domingo 04 de diciembre de 2022
CICLO DE ENTREVISTAS Perfil Educación

Guillermo Marcó: "El kirchnerismo se portó bien en la misa que se hizo en Luján"

El ex vocero del Arzobispado de Buenos Aires participó del Ciclo de Entrevistas organizado por estudiantes del Posgrado en Periodismo de Investigación. El recuerdo de la tensión entre Néstor Kirchner y Jorge Bergoglio. Y las críticas que recibe el Papa en la Argentina.

28-10-2022 17:00

Guillermo Marcó participó de una conferencia de prensa virtual organizada por estudiantes del Posgrado en Periodismo de Investigación que organiza el Grupo Perfil y la Universidad del Salvador (USAL) en la que se refirió a la misa que se realizó en Luján tras el intento de magnicidio contra Cristina Kirchner. “La misa es tanto para los cristianos como para los católicos, un acto de culto y por lo tanto no se deberían convocar misas para realizar actos políticos. En la Basílica no pasó nada, la gente asistió a misa o, al menos el kirchnerismo que asistió a esa misa, lo hizo correctamente. El kirchnerismo se portó bien en la misa que se hizo en Luján", sostuvo.

El ex vocero de Jorge Berglogio también detalló como es el vínculo que el Papa tiene con la Argentina. “Se habla mal de él y se lo minimiza, como si él estuviera pensando en la Argentina todo el día, pero tiene muchas preocupaciones en el mundo entero”, señaló el presbítero en el Ciclo de Entrevistas a cargo de Rodrigo Lloret, director de Perfil Educación.

—¿Qué representa para la Iglesia argentina la peregrinación a la Virgen de Luján?

—La peregrinación a Luján es un hecho sin precedentes para la realidad Argentina porque es la creación más multitudinaria que se hace en el mundo. Más de un millón y medio de argentinos se largan a la ruta a caminar sólo llamados por la fe. Es el misterio más grande que no tiene nada que ver con una convocatoria política.

—En relación a la Basílica de Luján, ¿qué le pareció la misa que se hizo después del intento de magnicidio contra Cristina Kirchner?

—La gente que ese día fue a la Basílica quizás no haya ido a misa nunca en su vida y, tal vez, ni siquiera sean creyentes. La misa es tanto para los cristianos como para los católicos un acto de culto y por lo tanto no se deberían convocar misas para realizar actos políticos. En la Basílica no pasó nada, la gente asistió a misa o, al menos el kirchnerismo que asistió a esa misa, lo hizo correctamente. El kirchnerismo se portó bien en la misa que se hizo en Luján.

—¿Por qué dice que el kirchnerismo se portó bien en Luján?

—Lo decía porque circulaba un vídeo donde estaban todos gritando y tocando bombos. Nada de eso pasó en esa misa. Se portó bien significa que no hicieron nada de todo eso que aparecía teóricamente en el vídeo que circuló en las redes que era una fake news. Simplemente, estuvieron en los bancos, saludaron y se fueron.

—Dijo que no se deberían convocar misas para realizar actos políticos. ¿Cree que fue un error convocar a esa misa?

—No, no es que yo lo crea. Me refería a que una misa no es para convocar políticos, es algo que nace del corazón para un creyente, del querer participar en una acción sagrada. Para el católico la misa es un acto sagrado, y no se puede mezclar con una convocatoria partidaria que no corresponde.

—Cuando usted fue vocero del Arzobispado de Buenos Aires hubo un momento de mucha tensión entre el entonces presidente Néstor Kirchner y Jorge Bergoglio. ¿Qué recuerda de esa época?

—Recuerdo que el ex presidente Néstor Kirchner llegó a calificarlo a Bergoglio como el opositor y quedé en medio de esa situación. En esa época cuando se presenta en Misiones Carlos Rovira a la reelección, monseñor Joaquín Piña fue el que se opuso. Por eso decían la piña de Piña. Porque en realidad Piña le ganó por una mayoría abrumadora y no pudo hacer la reforma de la Constitución provincial. Kirchner en un discurso, lo consigna a Bergoglio como el jefe de la oposición, era porque Piña era jesuita también y entonces sale a contestarle Bergoglio diciendo: "Tengan cuidado de aquellos que son lobos vestidos con piel de oveja, que promueven el odio y la división". Entonces yo digo en una entrevista: "Si un presidente promueve el odio y la división, sería muy complicado para todos". Eso lo tomó la agencia DIN lo cambió y lo puso en afirmativo. Pusieron Marcó dijo: “El presidente promueve el odio y es peligroso para todos”. Ahí se armó un lío muy grande. Entonces, preferí dar un paso al costado y eso no le gustó al cardenal.

