jueves 29 de julio de 2021
ECONOMIA Deuda
19-04-2021 16:45

Analistas prevén que el gobierno deberá convalidar mayores tasas por colocar deuda

El miércoles el Tesoro licitará de deuda por $50.000 millones. La última colocación encendió las luces amarillas. Analistas dicen que el mercado exige más tasa.

19-04-2021 16:45

La última colación de deuda en el mercado local encendió las luces amarillas sobre el plan de financiamiento del Tesoro que este miércoles deberá afrontar otra licitación para cubrir los cargados vencimientos de este mes, y los analistas platean que si el gobierno no quiere sufrir otro trago amargo deberá convalidar una suba de tasas. 

De lo contrario, los especialistas advierten que el riesgo es que los fondos que no coseche en el mercado, deberá cubrirlo el Banco Central través de mayor emisión monetaria, y  eso podría terminar presionando sobre la inflación y los dólares paralelos.

En la licitación de deuda del jueves último, Economía solo logró fondos por US$ 37.830 millones frente a los US$ 75 mil millones que buscaba inicialmente en esa operación.. Fue la segunda colocación consecutiva en la que el Palacio de Hacienda no obtuvo el resultado esperado. 

El Tesoro realizará este miércoles una nueva colocación de deuda en la que buscará fondos por $50.000 millones a través de una licitación en la ofrecerá un menú de cinco letras del Tesoro (entre LEDEs, LEPASEs), y LECERs, y un Bono del Tesoro Nacional  (BONTE) en pesos. 

Las LEDEs vencen el 30 de julio y el 30 de septiembre de este año, las dos LEPASEs a tasa variable vencerán en las mismas fechas, y la LECER  caduca el 18 de abril de 2022, y entre los cinco títulos se buscará  $25.000 millones ($5.000 millones cada una).

En tanto, a través del BONTE a una tasa fija del 22% con vencimiento en mayo de 2022 intentará captar otros $25.000 millones.

Advierten que se podría "resentir" el rollover de la deuda ante más restricciones

Expectativas. El analista financiero Christian Buteler comentó a PERFIL que "la semana pasada se prendieron todas las alertas con el resultado de la licitación, y esta semana si tomó nota como corresponde el Tesoro debería convalidar alguna suba de tasas, testear al mercado qué nivel estaría pidiendo para poder renovar los vencimientos que tiene porque ha ido creciendo la colocación de deuda en moneda local”.

“Ese crecimiento va teniendo sus vencimientos, y tienen que ser renovados porque el gobierno sigue teniendo un déficit fiscal, Si eso no se da, no va a tener más alternativa que recurrir a un nivel de emisión mayor pero eso trae otros problemas sobre todo teniendo una inflación que está rondando más del 4% mensual, y va a traer presión sobre el tipo de cambio”, señaló.

Según su visión “la mejor de las salidas es que el Tesoro convalide la tasa que le pide el mercado, que no es que se la pide porque sí, sino porque la inflación está volando”.

En sintonía, Lucas Yatche, Financial Advisor de Liebre Capital, evaluó que “la preocupación del mercado se incrementa luego de dos licitaciones corridas donde el Tesoro no logró rolear la totalidad de los vencimientos de deuda en pesos”.

“Abril fue un mes más desafiante en relación a pagos de deuda en relación a los pasados, de los $73.000 millones de vencimientos de la semana pasada únicamente se renovó el 52%, donde se estima que cerca del 30% le pertenecía a fondos de no residentes (Templeton y PIMCO con importantes tenencias del T2X1)”. 

En este contexto, Yatche resaltó que “la atención se presta en la licitación del miércoles en la cual tendremos alternativas CER, tasa fija y variable” y consideró que “sin un endulzante significativo de tasa para esta emisión, el mayor interés de los inversores se encuentra en los títulos atados a la inflación”.

