banco central que quieren que los bancos conserven capital para seguir prestando después de que la pandemia causara estragos en la economía. El BCE ha indicado que retener los pagos de dividendos es parte de una compensación con las autoridades públicas después de que recibieran un apoyo estatal y un alivio regulatorio sin precedentes.

El BCE ha dicho que su solicitud ha mantenido alrededor de 30.000 millones de euros (US$35.500 millones) de capital dentro del sistema bancario.

Una portavoz del BCE dijo que “no se ha tomado una decisión sobre este tema”, sin proporcionar mayores comentarios. El banco central ha dicho que tomará una decisión sobre los dividendos en diciembre. Un factor clave serán las proyecciones económicas que realice el equipo del BCE, que se publicarán el 10 de diciembre, dijeron personas familiarizadas con el asunto. El Consejo de Gobierno realizará una reunión de política monetaria ese día, y la mayoría de los economistas esperan que agregue más estímulos para respaldar a la debilitada economía.

Ahora, el punto de fricción es cuán gravemente afectará la segunda ola a la economía y si los bancos tienen reservas suficientes para absorber las pérdidas de los préstamos sin necesidad de rescates, dijeron las personas. Los defensores del pago de dividendos argumentan que la prohibición podría hacer que los inversionistas pierdan la fe en los bancos, mientras que quienes quieren ampliarla dicen que los accionistas deben ser pacientes para salvaguardar su supervivencia.

El Consejo de Gobierno tiene que aprobar cualquier decisión del brazo de supervisión bancaria del BCE para permitir la reanudación de los pagos de dividendos, y eso podría ser un problema. Su programa de compra de bonos de emergencia está específicamente vinculado a la duración de la “fase de crisis” de la pandemia, y algunos funcionarios pueden oponerse a permitir pagos por parte de los bancos mientras la crisis aún está en curso.

Los reguladores deberían extender los límites a las distribuciones de capital de los bancos para ayudar a proteger el sistema financiero en caso de que la recuperación económica mundial sea lenta, dijo el Fondo Monetario Internacional.

Andrea Enria, que dirige el consejo de supervisión, ha subrayado que la prohibición es una medida extraordinaria para hacer frente a las consecuencias de la pandemia y no se convertirá en una herramienta habitual para el BCE.

“Estaré tan feliz como todos los demás cuando podamos volver a nuestra práctica estándar, que es solo intervenir y limitar la distribución de dividendos para los bancos más débiles”, dijo Enria en una entrevista con Handelsblatt publicada este mes. “Pero antes de que levantemos nuestra prohibición sobre los dividendos, debemos tener más claridad sobre hacia dónde se dirige la economía. También necesitaremos poder determinar cuán confiable y sólida es nuevamente la planificación de capital de los bancos”.

En esta Nota