jueves 16 de septiembre de 2021
COLUMNISTAS Medida clave
21-11-2020 01:44

El "milagro" económico de Bolivia

21-11-2020 01:44

El triunfo electoral de Luis Arce despertó el interés en el milagro económico boliviano, que lo tuvo como protagonista como ministro de Economía, entre 2005 y 2017, regresando al cargo en 2019 hasta la renuncia de Evo Morales.

El milagro es atribuido al boom de las materias primas que vivió el sur de América Latina entre 2005 y 2015. En el caso de Bolivia, se reflejó en el gas natural, que exporta a Brasil, y en las ventas de zinc, estaño, oro y plata. Todos esos minerales tuvieron un gran aumento de precio, lo cual hizo que el país tuviera mayores ingresos, un gran superávit comercial y un incremento de las reservas externas que el gobierno usó como amortiguador cuando los precios cayeron, a partir de 2014.

Una medida clave fue la llamada nacionalización de los hidrocarburos dispuesta en 2006. En rigor, se trató de un incremento en la participación del Estado en la renta y en las decisiones de las empresas. Diversas multinacionales suscribieron nuevos contratos con la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y se acordó el pago de un tributo sobre el valor de la producción de entre el 50% y el 85%. Los ingresos del gobierno por hidrocarburos aumentaron casi siete veces, pasando de 731 millones a 4.950 millones de dólares en 2019 y fueron determinantes para que el gobierno lograra estabilidad macroeconómica, además de financiar el gasto social.

Concluido el boom de materias primas, durante el cual el país creció y redujo la pobreza, Bolivia recurrió a un elevado gasto público y un creciente crédito interno, manteniendo un alto crecimiento económico.

La estrategia del gobierno fue tener un peso boliviano estable. Ello permitió que la proporción de depósitos en dólares en el sistema financiero disminuyera del 34% en 2008 al 1% en 2019.

Finalmente, según la Cepal, la inversión extranjera directa pasó de 258 millones de dólares anuales en 2005/2009 a 1.750 millones en 2013, para caer a 316 millones en 2018.

*Director del Centro de Estudios de la  Nueva Economía de la Universidad de Belgrano.

En esta Nota