CIENCIA
Contaminación

Investigación reveló la presencia de "sustancias químicas eternas" en más de 330 especies de animales

Son víctimas de las PFAS, sustancias químicas indestructibles que se encuentran en el ambiente y que han contaminado suelos y aguas. Los científicos denuncian el riesgo que sufren todas las especies expuestas.

CONTAMINANTES QUÍMICOS.
Caños que tiran desechos industriales al agua sin tratamiento previo. | JOSE ROMERO

Según una investigación a cargo de EWG, publicada en febrero de este año, reveló que más de 330 especies de animales son afectadas por perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS, por sus siglas en ingles).

Las PFAS son sustancias químicas indestructibles, que se encuentran en el ambiente (de allí su otra denominación: “sustancias químicas eternas”) y que han contaminado suelos, aguas y, recientemente, fueron encontradas en los organismos de cientos de especies animales.

Estos químicos han sido utilizados desde 1940, por diversos sectores industriales, y forman parte de diversos productos de uso diario, como envases de alimentos, ropa utensilios de cocina como los sartenes (por el teflón), entre otros. Su concentración en el ambiente y la imposibilidad de ser “destruidas” o degradadas, las vuelve altamente contaminantes y tóxicas, para humanos y animales.

Sobre las PFAS o “sustancias químicas eternas”

Las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas o PFAS son un grupo de químicos creados por los humanos que se utilizan, desde hace varias décadas, en la fabricación y producción de gran número de productos de consumo e industriales. Conocidos también, como “químicos eternos” o “sustancias eternas” por ser “extraordinariamente persistentes en el medio ambiente y en nuestros cuerpos.

La Agencia Europea de Medio Ambiente establece que “son un grupo de más de 4 700 agentes químicos sintéticos, ampliamente utilizados, que se acumulan a lo largo del tiempo en los seres humanos y en el medio ambiente”. La Agencia, e infinidad de investigaciones, aseguran que dichas sustancias pueden provocar daños, no solo en el ambiente, sino en la salud de los seres humanos.

Enviromental Health Perspectives publicaba, en el año 2007, un estudio que denunciaba la presencia de estos químicos en la sangre humana. Debido a la masividad de la utilización de estos químicos, la investigación aseguraba que casi toda la población americana tenia PFAS en sangre. Las consecuencias, variarán según el grado de exposición y porcentajes. La exposición podría causar, según los investigadores, cáncer de riñón o testículo, presión arterial alta, déficit en el sistema inmunológico, entre otros.

Ahora bien, los PFAS no estarían causando problemas de salud exclusivamente en los humanos. La presencia masiva de PFAS en el ambiente estaría causando la intoxicación de cientos de especies de animales.

Sobre la investigación de EWG

Environmental Working Group (EWG) es una organización ambiental no gubernamental, sin fines de lucro, radicada en Estados Unidos, que ha publicado diversas investigaciones sobre las PFAS y sus consecuencias.

La más reciente, aborda cómo estas sustancias están afectando directamente a unas 330 especies de animales salvajes en todo el mundo. David Andrews, científico de EWG, declaró para un medio norteamericano, que "se trata realmente de un problema de contaminación global, y es probable que afecte a la fauna salvaje en todas partes".

Investigaciones anteriores han asegurado que las PFAS causan problemas de salud en humanos. Consecuencias en el sistema inmunológico, aumento del colesterol, problemas reproductivos, ciertos tipos de cáncer, entre otros, fueron algunas de las consecuencias descubiertas por el consumo, en determinados valores, de PFAS. Poco se conocía, hasta ahora, de las consecuencias en otras especies. Según declara EWG “las investigaciones sugieren cada vez más que la fauna silvestre podría sufrir daños similares por exposición a las PFAS”.

Los científicos denuncian el riesgo que sufren todas las especies expuestas, pero, en partículas, aquellas especies en peligro de extinción que, además, ahora deben lidiar con consecuencias en su salud.

Con el fin de concientizar e informar, EWG ha creado un mapa interactivo que muestra “la magnitud global de la crisis de contaminación a la que se enfrenta la fauna salvaje”. El mismo, demuestra que la contaminación se ha extendido prácticamente en todo el globo y que afecta a especies marinas, terrestres y aéreas.

Europa contaminada

Otro estudio, a nivel europeo, llevado acabo por un colectivo de periodistas ambientalistas, “The Forever Pollution Project” (Proyecto de Polución Eterna), denunció que en Europa hay más de 17 mil sitios contaminados por las PFAS.

Según la investigación, ciertos lugares Europa y el Reino Unidos, estarían afectados por altas concentraciones de PFAS. En 640 lugares, la contaminación se vio en el agua, con concentraciones de 10mil ng/L en al menos 300 de ellos. Crispin Halsall, químico ambiental de la Universidad de Lancaster, declaró: “Este tipo de concentraciones me generan preocupación”.

Crispin Halsall, agregaba que la contaminación del agua en esos niveles puede generar conflictos, no solo para el ambiente, sino para los animales que la consumen y, a su vez, para los humanos: “Existe el riesgo de que el ganado acceda a esas aguas y (entonces los PFAS estén) en la cadena alimentaria humana”. Lo mismo, explicaba, sucedería por ejemplo en con las zonas de pesca o con las aves de consumo.

BF / ED