 

Entrevista del Posgrado PERFIL/USAL


—Usted estuvo con Frnacisco en julio en el Vaticano. ¿Cómo lo encontró?

—Lo vi muy bien, muy lúcido y con mucha fuerza. En ese encuentro lo vi dos veces, en la audiencia general y después en una entrevista en Santa Marta. Cuando estábamos hablando decidí hacer un podcast, que se grabó y tuvo gran repercusión mundial. Porque muestra el tono en que habla Francisco de cosas generales, de su vida, más que de temas políticos. En general, hablamos mas de cosas nuestras, de cómo se siente y de cómo la está pasando. Me gusta mucho escucharlo.

—¿Le comentó a Francisco algunas críticas que recibe en Argentina?

—Yo le pregunto a veces de cosas internacionales, por ejemplo, de cómo hizo para lograr un acercamiento entre Barack Obama y Raúl Castro, porque era un hecho histórico increíble. También cómo logró descongelar las relaciones con Rusia, siendo que durante 800 años ninguno de los Papas se habían hablado con los patriarcas rusos y un argentino consiguió eso. Las cosas que ha hecho en el campo internacional son increíbles, pero somos un poquito tóxicos los argentinos y no le creemos o hablamos mal de él. Se habla mal de él y se lo minimiza, como si el estuviera pensando en la Argentina todo el día, pero tiene muchas preocupaciones en el mundo entero.

—¿Qué opina del peligroso aumento de la pobreza que se evidencia en Argentina?

—El otro día justamente estaba en el aniversario del Diálogo Argentino, que fue en la época de Duhalde, en la cual yo recibía los llamados de Duhalde queriendo hablar con Jorge Bergoglio desesperadamente. En ese momento el Cardenal decía que el lugar del diálogo era el Parlamento, o sea que a los políticos se les paga un sueldo y están en una banca que representa una porción del pueblo argentino. Entonces resulta ridículo que no hagan su trabajo porque no sesionan casi nunca. ¿Para qué existe un Parlamento carísimo, si no se puede sesionar?. Entonces me parece que lo que tienen que hacer los políticos es ponerse a solucionar los problemas de la gente, que son la inflación, la inseguridad, las malas condiciones, la complejidad que tiene cualquier persona que trabaja, que tiene una Pyme, que le cierran la importación o de repente no hay materia prima. No tenemos nada, no hay guerras, ¿cuál es nuestro problema? nuestro problema somos nosotros, eso es lo patético, no es sólo culpa de los políticos, porque hay políticos también muy buenos, y hay gente que tiene una vocación enorme de servicio. 

—¿Qué piensa sobre Javier Milei?

—Me parece que los jóvenes que siguen a Milei, quizás están desilusionados por la política tradicional, es algo que viene pasando en muchos países del mundo. Ahora tenemos el cambio de gobierno en Italia, y más o menos la forma de pensar de la actual Premier es parecida a la de Milei. Por otro lado, hablar es fácil, cualquiera cuando no está en un gobierno puede decir que va a ser muchas cosas, pero después cuando llega al poder, la realidad marca bastante la cancha. Así que aquellos jóvenes que se ilusionan con Milei, se van a encontrar con que no es tan fácil cambiar tantos años de hacer las cosas de determinada manera.

—Le agradecemos su participación en este Ciclo de entrevistas de Perfil Educación y le damos la posibilidad de cerrar el reportaje con un comentario final que quiera hacer.

—Me parece que el rol de comunicadores es un rol muy importante y creo que hay algunas cosas que se van perdiendo en éstas épocas con el vértigo de internet, que es chequear la fuente, y dejar que las personas se expresen, porque la gente también vive muchas veces atemorizada con las cosas que le dicen los medios, por eso hay que dar un poquito de esperanza porque la necesitamos. 

Patricia Miranda, Patricia Manni y Nicolás Turdera
Estudiantes de Periodismo de Perfil Educación

Posgrado en Periodismo de Investigación PERFIL-USAL