jueves 29 de julio de 2021
CULTURA Texto urgente
19-03-2021 13:38

El libro que analiza el estado actual del periodismo

Se trata de "Periodismo: instrucciones de uso", con selección y prólogo de Reynaldo Sietecase. La precariedad y las fake news como enemigos esenciales.

19-03-2021 13:38

En tiempos mendaces como los nuestros, conviene tener presente una frase de Antonio Gramsci, que ilustra una condición histórica extrapolable al periodismo: “el viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en el claroscuro surgen los monstruos”. Monstruos que en la profesión tienen el rostro de la precariedad y las fake news como enemigos esenciales.

Aunque convenga ahorrarse las lágrimas, ello no exime de dar cuenta de las miserias del “mejor oficio del mundo” según Gabriel García Márquez —siempre tan dado a la cursilería ditirámbica—, profesión en crisis estructural (e incluso herida de muerte en algunas partes del globo, donde algunos se juegan literalmente la vida) que hoy por hoy se debate entre la creatividad extrema para captar nuevas audiencias, su rediseño para los nuevos dispositivos móviles con dinámicas de vértigo y sobre todo la zozobra material de los periodistas, derivada de los nuevos flujos comunicacionales, la descomposición del ecosistema de medios de comunicación tradicional y los nuevos actores preponderantes, entre ellos Google y Facebook como cabeza de hidra, que por si fuera poco, al igual que Twitter, han contribuido a la corrosión del debate público y la opinión autorizada (la mención de Facebook y Google resulta indispensable, toda vez que el pasado 15 de marzo se anunció que la empresa New Corps de Rupert Murdoch firmó un acuerdo con Facebook, quien pagará por el contenido informativo producido en Australia, luego del “apagón de noticias” que la empresa de Mark Zuckeberg implementó el 17 de febrero en el país oceánico, privando a los australianos de acceder a periódicos y portales informativos desde la plataforma). Esta noticia permite soñar con un nuevo camino para la producción de noticias y el ecosistema periodístico en general: un tanque de oxígeno para una franja sensible del precariato global). De acuerdo con The Guardian, “el acuerdo marca el final de un enfrentamiento entre Facebook y los editores de noticias sobre las crecientes demandas de compartir parte de sus ingresos con los medios de comunicación australianos”.

Bajo ese telón de fondo, Reynaldo Sietecase ha preparado el libro Periodismo: instrucciones de uso editado por Prometeo, donde convoca a diversos periodistas para dar cuenta de una profesión bajo asedio, con nombres como Martín Caparrós, María O’Donnell, Noelia Barrarl Grigera, Hugo Alconada Mon, Leila Guerriero, Martín Becerra, Ezequiel Fernández Mores, Cristián Alarcón, Natalí Schejtman y Graciela Mochkofsky (quien escribe el texto más sabroso del conjunto). 

Complejo como lo es el tema, uno de los artículos que pone el dedo en la llaga es el de Barral Grigera, respecto a la precarización y el modelo del freelance, puntual respecto a lo que pasa en Argentina: “En 2019, el Sindicato de Prensa de Buenos Aires hizo una encuesta entre 300 periodistas freelance: el 94% cobra por debajo de la línea de pobreza…es decir, menos de 100 dólares al mes”. En un país sumido en la inflación, dedicarse al periodismo no sólo es absurdo, sino también trágico y suicida, puesto que contando con recursos tecnológicos extraordinarios para investigar y recabar información, resulta estúpido y paradójico no poder llevarla a cabo por problemas de financiamiento.

Con artículos de diversa calidad y tesitura, es notable por lo sólido el ensayo de Martín Becerra, sin duda la pieza más sugestiva del libro: “a golpe de cierre de empresas, despidos y precarización, el que fuera un oficio que combinaba alta dosis de calificación intelectual, olfato político y bohemia, y ofrecía estabilidad e ingresos razonables, se convierte en una carrera de obstáculos darwinista que demanda nuevas capacidades de rebusque y adaptación ligera, aunque no garantiza la supervivencia ni siquiera a quienes logran desarrollaras”.
Libro necesario para tratar de imaginar soluciones para un problema cardinal del presente, lo que nos dicen los autores convocados por Sietecase es que la crisis no es sólo del gremio, sino de toda la sociedad.  

Salvar el periodismo, a como dé lugar, es una condición irrenunciable para seguir articulando una vida en democracia.