“La sorpresa del 4.8% de inflación marzo, las expectativas del 4% en abril y del 45/50% para el 2021, y asumiendo las tasas de intereses (reguladas) en niveles reales negativos, incrementan el atractivo CER. Ahora bien, si se vuelve recurrente la emisión de billetes por vencimientos deuda, la presión en el MEP/CCL se incrementará, se contraerá la liquidación de divisas y subirán los precios de bienes y servicios”, analizó.

En sintonía, el analista Gustavo Ber sostuvo que “el elevado dato de inflación” de marzo de 4,85 “ y la pobre licitación de deuda en pesos acentúan los temores sobre el ¨roll-over¨ a corto plazo, así como las necesidades adicionales de financiamiento, dado que se necesita de una mayor demanda que podría llegar a requerir mayores tasas, a fin de evitar que se traduzca como resultado en una más acelerada emisión monetaria”

“Las pobres licitaciones de deuda en pesos, despiertan crecientes preocupaciones en combinación con una segunda ola que suma restricciones sanitarias. Ello se debe a que crecen las probabilidades de mayores asistencias, y así mayor emisión en el actual contexto, un ¨combo¨ que resulta inoportuno dado que suma complicaciones a un año que debe transitar un calendario electoral”, acotó Ber.

En la misma línea, un análisis de Cohen Aliados Financieros consideró que el combo de “una inflación en torno al 48% interanual , sin avances en las negociaciones con el FMI ni con el Club de Paris, con una gira del Ministro (Martín Guzmán) por Europa que no trajo grandes novedades, el riesgo país no logró alejarse de los 1.600 puntos básicos, y esto tuvo impacto en la última licitación de deuda , y le pone una luz amarilla al plan financiero del tesoro para este año.  

Gira europea: Guzmán tuvo "reuniones positivas" pero admiten que no obtuvo el apoyo que quería

En ese sentido, en Delphos Investment remarcaron que “es clave que el Tesoro pueda mantener una buena performance en sus licitaciones para minimizar la emisión monetaria, que pasa factura en los precios con una demora de 10 a 12 meses”

“La mayor emisión puede tener efectos en las cotizaciones alternativas del dólar. Ya se observó una suba en los últimos tiempos del tipo de cambio Contado con Liquidación (CCL) desde los $ 140 pesos hasta los $ 151 reflejando en parte esta mayor necesidad de emisión monetaria, que podría llegar a los $ 1,4 billones  (3,4% del PBI) en 2021”, señaló.

De igual diagnóstico, un análisis de GMA Capital evaluó que aparecen “dos signos de interrogación que le pondrían presión a la emisión monetaria: primero, el riesgo que se presenta es que la segunda ola de pandemia deteriore la economía más de lo esperado y erosione aún más las cuentas públicas; el segundo se relaciona con el bajo rollover de deuda” de la semana pasada “que obligaría al Tesoro a buscar fondos frescos” en el Banco Central.

Se intensificaron las señales de vulnerabilidad que se veían en las últimas licitaciones de bonos en pesos para cubrir compromisos”, resaltó.

En ese marco, precisó que en la última la subastad del Tesoro “el rollover de la licitación fue de 52%, en un contexto en el cual el mercado parece pedir una mayor tasa para comprar títulos públicos” y comparó que ese guarismo parcial de abril “ se aleja de los resultados de enero (115%), febrero (117%) y marzo (117%)”.

En ese marco, puntualizó que “en lo que va de 2021, el rollover alcanza 102%” pero “si el Tesoro apunta a cumplir con lo plasmado en el Presupuesto (renovación total de vencimiento y financiamiento del 40% del déficit fiscal), el rollover hasta fin de año debería ser de 128%”. 

Claudio Caprarulo, de Analytica, reflexionó que  “el gobierno ya puso toda la carne al asador para frenar la inflación menos hacer política monetaria mediante tasas de interés”, y argumentó que “ir a tasas positivas es importante para que en los próximos meses pueda seguir absorbiendo pesos y quitar presión al dólar”.

En esta Nota