sábado 19 de junio de 2021
CULTURA Narcolepsia - Diario Perfil
06-05-2021 14:29

"Las Cúpulas Cúbicas", de David Gascoyne

Coordenadas para una aproximación a la poesía.

06-05-2021 14:29

En el Suplemento Cultura de Diario PERFIL, ofrecemos cada semana "Narcolepsia - Coordenadas para una aproximación a la poesía", y el elegido de este domingo 2 de mayo es "Las Cúpulas Cúbicas", del inglés David Gascoyne: 

Desde luego desde luego está volviéndose muy sofocante
las macetas hindúes de pluma salen a gatas de la habitación
la lenta voz del dueño de la tabaquería es como un círculo
dibujado en el piso con tiza y dentro hay hormigas
y sí hay un zapato sobre la mesa
y sí es tan normal como el interior de un reloj
personificando la variabilidad del clima
o negando por completo la existencia de los manu
ya después de todo por qué debería el amor parecerse a un cojin
por qué debería el obstáculo flotar hacia el cielorraso
y en nuestro ático siempre se dice
que este es un país sombrío el país más inundado de la tierra
y por otra parte deberíamos examinar el problema de vivir
con sus grandes paracaídas rosas llenos de carne de cordero mal cocida
su tableux de los arzobispos vestidos en paños menores
alguna vez te detuviste a pensar por qué el pasto es verde
sí al menos se dice más verde que el hombre en la luna
y esa es la razón

el lienzo de países planos se tuesta al sol
y la luz de las estrellas es imantada por flores transparentes
y al final se la olvidan hombres y bestias
el casco la grúa y la monja hipnotizada
porque los límites de mi reino son realmente desconocidos
y sus fábricas trabajan toda la noche
creando los canastos de basura canónicos más resistentes
y raquetas de esquí para los que se alimentan de hormigas
que siguen los refulgentes crímenes tan lejos como el estanque
y luego encienden una magnífica hoguera de viejos clavos oxidados
y de hecho el Estado les paga por sus crímenes
hay espacio para todos ellos en la caja musical del ilusionista
todavía queda lugar hasta para la más severa de las caras
porque se necesitan caras para clavar a los muros del emperador
por rodar por las escaleras igual que una comparsa de marineros cristianos
cuyos corazones se queman en la nieve.

(Traducción de Matías Serra Bradford)

David Gascoyne (1916-2001) nació en Harrow y se educó en la Escuela de la Catedral de Salisbury. Hijo de gerente de un banco, sin embargo, no tardó en dejar atrás este trasfondo conservador, publicando su primera colección de poesía a la precoz edad de dieciséis años. Un viaje temprano a Francia en 1933 lo puso en contacto con el movimiento surrealista que se convirtió en una influencia vital en su obra. Las amistades con Salvador Dalí, Max Ernst, André Breton y Pierre Jean Jouve datan de este período y Gascoyne se convirtió en un importante conducto de sus ideas en Gran Bretaña, traduciendo además muchos de sus trabajos. Sin embargo, la publicación de su tercera colección, Poems 1937-42, marcó un cambio en el trabajo del poeta hacia una sensibilidad más explícitamente religiosa que llevó a Breton a “excomulgarlo” del grupo. El período de posguerra resultó difícil para Gascoyne, ya que su tendencia a la depresión se vio agravada por el abuso de anfetaminas, provocanco varios períodos de hospitalización. 

Vivió en una isla de Wight con con su mujer, Judy, a quien conoció en una clínica psiquiátrica en esa isla. Ella les leía poemas a sus pacientes hasta que uno de ellos le dijo que era el autor del poema que acababa de leer.  
Antes de morir, a los 85 años, el gobierno francés lo nombró Chevalier de l’Ordre des Arts et Lettres.