sábado 30 de mayo de 2020 | Suscribite
COLUMNISTAS / Defensora de Género
domingo 8 marzo, 2020

La política exterior y el tango ¿pueden ser feministas?

Revolucionarias. “Tango Hembra” busca romper con el machismo en nuestra música insignia. Foto: cedoc
domingo 8 marzo, 2020

Escribir sobre el 8 de marzo y no referirme al Día Internacional de la Mujer, no es tarea fácil, pero lo intentaré. Me concentraré en dos notas que nos permiten dimensionar cómo está nuestro país en relación al avance de la vigencia de los derechos de las mujeres y la igualdad. El domingo la nota de Josefina Liendo “Cancillería se transformó en un feudo machista y misógino” no puede obviarse. La autora quiere mostrar cómo un ministerio clave, porque es la imagen del país ante el mundo, que logró tener un cuerpo formado muy bueno, en general no refleja los avances y posición del país frente a los derechos de las mujeres.

La autora se centra en el ISEN –Instituto del Servicio Exterior de la Nación–, ámbito en el que se forman todos los que luego integran la carrera diplomática. Allí son muy pocas las que logran entrar al sistema, también los contenidos y métodos, especialmente el patrón de negación de la feminidad que se les transmite a las alumnas. Para tener éxito tenés que tratar de ocultar tu condición de “mujer” y ser lo más masculina posible, por ejemplo, no decir que no podés hacer algo porque tenés que cuidar a tus hijos.

El ISEN es apenas una muestra de la política exterior del país, aunque muy importante porque es el filtro para la entrada al sistema y es donde se empieza a inculcar los principios que guiarán las conductas de los diplomáticos. Desde hace unos años integro un grupo internacional que estudiamos y promovemos “la diplomacia feminista”. Habíamos organizado la próxima semana un evento en las Sesiones de la Comisión de la Mujer en ONU, suspendidas por el coronavirus.

Pero, ¿qué es la diplomacia feminista? Originada en Suecia se extendió a a Francia, Canadá, México y recientemente España. La Política Exterior Feminista –PEF– promueve la coherencia entre las políticas interiores y la exterior, respecto a la defensa de la igualdad entre hombres y mujeres y la eliminación de discriminaciones. Esta coherencia no es siempre la norma como sabemos, por eso cuando un país declara la PEF lo primero que debe hacer es garantizar esta coherencia, que además se acompaña de la paridad en la representación. Esto es clave, el número de embajadoras es bajo en nuestro país, evidente en los cargos de la carrera diplomática, pero también para los políticos. El Gobierno mandó 14 pliegos de embajadores políticos al Senado, solo dos eran mujeres. Este criterio de privilegiar a los hombres tan evidente no solo en el ISEN, sino luego en la carrera y todas las designaciones, es algo que no coincide con las políticas de igualdad que se adoptan en el país.

Parece ridículo que tengamos que plantear una ley de paridad diplomática, pero ante la dificultad,  podría ser necesaria. La paridad implica mostrar que la PEF no son solo palabras, también conductas.

Además, la PEF promueve que estas pautas de defensa de la igualdad y la eliminación de las discriminaciones se acompañen con políticas de cooperación internacional que sigan estas prioridades y que el presupuesto siga estos principios. Argentina está preparada para adoptar la PEF, trabajaremos en ese sentido y será, no solo un logro simbólico, sino real que mejorará la imagen exterior del país y facilitará decisiones claves hacia la igualdad.

La otra nota fue “El otro tango: feminista…”, en Sociedad el sábado. Si hay un área “macho dominante” es ésta. Sus letras son machistas y las cantantes han tenido que interpretarlas durante décadas. Por eso la revolución de “Tango Hembra”, el colectivo de tangueras que plantea un lugar igualitario es de un valor inmenso. Y que organicen el Festival Internacional Feminista Tango Hembra, mucho más.

Es una forma muy proactiva de destruir la imagen del “macho argentino”, que ya no tiene un reflejo real en muchos adolescentes varones y algunos jóvenes. Pero quedan grupos que es necesario brindarles una imagen igualitaria que les permita identificarse más cómodamente, sin ser subvalorados ni ironizados. La música expresa el sentir profundo de nuestro pueblo y ese sentir no es hoy como lo dice el tango macho dominante. El “Tango Hembra” tiene el desafío de cambiar esa imagen y todes deben ayudar para que nuestra música insignia en el mundo nos refleje mejor.

Celebremos así este 8M que no es para que nos feliciten, sino para que nos escuchen y reflexionemos sobre las desigualdades aún existentes y las empecemos a enfrentar para acabarlas. Y recuerden: ¡hoy paramos!


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5011

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.