miércoles 26 de febrero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG / ANÁLISIS DE BLOOMBERG
martes 30 julio, 2019

Donald Trump está a punto de lograr cambios en sistema de comercio mundial

El asalto del presidente de EEUU contra la Organización Mundial del Comercio –y el sistema global de reglas que guían a los negocios internacionales– puede estar a punto de obtener una gran victoria en silencio.

Shawn Donnan y Bryce Baschuk

President Trump Departs White House For Virginia Foto: Bloomberg
martes 30 julio, 2019

El asalto del presidente Donald Trump contra la Organización Mundial del Comercio –y el sistema global de reglas que guían a los negocios internacionales– puede estar a punto de obtener una gran victoria en silencio.

Gracias al veto de Estados Unidos sobre los nuevos jueces de apelaciones, se espera que el brazo de disputas de la OMC comience a caer en el equivalente institucional de un coma a fines de este año. Eso ha provocado una lucha por parte de la Unión Europea, Canadá y otros países para establecer una alternativa temporal que permita el uso de árbitros en lugar de paneles de tres jueces para escuchar las apelaciones.

Pero al crear ese sistema, los miembros de la OMC pueden estar dando a Trump y sus secuaces –quienes, como él, tienen un escepticismo profundamente arraigado de las instituciones multilaterales– lo que quieren.

"Estados Unidos entró en el sistema de solución de diferencias pensando que iba a ser un proceso de arbitraje que estaría limitado en su capacidad de obligar a los miembros a hacer cosas que no habían acordado", asegura Stephen Vaughn, quien hasta principios de este año supervisó el asalto de la administración Trump al organismo de apelación de la OMC como asesor general del Representante de Comercio de Estados Unidos.

El arbitraje proporcionaría sobre todo la flexibilidad que busca Estados Unidos, afirma Vaughn. Vería las disputas tratadas como casos individuales, con lo que evitaría el sistema dependiente de precedentes en el que se ha convertido el órgano de apelación de la OMC.

"No tiene que ser un sistema único para todos", dice Vaughn, quien argumenta que la OMC debería permitir a los miembros "no solo establecer diferentes sistemas de solución de controversias entre diferentes países, sino también diferentes sistemas de solución de controversias de un caso al próximo".

El único inconveniente que Vaughn, ahora socio del bufete de abogados King & Spalding, identifica en el sistema de arbitraje UE-Canadá es que EE.UU. no está incluido. Estados Unidos ha sido el mayor usuario y objetivo del sistema de solución de diferencias de la OMC, según datos de la OMC.

"Puede ser que invitar a las personas a participar en un proceso de solución de diferencias que no involucre a EE.UU. sea como invitarlas a ver E Street Band sin Bruce Springsteen”, asegura.

Vaughn, al igual que el representante de Comercio de EE.UU., Robert Lighthizer, es un exabogado de la industria del acero, que desde hace mucho tiempo guarda rencor contra la OMC por rechazar repetidamente cómo EE.UU. calcula lo que sus socios comerciales han considerado por mucho tiempo como derechos antidumping exorbitantes.

Él y Lighthizer también comparten un escepticismo más amplio respecto a la OMC. En una de sus primeras apariciones públicas en 2017, Lighthizer habló con nostalgia de cómo se resolvían las controversias a puerta cerrada antes de la creación de la OMC en la década de 1990. En un testimonio escrito presentado al Comité de Finanzas del Senado esta semana, Lighthizer volvió a enumerar una lista de quejas sobre el órgano de apelación, que van desde el incumplimiento de un plazo de 90 días para las decisiones hasta lo que, según EE.UU., ha sido el "exceso de alcance" del organismo en cuestiones como los derechos antidumping.

Lighthizer, cuya oficina no respondió a una solicitud de comentarios, dijo a los legisladores estadounidenses en marzo que su objetivo final es reformar la OMC y ve al órgano de apelación como una palanca. "Si no estamos dispuestos a ser audaces y utilizar la única palanca que tenemos con la OMC, es decir que no aprobaremos el nombramiento de los miembros del órgano de apelación sin reforma, entonces no conozco otra forma de hacerlo".

Un objetivo principal de la reforma, enunciado en un memorando presidencial la semana pasada, es desenrollar el sistema de la OMC, el cual ahora permite que China y otros miembros de la OMC se etiqueten a sí mismos como "países en desarrollo". Estados Unidos ha argumentado durante mucho tiempo que eso brinda a esos países ventajas injustas en la OMC, que van desde poder mantener la línea de aranceles más altos en las negociaciones hasta tomar más tiempo para cumplir con los acuerdos existentes.

Al bloquear los nuevos nombramientos, Estados Unidos ha erosionado constantemente las filas del organismo de apelación a medida que expiran los periodos de cuatro años de los jueces. Una vez formado por siete miembros, el organismo ahora tiene solo tres, el número mínimo requerido para un panel. Los términos de dos miembros más vencen el 10 de diciembre y el periodo del último miembro finaliza en diciembre de 2020. Es probable que el cuerpo cojee durante uno o dos años, aunque no podrá escuchar nuevas apelaciones. A los jueces cuyos términos han expirado se les permite continuar trabajando en casos a los que ya están asignados.

Pero el asalto a sus cimientos va más allá del personal.

Entre los objetivos de la administración Trump está acabar con la regla que prohíbe a los miembros de la OMC bloquear unilateralmente las decisiones de apelación. Y eso no es algo que la propuesta de arbitraje UE-Canadá evitaría.

Estados Unidos quiere ver un retorno a la regla del "consenso positivo" que cayó en desgracia después de un aumento de las disputas comerciales en la década de 1980. Bajo el antecesor de la OMC, EE.UU. y otros países vetaron cada vez más las resoluciones de disputas, lo que dejó el sistema roto y condujo a un aumento de las represalias comerciales unilaterales. Eventualmente, eso llevó a llamados a la paz y la creación en 1994 de la OMC y su sistema vinculante de diferencias.

El regreso de sus poderes de veto a las disputas ayudaría a EE.UU. mientras se prepara para defender una serie de desafíos en la OMC a su invocación de la seguridad nacional como justificación de los aranceles sobre el acero y el aluminio. También podría ayudar a EE.UU a evitar represalias aprobadas por la OMC por atacar los abusos del comercio exterior con aranceles unilaterales, en virtud de la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974, el instrumento clave que Lighthizer ha desplegado en su guerra comercial con China.

Los aliados de Lighthizer dicen que su verdadera preocupación es la soberanía, después de lo que ven como años de imposiciones de la OMC que EE.UU. nunca acordó. "Eso siempre iba a ser muy, muy problemático para un país como el nuestro que piensa que las reglas y las regulaciones son responsabilidad de EE.UU. y se logran a través de un proceso democrático aquí, en lugar de ser impuestas desde afuera", asegura Vaughn.

La lucha aún no ha terminado. Algunos en Ginebra todavía argumentan que es demasiado pronto para decir que EE.UU. está ganando mientras otros miembros de la OMC se unen en torno a la institución. O bien, que la UE y Canadá están jugando la mano de Trump cuando EE.UU. aún tiene que delinear su propio plan y en cambio continúa persiguiendo sus guerras comerciales.

"Es una falacia decir que están jugando la mano de EE.UU. porque ni siquiera sabemos cuál es esa ’mano’", asegura Alan Yanovich, un abogado en Akin Gump Strauss Hauer & Feld LLP, con sede en Ginebra. “Todo lo que hemos visto hasta ahora es una inclinación a destruir: destruir el comercio y destruir las instituciones”.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4917

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.