2nd de March de 2021
BLOOMBERG Centroamérica
01-12-2020 21:26

Legisladores guatemaltecos incendian su propia casa

En repudio al presupuesto 2021, los manifestantes incendiaron el Congreso de Guatemala.

Mac Margolis
01-12-2020 21:26

El epicentro fue la legislatura nacional en Ciudad de Guatemala, a la que furiosas multitudes destrozaron y prendieron fuego el 21 de noviembre. La chispa fue la decisión de la legislatura de aprobar el presupuesto para 2021 del presidente Alejandro Giammattei, repleto de un aumento generoso del gasto; generoso con aquellos en posiciones de poder y privilegio.

El nuevo paquete de gastos, el más grande en la historia de Guatemala, incluyó un desembolso considerable para la infraestructura. Eso no habría sido del todo malo si la enorme cantidad de dinero no se destinara a algunos de los parches más oscuros de la burocracia nacional. Honores al Ministerio de Comunicaciones, dos de cuyos ex jefes esperan juicio por presuntos negocios corruptos.

Miles de personas salieron a las plazas y las calles públicas, lo que provocó la quema del congreso.

Por 115 votos contra 45, los legisladores también redujeron a la mitad el dinero para el poder judicial nacional en un gobierno elegido sobre una agenda anti corrupción. También recortaron US$1,5 millones de un programa de nutrición exclusivo, a pesar del duro impacto de la pandemia en un país que ya tenía la sexta peor tasa de desnutrición del mundo. Para agravar la situación, un legislador de derecha llamó a los guatemaltecos “comedores de frijoles”; mientras tanto, el presupuesto incluyó una asignación para alimentación anual de US$ 65.000 por legislador.

¿Qué estaban pensando? En una apresurada sesión posterior a la medianoche, sin molestos debates, el Congreso convirtió en ley un presupuesto que logró disgustar a la jerarquía católica, las universidades, los organismos fiscales, los agricultores y los exportadores. En respuesta, miles de personas salieron a las plazas y las calles públicas, lo que provocó la quema del congreso.

Su jefe rápidamente rescindió el presupuesto, mientras el gobierno llamó a mesas redondas sociales para revisar el paquete. Una misión de paz de emergencia de la Organización de Estados Americanos llegó a Guatemala el 27 de noviembre.Guatemala ha visto esto antes. Enormes manifestaciones en 2015 obligaron al presidente Otto Pérez Molina y a su séquito a renunciar por corrupción.

Guatemala ocupó el puesto 148 en el índice de percepción de corrupción de 180 países de Transparencia Internacional.

El impulso de esa revuelta ayudó a elegir al comediante convertido en político Jimmy Morales como un participante limpio del gobierno. Completó su mandato, pero dejó el cargo con investigaciones de corrupción que pisaban los talones de la Primera Familia y nuevas oleadas de manifestantes en la calle.

Entonces aparece Giammattei, otro luchador contra la corrupción, quien comenzó su mandato en medio de renovadas esperanzas de un reavivamiento ético en enero y promete luchar contra el crimen organizado con “suficiente testosterona”. Once meses después, él también está contra la pared.

Antecedentes

Los trastornos en serie se remontan a fines de la década de 2000, cuando el país más rico de América Central fue pionero en un audaz experimento de represión contra la corrupción a través de un panel de investigación modelo compuesto por expertos legales importados. La CICIG, abreviatura de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, se convirtió en el acrónimo de América Central durante la década de 2010, ayudando a fiscales públicos asediados a llevar casos en Ciudad de Guatemala y más allá.

No es de extrañar que dos de cada tres guatemaltecos desconfíen del gobierno

El balance: “Las investigaciones de la CICIG llevaron a 1.540 acusaciones en 120 casos que involucran a más de 70 redes ilícitas”, escribieron los investigadores de American University Charles Call y Jeffrey Hallock en un estudio sobre Guatemala a principios de este año.

Investigadores independientes, liderados por el jurista colombiano Iván Velásquez, se convirtieron en emblemas de la nueva sensibilidad regional a favor de la transparencia radical y el estado de derecho, inspirando iniciativas similares en Honduras y El Salvador.

Aun así, los corredores de influencia de Guatemala conocen el arte de refinar emergencias legales, a menudo con un barniz de rectitud cívica. Morales sobrevivió a su mandato cerrando filas con otros legisladores en peligro de extinción, maniobrando para flanquear y cerrar la agresiva oficina anti corrupción que una vez anunció. Al convertirse en el primer jefe de Estado en seguir a Donald Trump en el traslado de la embajada israelí de su país a Jerusalén, Morales se aisló de cualquier represalia estadounidense por expulsar a la CICIG.

 “La pandemia ha frenado las tensiones sociales y los conflictos en toda la región durante la mayor parte de este año”

Si Guatemala lanzó la contraofensiva fiscal de Centroamérica contra la política sucia, corre el riesgo de ser recordada como una advertencia sobre los límites de la reforma en sociedades dirigidas por instituciones capturadas.

Afortunadamente, como sugiere la convulsión en Guatemala, esa puede no ser toda la historia. Aunque la CICIG y sus escisiones no han detenido la podredumbre en la parte superior, su excavación ha aprovechado la frustración cívica y el resentimiento que se ha profundizado a medida que se extiende.

Desconformes con el Gobierno

Guatemala ocupó el puesto 148 en el índice de percepción de corrupción de 180 países de Transparencia Internacional. No es de extrañar que dos de cada tres guatemaltecos desconfíen del gobierno. La revuelta presupuestaria llegó a 10 departamentos guatemaltecos, donde la inconformidad se convirtió en furia. “Más agresivo, con un sentimiento jacobino, a la vez rebelde y consistente, el pueblo asumió el gobierno y el sistema político”, escribió Álvaro Montenegro, periodista y activista político que ayudó a lanzar la campaña nacional para que Giammattei renunciara.

El asediado líder guatemalteco, está tratando, tardíamente, de aguantar mediante el apaciguamiento y el diálogo cívico, y puede evitar su destitución. “La pandemia ha frenado las tensiones sociales y los conflictos en toda la región durante la mayor parte de este año”, dijo Giancarlo Morelli, experto en Centroamérica de la Unidad de Inteligencia de The Economist. Pero, como señala Morelli, “las causas fundamentales siguen ahí y es probable que vuelvan aún más fuertes”.

La revuelta presupuestaria llegó a 10 departamentos guatemaltecos, donde la inconformidad se convirtió en furia

Terremotos, huracanes de categoría 5, erupciones volcánicas mortales y covid-19: Guatemala lo ha tenido todo. Sin embargo, lo que más recientemente ha despertado la atención hemisférica es el desastre totalmente antinatural de un establecimiento político que se volvió deshonesto y fatalmente alejado del pueblo que gobierna.

La élite política de Guatemala pudo haber escrito el libro de cómo sobrevivir a la revuelta y la agitación popular. Gobernar bajo el volcán es otro asunto.

En esta Nota