lunes 17 de febrero de 2020 | Suscribite
COLUMNISTAS / HABLAR EN NOMBRE DE OTRO
sábado 24 noviembre, 2018

Los nuevos ventrílocuos

Los ventrílocuos despliegan su destreza en el universo del entretenimiento, pero en el continente de la política existen algunos especialistas en lograr que parezca que hablan los que ya no están, grandes personalidades que, ya fallecidas, callaron su voz.

por Federico Recagno

Sara Facio. Perón. Muestra fotográfica en el MALBA. Foto: Sara Facio.
sábado 24 noviembre, 2018

La ventriloquia es el arte o  la técnica que tienen algunas personas para modificar su voz, sin mover los labios, dando la sensación de que es otro quien está hablando. Requiere un movimiento imperceptible de la boca para transferir, falsamente, la voz a un objeto, en general a un muñeco.

Según dicen las redes y la historia, hay rastros de ventrílocuos de diversas civilizaciones en diferentes momentos y lugares.

El muñeco es quien distrae, por eso, cuanto más notoria sea su presencia, la ampulosidad de sus movimientos, menos se fijarán los eventuales espectadores en los labios del ventrílocuo. Para ello, es preciso también que las voces de uno y de otro suenen claramente diferenciadas y oportunas.

Se los llama ventrílocuos porque se presumía que la voz simulada se originaba en el vientre, aunque en realidad son juegos sonoros creados en la garganta, los ventrílocuos suelen desplegar su arte dentro del mundo del espectáculo.

El muñeco le permite al generador de la voz decir cosas que de otro modo no podría decir por la insolencia de sus palabras. Parte del número, de la rutina, consiste en que el ventrílocuo reprenda a su muñeco cuando dice algo inapropiado.

El ventrílocuo más famoso de la Argentina es Mister Chasman (Ricardo Gamero), ya fallecido y su muñeco Chirolita. Cuando alguien se presume que habla por boca de otro se le suele decir que es un “Chirolita”.

Otro ventrílocuo argentino ha sido Dilmar, aunque su prestigio no ha sido en nuestras tierras sino en otros países de América Latina, sobre todo en Venezuela. La curiosidad es que uno de sus muñecos, Gregorio, fue diseñado por Benito Quinquela Martín, entrañable artista de la ribera porteña.

Los ventrílocuos despliegan su destreza en el universo del entretenimiento, pero en el continente de la política existen algunos especialistas en lograr que parezca que hablan los que ya no están, grandes personalidades que, ya fallecidas, callaron su voz.

Estos neo-ventrílocuos aprovechan la fragmentación de los partidos políticos y la imposibilidad de los muertos de rebatirlos para hablar en nombre de ellos.

Un ejemplo para clarificar lo dicho es la frase utilizada en los años 70, y que aún perdura, que proclama que “Si Evita viviera sería montonera”, como si Eva Duarte pudiera confirmar o rechazar ese postulado.

Estos nuevos médiums, que se comunican de manera privada con próceres políticos, nos dicen, sin rubor, que Perón los votaría a ellos en una interna o que Alfonsín se enojaría de ver lo que han hecho otros radicales.

Así como el espectáculo le permite al ventrílocuo decir desde un lugar que parece ajeno, el ilustre desenterrado le facilita al político, con pocas ideas originales, intentar hacernos creer que es una suerte de reencarnación del que ya no está y que no puede argüir en su defensa.

El muñeco actúa como un álter ego, un segundo yo, el “ego álter” consiste en poseer la voz del otro, de modo tal, “Yrigoyen habla a través de mí”, “Evita hoy diría…”. Es como afirmar que Borges nos dicta un nuevo cuento y lo firmamos juntos, como coautores.

Los muertos, nuestros muertos, los queridos, ya han hablado, ya han dicho, ya han abrazado, ya han luchado, ya han modificado el curso de la historia, es de mediocres o de soberbios pretender que ellos se expresan por nuestros labios. Como si fuésemos elegidos de un rayo misterioso y arbitrario.

Nuestros antepasados gloriosos, cercanos, nos inspiran, nos conmueven, nos obligan, pero en este presente la voz que se tiene que escuchar es la nuestra, la de cada uno.

*Secretario general de la Asociación del Personal de los Organismos de Control (APOC) y secretario general de la Organización de Trabajadores Radicales (OTR Capital).


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4908

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.