Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 20 de abril de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / POTENCIA EN DECLIVE
lunes 18 marzo, 2019

En Irán la gente hace fila desde el amanecer para conseguir comida subsidiada

Justo después del amanecer, Fatemeh Ansari Mokhtari estaba sola frente al supermercado Shahid Baharloo de Teherán, agarrando el borde de su chador negro.

Galería de imágenes

Golnar Motevalli


Fotogalería
XXX FOOD QUEUES IN TEHRAN XXX FOR GOLNAR MOTEVALLI STORY Foto: Bloomberg

Justo después del amanecer, Fatemeh Ansari Mokhtari estaba sola frente al supermercado Shahid Baharloo de Teherán, agarrando el borde de su chador negro. Horas más tarde todavía estaba allí, ahora al frente de una larga fila, cuando una camioneta refrigerada se detuvo y el conductor descargó un cordero criado en Australia envuelto en muselina blanca. La mujer de 69 años de edad recibiría 3 kilogramos de carne subsidiada por el estado, su asignación mensual. "Es bueno que tengamos esto al menos, de lo contrario, ¿qué haríamos?", pregunta. "También es el pan y la leche, la presión es inmensa".

La acera donde Mokhtari pasó la mayor parte de ese sábado por la mañana es una línea de frente en lo que se asemeja cada vez más a una economía de guerra, con la carne roja racionada, mientras que los especuladores y los contrabandistas prosperan. Irán no enfrenta un colapso al estilo venezolano, pero las sanciones renovadas de EE.UU. han reducido los ingresos del petróleo, han golpeado el rial y han llevado los precios más allá del alcance de muchos. La escasez de carne, medicina, e incluso gasolina en algunas regiones, se está extendiendo; prueba, dicen los conservadores de línea dura, de que la relación del presidente Hassan Rouhani con Occidente fracasó.

"Cada día hay alrededor de cien personas esperando, pero por lo general solo tenemos suficiente para unas 50 o 60 personas", cuenta el carnicero Amir Hossein Siapoush, esperando cortar el cordero. "Es así todos los días". El costo de las carnes rojas y las aves de corral se incrementó en más de 90 por ciento con respecto al año anterior. Las sanciones de EE.UU. no aplican a suministros humanitarios como los alimentos, pero su reimposición el año pasado congeló los canales bancarios y alarmó a las compañías extranjeras de hacer incluso negocios permitidos con Irán. El rial entró en caída libre y solo se ha recuperado parcialmente. Las importaciones, cuando Irán puede pagarlas, son mucho más caras.

Los ministros están priorizando los alimentos y las medicinas, y la semana pasada el parlamento aprobó US$14.000 millones de los recursos cada vez más escasos de Irán para apoyar a los productores nacionales y financiar "cupones electrónicos" para los pobres que pueden intercambiarse por productos esenciales. Los importadores ya tenían acceso a divisas extranjeras más baratas para garantizar un flujo de bienes, pero a esa política se le atribuye el aumento de los precios, y las empresas no transfieren ahorros a los consumidores a pesar de las amenazas de judicialización.

El gobierno prohibió las exportaciones de ganado en agosto pasado para evitar la escasez en el país cuando entraron en vigencia las sanciones, pero los agricultores, en cambio, contrabandearon animales al extranjero para obtener moneda extranjera. Djavad Salehi-Isfahani, miembro sénior no residente de Brookings Institution, asegura que el gobierno comparte parte de la culpa por las dificultades de Irán, y describió su política de proporcionar dólares subsidiados a los importadores como errónea.

En cambio, las autoridades deberían impulsar las transferencias mensuales de efectivo a los iraníes más pobres y dejar que ellos decidan cómo gastar el dinero, dice. "Están tratando de mantener el consumo de los pobres a un nivel que no es realista, dado el entorno en el que se encuentra Irán en la actualidad".

Escalamiento de los ataques

Para los iraníes que recuerdan las privaciones de la década de 1980, cuando su país se vio envuelto en una guerra con Irak, o las sanciones internacionales coordinadas que aislaron su economía antes del acuerdo nuclear de 2015, el racionamiento no es nada nuevo. Las cosas aún no están tan mal como han estado en tiempos recientes.

La República Islámica muestra pocas señales de colapso, pero una serie de protestas que se extendieron por las ciudades provinciales incluso antes de que se reanudaran las sanciones muestran cuán rápido puede cambiar la marea. Lo que comenzó entonces como enojo por el manejo de la economía por parte del gobierno se convirtió rápidamente en una muestra de frustración con el establecimiento político.

Los intentos de Rouhani de alejar más de la economía a los militares y otras instituciones estatales se vieron entorpecidos por la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, el año pasado, de retirarse del acuerdo internacional de 2015, el cual frena el programa nuclear de Irán a cambio de poner fin a algunas sanciones. La crisis económica significa que Rouhani se enfrenta a la presión de EE.UU. por un lado, y de los de línea dura, quienes dicen que Irán está siendo castigado por sus concesiones, por el otro.

Con la promesa de EE.UU. de restringir las restricciones a las ventas de petróleo iraní y el vencimiento en mayo de las exenciones de importación para varios de los compradores de petróleo de la nación, la vida se está volviendo más difícil. Es un telón de fondo sombrío para la celebración esta semana del año nuevo persa, o Nowruz, un festival que normalmente se caracteriza por las fiestas, los dulces y los regalos.

El jefe del banco central, Abdolnaser Hemmati, dijo el mes pasado que las familias deberían ajustar sus hábitos de gasto y prepararse para ver menos marcas extranjeras en los estantes. En un discurso dirigido a los partidarios de la región exportadora de petróleo de Bushehr, Rouhani prometió ampliar los programas de asistencia social que ya se dirigen a 11 millones de iraníes pobres. "Tienes que perseverar, supongo. Tolerar un poco", dice Ali Sabaghi, un trabajador de 53 años de edad en una fábrica de ropa dirigida por el estado que estaba en la fila de la carne con su esposa. Sus ingresos mensuales solo habrían cubierto dos semanas de gastos si no se hubieran reducido.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4605

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard