domingo 11 de abril del 2021
BLOOMBERG CAMBIO CLIMÁTICO
23-03-2021 03:27

Europa central podría enfrentar megasequías en las próximas décadas

Un estudio publicado el viernes en Nature Communications advierte que Alemania y otras partes del continente podrían enfrentar megasequías de décadas, luego de haber sufrido previamente largos períodos de sequedad.

Jonathan Tirone
23-03-2021 03:27

Los responsables de formular de las políticas que alertan sobre la escasez de agua aún podrían estar subestimando la escala de las sequías para las economías de Europa central, según una nueva investigación.

Los períodos de sequía más frecuentes en la última década ya han afectado a los agricultores europeos, los servicios públicos y las industrias que dependen de las vías navegables. En 2018, uno de los veranos más calurosos registrados en Alemania afectó el transporte fluvial por el Rin y provocó pérdidas aseguradas por casi US$4.000 millones en todo el continente. “El estrés hídrico está aumentando”, dijo la Comisión Europea el lunes en una declaración.

Un estudio publicado el viernes en Nature Communications advierte que Alemania y otras partes del continente podrían enfrentar megasequías de décadas, luego de haber sufrido previamente largos períodos de sequedad.

“Tenemos que estar preparados para el hecho de que, debido al cambio climático, en el futuro Alemania podría experimentar sequías extremas que causen un daño enorme a nuestra agricultura y silvicultura modernas”, escribió Monica Ionita-Scholz, científica de los centros de investigación de la Asociación Helmholtz.

Además de las temperaturas más altas y los cambios en los patrones climáticos, el calentamiento global provocado por el hombre también está causando la fusión de las capas de hielo en lugares como Groenlandia. La liberación constante de miles de millones de toneladas de agua helada en el Atlántico durante años está alterando las corrientes oceánicas que transportan corrientes cálidas hacia el norte.

Dos episodios similares en el pasado lejano llevaron a los investigadores a concluir que las megasequías están conectadas con el enfriamiento en el norte del océano Atlántico.

“El consenso general de la comunidad científica es que la circulación oceánica en el Atlántico norte probablemente se debilitará”, escribieron los autores del estudio. “Si esto llega a suceder, y también hay una fase de reducción de la actividad solar debido a la variabilidad natural, el resultado podría ser una crisis de décadas como las experimentadas en el último milenio, lo que plantea enormes desafíos sociales y políticos”.