sábado 28 de marzo de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
martes 4 febrero, 2020

Los europeos deberían agradecer a Boris Johnson: Lionel Laurent

Un sorprendente efecto secundario de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que se hizo oficial la semana pasada, fue que unió a los 27 miembros restantes del bloque. Los británicos esperaban que los Gobiernos nacionales soltaran la alfombra roja, desesperados por seguir vendiendo prosecco italiano, automóviles alemanes y vino francés. En cambio, una UE unida y más centrada en preservar la integridad del mercado único les mostró la puerta, evitando el regreso a una frontera dura en Irlan

Lionel Laurent

Bloomberg Default Foto: Bloomberg
martes 4 febrero, 2020

Un sorprendente efecto secundario de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que se hizo oficial la semana pasada, fue que unió a los 27 miembros restantes del bloque. Los británicos esperaban que los Gobiernos nacionales soltaran la alfombra roja, desesperados por seguir vendiendo prosecco italiano, automóviles alemanes y vino francés. En cambio, una UE unida y más centrada en preservar la integridad del mercado único les mostró la puerta, evitando el regreso a una frontera dura en Irlanda y resolviendo una vez por todas el proyecto del Reino Unido.

Si bien sería difícil describir a la UE como unida en otros temas, como el próximo presupuesto, la política de ampliación o la armonización fiscal, la solidaridad en torno al brexit sigue ahí. El principal negociador del bloque, Michel Barnier, desestimado por su antigua gloria y ahora lo más cercano que tiene Bruselas a una estrella del rock, está liderando el camino hacia un "campo de juego" regulatorio para gobernar cualquier acuerdo comercial futuro con el Reino Unido —y ha recibido el respaldo con objetivos similares de políticos en Francia, Alemania, Italia, Irlanda y República Checa. Las prioridades nacionales, como la pesca para Francia y Gibraltar para España, se han convertido en europeas.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, no tardó en acusar a Bruselas de haber exagerado su juego. Su respuesta a los requerimientos de compromisos sobre el trabajo, el medio ambiente y las normas de ayuda estatal ha sido amenazar un acuerdo básico de "Australia", lo que es prácticamente ningún acuerdo. Esa es una medida calculada para dividir y conquistar a los Estados miembros de la UE que enfrentan aranceles sobre bienes por valor de unos 47.000 millones de euros (US$52.000 millones).

Sin embargo, es más probable que estas amenazas les recuerden a los europeos por qué deberían seguir unidos. La UE se siente tanto en peligro existencial por el brexit como innatamente más poderosa como potencia comercial. Cuanto más rechace Johnson los temores de seguridad alimentaria o se burle de la ayuda estatal como una adicción puramente extranjera, más la UE verá al Reino Unido no como Australia, ni como la alternativa preferida de Johnson que es Canadá, sino más bien como México a través del lente de Donald Trump: un importante socio comercial que también es una amenaza. Las protestas de Johnson de que Gran Bretaña tiene un salario mínimo más alto que la mayoría de los Estados de la UE no solucionarán la falta de confianza que motiva a Bruselas a tomar medidas al estilo estadounidense para proteger el bienestar del bloque. "La integridad del mercado único nunca ha sido, y nunca será, negociable", dijo Barnier el mes pasado.

Si bien siempre existe la preocupación de que el frente común eventualmente se derrumbe, digamos por un acuerdo paralelo negociado para proteger los intereses de un miembro sobre aquellos de los 27, no ha sucedido todavía por varias razones. El profesor Thierry Chopin, de Université Catholique de Lille, señala tres impulsores de la unidad: un apego al mercado único que comparten incluso Estados miembros muy diferentes; una opinión pública que es más positiva sobre la UE y menos interesada en políticos que llaman a abandonar el bloque; y el desequilibrio de poder entre los 60 millones de consumidores del Reino Unido y los 450 millones de la UE. Es difícil entender cómo Johnson puede superar esto último a menos que logre eliminar un acuerdo comercial de Estados Unidos.

Preservar la unidad es también una forma de preservar la influencia global. Como superpotencia reguladora, una que se basa en acuerdos comerciales y poder blando para exportar sus reglas, Bruselas desea asegurarse de que tener una brecha en forma de Reino Unido en su mercado único no genere agujeros en las reglas emblemáticas como GDPR para la privacidad de datos o MiFID II para mercados financieros. Esta capacidad de influir en la regulación fuera del mercado único se conoce como el "efecto Bruselas", un término acuñado por el profesor Anu Bradford de la Facultad de Derecho de Columbia University, cuyo último libro argumenta que el brexit probablemente fortalecerá a la UE. El brexit ha puesto los sueños del Reino Unido y de la UE de autonomía reguladora en un curso de colisión.

Para estar seguros, siempre existe el riesgo de adoptar una posición demasiado dura en una negociación, o de volverse demasiado confiado. Bruselas tendrá que tener en cuenta su propia necesidad de permanecer cerca del Reino Unido, para acceder a los mercados de la ciudad de Londres y a las asociaciones de defensa y seguridad. El costo económico de un regreso abrupto a los aranceles desataría una carrera por el apoyo estatal. No está claro si la UE está lista para eso.

En este momento, sin embargo, no hay razón para pedir menos. El plazo de 11 meses para estas conversaciones no juega a favor de Johnson, y es probable que las economías del Reino Unido y de la UE no estén menos entrelazadas a fines de este año que al comienzo. El choque de espadas no deja espacio para compromiso en ambos lados. Dado que Estados Unidos y China son cada vez más asertivos en el escenario mundial, las excentridades de Johnson no deben revertir la solidaridad brexit que se evidencia en Bruselas.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4948

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.